sábado, 8 de julio de 2017

El Jengibre y sus Beneficios para la Salud


El jengibre es originario de Asia, y crece en todas las regiones tropicales. Se propaga por división del rizoma. Se desarrolla en suelos fértiles y necesita lluvias abundantes. El rizoma se arranca cuando tiene diez meses.

Conocido como especia y saborizante, el jengibre es también uno de los mejores medicamentos del mundo. Ha sido reverenciado en Asia desde la antigüedad y en la Europa medieval se creía que procedía del Jardín del Edén. Alivia la digestión trastornada por mareos de viaje y las náuseas del embarazo. Es también un remedio circulatorio importante. El sabor del jengibre fresco es muy marcado y algo ácido.

Tradicionalmente y en la actualidad se destaca el uso del jengibre para tratar problemas digestivos. Es un remedio excelente para muchas dolencias digestivas como indigestión, náuseas, gases y cólicos. Mitiga los mareos de viaje y las náuseas del embarazo. Sus cualidades antisépticas lo hacen también muy bueno para infecciones gastrointestinales.

El jengibre además estimula la circulación y ayuda a que la sangre llegue a la superficie, por lo que es un buen remedio para los sabañones y la mala circulación en las manos y los pies. Al mejorar la circulación ayuda en la tensión alta. También aumenta el sudor y ayuda a bajar la temperatura cuando hay fiebre.

Asimismo, el jengibre se usa para aliviar afecciones respiratorias. Es calorífico y calmante para la tos, resfriados, gripes y otros problemas respiratorios.

En el pasado y en la actualidad, el jengibre ha comprobado ser efectivo para aliviar dolores musculares, dolores de cabeza (particularmente migraña), y en China se realizó una prueba en la que el 70% de los pacientes con disentería bacilar que recibieron jengibre se recuperaron completamente.

NOTA: En ocasiones es necesario, para obtener mejores resultados, combinar medicamentos convencionales con los naturales. Cuando se trata de enfermedades graves, lo más indicado es consultar con un profesional de la salud y no automedicarse.



¿Cómo se ingiere el jengibre?


El té de jengibre es una bebida aromática, vigorizante, que no contiene cafeína, y que puede tomarse en sustitución del té regular o café. Ampiamente usado en distintas regiones del mundo para tratar la irritación de la garganta o tos, combatir el catarro, y aliviar la indigestión y la náusea, el jengibre posee también propiedades anti inflamatorias y anti oxidantes, a la par de otros beneficios curativos.

Aunque comercialmente es distribuido en diferentes formas, una manera efectiva y práctica es prepararlo en té, y beberlo diariamente hasta obtener el resultado dseado.

¿Qué se necesita para preparar una bebida (té) de jengibre?
 

Aproximadamente 2 pulgadas (5 cm) de raíz de jengibre (se puede usar más o menos, dependiendo de cuán potente se desee).
2 tazas de agua.
El jugo de la mitad de un limon (esto es opcional).
Miel (o néctar de agave) al gusto para no usar azúcar, aunque esta bebida es deliciosa sin ningún     endulzante.


¿Cómo se hace?

Primeramente se debe preparar el jengibre pelándolo y cortándolo en rodajas delgaditas para maximizar la superficie expuesta. La mejor manera de pelar el tubérculo es usando una cuchara porque la cáscara es finísima y muy fácil de retirar.

Se herve el jengibre en el agua durante diez minutos como mínimo.

Se vacía el té en un vaso o taza y se añade el jugo de limón. Si se desea, se puede agregar miel o néctar de agave al gusto. La bebida puede tomarse sin endulzar.

Las rodajas de jengibre se pueden utilizar otra vez más tarde para hacer otro té, y luego se pueden cortar en pedazos pequeñitos y esparcirlos en un plato de comida o en sopa para ayudar a la digestión.

 


Referencias:

Enciclopedia de Plantas Medicinales, por Andrew Chevallier.
(https://www.verywell.com/ginger-tea-recipe-88180)
(https://www.thespruce.com/homemade-ginger-tea-3377239)






No hay comentarios.:

Publicar un comentario