viernes, 29 de diciembre de 2017

Organizaciones sociales de Latinoamérica fijan posición sobre “noticias falsas” en IGF 2017



Más de 30 organizaciones sociales de América Latina y el Caribe elaboraron una Carta Abierta que presentaron en el Foro para la Gobernanza de Internet (IGF) 2017, que tuvo lugar en Ginebra entre el 18 y 21 de diciembre, en la que expresaron su preocupación sobre el encuadre del debate sobre “noticias falsas” con una perspectiva regional. 


“La terminología ha sido ampliamente extendida en la retórica del Norte Global pero no podemos importar ese concepto sin tener en cuenta la larga historia de concentración y manipulación en la región de América Latina y el Caribe. Legitimar el termino [noticas falsas] como una novedad tergiversa la naturaleza del problema”, señala la “Carta Abierta de Representantes de América Latina y el Caribe sobre la preocupación alrededor del discurso de Noticias Falsas y elecciones”.

De acuerdo con las organizaciones, la adopción acrítica del término “noticias falsas” podría tener al menos tres efectos negativos. En primer lugar, aluden al empoderamiento de los monopolios de medios tradicionales en detrimento de medios independientes y comunitarios. En segundo lugar, abrir un espacio para la vigilancia, manipulación de contenido y censura por parte de las plataformas. Por último, señalan el riesgo de promover la vigilancia y la censura por parte de los gobiernos.

En consecuencia, las organizaciones plantean reforzar una serie de principios desde una perspectiva de derechos humanos “para guiar futuras conversaciones sobre la diseminación de (des)información en el ambiente digital”, tomando como base la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos y parte de la Declaración Conjunta de los Relatores de Libertad de Expresión sobre “noticias falsas”, desinformación y propaganda.

Se puede acceder al contenido completo de la carta aquí, así como es posible sumar su adhesión haciendo click al final del documento.

Fuente de la información: 

Voces.org.sv

martes, 26 de diciembre de 2017

Todo es para lo mejor



Curioso relato del folclore latinoamericano.



Hubo una vez un hombre que fue a buscar trabajo a un pueblo. Llegó a un lugar y solicitó empleo, y el que allí mandaba le preguntó:

--¿Quieres trabajar como barrendero, barriendo las calles?
--Sí, por supuesto.

El pobre hombre no sabía cómo hacer ningún tipo de trabajo. El mandamás le dijo:

-- A ver. ¿Cuál es tu nombre?
-- Así y asá.
-- Firma aquí.
-- Bueno, yo no sé escribir.
-- Si no sabes cómo escribir tu nombre, no podemos contratarte. Ni siquiera como barrendero.
-- Puedo hacer una X.
-- No, no es suficiente. Debes saber leer y escribir.

El hombre se marchó muy triste, y ya que tenía que dedicarse a algo para sobrevivir, empezó a vender algunos tomates en la calle. Y le fue bien. Compró un carretón y se mantuvo vendiendo verduras. Y le continuó yendo bien. Y después de eso adquirió un local y progresó en el mundo con sus tomates, los tomatillos que él vendía. Y con el paso de los años llegó a ser rico.

Un día, él fue al banco, y llevaba consigo mucho dinero. Lo depositó en una cuenta. Cuando le pidieron que firmara la factura, él hizo una X. El cajero le dijo:

-- Escuche, señor. Por favor escriba su nombre.
-- Yo no sé escribir.
-- Piense usted, señor. Usted no sabe escribir y es muy rico. Imagínese cuánto más rico sería si supiera escribir.
-- Si supiera escribir estaría barriendo calles por allí.

viernes, 22 de diciembre de 2017

Rimas Amétricas XIX





Rima de Navidad

Por Baneste


Por las calles largas de la ciudad alegre
adultos y niñas de expresión risueña
incitan al pueblo para que celebre
la tímbrica fiesta navideña.

Y aunque ya no se mira ningún pesebre
recordando de Dios el nacimiento
los acólitos instan a que se preserve
el sacro supuesto acontecimiento.

Como San Nicolás se han vestido
mujeres y hombres que a las plazas
y a las puertas de tiendas han concurrido
saludando con gozo a todas las razas.

Y son muchas las gentes que se amontonan
a la entrada de centros comerciales
que con carteles y altavoz pregonan
sus gangas y dizque "muy especiales".

Y aunque no puede verse a simple vista
se puede jurar sin equivocación
que es el avaro capitalista
el que más goza la celebración.

Pero a las clases trabajadoras
nunca les ha de impacientar
sea que sea lo que se conmemora
o quiénes se han de beneficiar.

Pues los humildes solo celebran
el fin de un año de laboriosidad.
Prodigando a hijas e hijos se alegran,
y eso es para ellos la Navidad.