miércoles, 24 de mayo de 2017

Earl Gilman Falleció



Earl Gilman
O Luís Tapia;
El siempre activo
El siempre militante
De todo movimiento.
Los sábados de fin de mes en la calle Veinticuatro,
Esquina con la Misión.
Que los desamparados,
Que el movimiento de los indignados,
Que los lencas de Honduras,
Que los mapuches de allá.

Pereció como los grandes
Que no necesitan llegar al final
Para comprender que la efímera existencia
Es lucha
Si debe ser satisfactoria.

La muerte es el llamado de la eternidad.
Es el rendir cuentas con tu sacrificio.
¿Y quién lo reconoció?
No importa.
¡Porque el fruto del amor nadie lo destruye!

sábado, 20 de mayo de 2017

Celebraciones en este Día




*** En Esta Fecha ***

Sábado, 20 de mayo de 2017


---------------------------------------------------------------
País                     Celebración
---------------------------------------------------------------
Camerún             Día Nacional
Cuba                    Día de la Independencia
Estados Unidos   Día de las Fuerzas Armadas
Indonesia             Día National del Despertar
Timor-Leste         Restauración de la Independencia
---------------------------------------------------------------

(Elaborado en base a Calendar Magic)


viernes, 19 de mayo de 2017

Celebraciones en este Día


*** En Esta Fecha ***

Viernes, 19 de mayo de 2017

--------------------------------------------------
País                      Celebración
--------------------------------------------------
Estados Unidos  Transportación Defensa Nacional
Turquía                 Día de Ataturk
Turkmenistán      Día de la Poesía
Vietnám               Cumpleaños de Ho Chi Minh
--------------------------------------------------

(Elaborado en base a Calendar Magic)

jueves, 18 de mayo de 2017

Biografía Breve del Emperador Nerón

(Traducido por Baneste, del libro Famous Men of Ancient Times).



Claudio César Nerón era hijo de Cayo Domicio Ahenobarbo y Agripina, hija de Germánico y esposa del emperador Claudio, después de la muerte de su primer marido. Fue adoptado por el emperador Claudio, y cuando fue asesinado por su esposa, cuatro años después, Nerón le sucedió en el trono. Él Poseía excelentes talentos y fue cuidadosamente educado por Séneca y Burro. El comienzo de su reinado Fue marcado por actos de la mayor bondad y condescendencia, por afabilidad, complacencia y popularidad. El objeto de su administración parecía ser el bien de su pueblo; Y cuando se deseaba firmar su nombre para la ejecución de un malhechor, exclamó: "¡Deseo por el cielo que no pudiera escribir!" Parecía Ser un enemigo de la adulación, y cuando el senado había encomendado liberalmente la sabiduría de su gobierno, Nerón deseaba que mantuvieran sus alabanzas hasta que él las mereciera.

Pero pronto se descubrió que estas virtudes prometedoras eran artificiales, y Nerón mostró las verdaderas propensiones de su naturaleza. Se libró del dominio de su madre, y finalmente ordenó que la asesinaran. Este acto antinatural de barbarie sacudió a algunos de los romanos; pero Nerón tenía sus devotos adherentes; y cuando declaró que había quitado la vida a su madre para salvarse de la ruina, el senado aplaudió sus medidas, y el pueblo manifestó su aprobación. Incluso Burro y Séneca, sus más allegados consejeros, aprobaron o justificaron su conducta. Muchos de sus cortesanos compartieron el infeliz destino de Agripina, y Nerón sacrificó a su iracundia o caprichos a todos aquellos que obstruían sus placeres, o el camino de sus inclinaciones.

Por la noche salía generalmente de su palacio para visitar las más degradadas tabernas y las escenas de libertinaje en las que Roma abundaba. En sus disturbios nocturnos le gustaba insultar a la gente en las calles, y en una ocasión, un intento de presentar violencia a la esposa de un senador romano casi le costó la vida. También se convirtió en actor, y apareció públicamente en la escena romana, representando a los personajes más mezquinos. Tenía también una pasión absurda por sobresalir en la música, y para conquistar las desventajas de una voz ronca y áspera, moderó sus comidas y con frecuencia pasaba el día sin comer.

Habiendo atraído su atención la fama de los Juegos Olímpicos, se trasladó a Grecia y se presentó como candidato a los honores públicos. Fue derrotado en la lucha libre, pero la adulación de la los espectadores le adjudicaron la victoria, y Nerón regresó a Roma con toda la pompa y el esplendor de un conquistador del oriente, conducido en el carro de Augusto y acompañado por una banda de músicos, actores y bailarines procedentes de cada parte del imperio.

Estas diversiones privadas y públicas del emperador eran comparativamente ingénuas; su imagen estaba lastimada, pero no las vidas de las personas. Su conducta, sin embargo, pronto se hizo más censurable; era culpable de varios actos que no pueden ni siquiera ser mencionados con decencia. La crueldad de su naturaleza se manifestó en el sacrificio de sus esposas Octavia y Popea; y los célebres escritores Séneca, Lucano, Petronio, etc., se convirtieron en víctimas de su despreocupación. Los cristianos no escaparon de su barbarie. Había oído hablar de la quema de Troya, y como deseaba renovar esa triste escena, instigó que Roma se incendiara en diferentes lugares. La conflagración se hizo pronto general y durante nueve días sucesivos el fuego no pudo ser extinguido. Todo era desolación; nada se escuchaba, sino solamente las lamentaciones de las madres cuyos hijos perecieron en las llamas, los gemidos de los moribundos y la continua caída de palacios y edificios. Nerón era el único que disfrutaba de la consternación general. Se posicionó en una torre elevada y cantó otcando su lira la destrucción de Troya; una espantosa escena que su barbarie había materializado ante sus ojos. Intentó contrarrestar el repudio público hacia su persona mostrando una conmiseración fingida por los sufrimientos de su súbditos, y a través de culpar por el incendio a los cristianos. Provocó que las propiedades de muchos de ellos fueran confiscadas y que fueran ejecutados. Algunos eran cubiertos con pieles de animales salvajes y eran devorados por los perros a los que eran echadosellos; otros fueron crucificados; otros fueron embreados y quemados, durante la noche, en los jardines imperiales, para la diversión de la gente.

Nerón comendó la reparación las calles y los edificios públicos a su propio costo. Se construyó un celebrado palacio que él llamó su casa de oro. Estaba profusamente adornada con oro y piedras preciosas, y con lo que era raro y exquisito. Contenía amplios campos, lagos artificiales, bosques, jardines, huertos, y todos los dispositivos que podrían mostrar belleza y grandeza. La entrada a este edificio era antecedida por  una imagen colosal del emperador, ciento veinte pies de alto; las galerías eran cada una de una milla de longitud y todo estaba cubierto de oro. Los techos de los comedores representaban el firmamento, tanto en movimiento como en figura, y giraban continuamente, de noche y de día, esparciendo todo tipo de perfumes y aguas dulces. Cuando este gran edificio, que según Plinio se extendía por toda la ciudad, había sido terminado, Nerón declaró que ahora podría alojarse como un hombre.

Su profusión no era menos notable en todas sus otras acciones. Cuando iba a pescar, sus redes eran hechas de oro y seda. Nunca aparecía dos veces con la misma ropa, y cuando emprendía un viaje, habían miles de sirvientes para cuidarle su guardarropa. Su continuo libertinaje, crueldad y extravagancia al fin despertó el resentimiento del pueblo. Se organizaron muchas conspiraciones contra él, pero por lo general fueron descubiertas, y los que eran accesorios de éstas, sufrieron los mayores castigos. Una de las las conspiraciones más peligrosas contra la vida de Nerón fue la de Pisón, de la cual fue librado por la confesión de un esclavo. La conspiración de Galba resultó más exitosa; porque el conspirador, cuando se le informó que su estratagema era del conocimiento de Nerón, se declaró emperador. La impopularidad de Nerón favoreció su causa; él era reconocido por todo el imperio romano, y el senado condenó al tirano, que estaba sentado en el trono, a ser arrastrado, desnudo, por las calles de Roma, azotado hasta la muerte, y después arrojado de la la roca tarpeiana, como el más malvado. Esto, sin embargo, no se llevó a cabo, porque Nerón, por muerte voluntaria, impidió la ejecución de la sentencia. Se suicidó, en el año 68 E.C., en el año treinta y dos de su edad, después de un reinado de trece años y ocho meses.