sábado, 30 de abril de 2016

Alerta con el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP)

Trans-Pacific Partnership Agreement

What Is the Trans-Pacific Partnership Agreement (TPP)?
The Trans-Pacific Partnership (TPP) is a secretive, multinational trade agreement that threatens to extend restrictive intellectual property (IP) laws across the globe and rewrite international rules on its enforcement. The main problems are two-fold:
(1) Digital Policies that Benefit Big Corporations at the Expense of the Public: The IP chapter would have extensive negative ramifications for users’ freedom of expression, right to privacy and due process, as well as hindering peoples' abilities to innovate. Other chapters of the agreement encourage your personal data to be sent borders with limited protection for your privacy, and allow foreign corporations to sue countries for laws or regulations that promote the public interest,
(2) Lack of Transparency: The entire process has shut out multi-stakeholder participation and is shrouded in secrecy.
The twelve nations that negotiated the TPP are the U.S., Japan, Australia, Peru, Malaysia, Vietnam, New Zealand, Chile, Singapore, Canada, Mexico, and Brunei Darussalam. The TPP contains a chapter on intellectual property covering copyright, trademarks, and patents. The official release of the final TPP text confirmed what we had long feared: that U.S. negotiators pushed for the adoption of copyright measures far more restrictive than currently required by international treaties, including the controversial Anti-Counterfeiting Trade Agreement (ACTA).
The TPP Will Rewrite Global Rules on Intellectual Property Enforcement
All signatory countries will be required to conform their domestic laws and policies to the provisions of the Agreement. In the U.S., this will further entrench controversial aspects of U.S. copyright law—such as the Digital Millennium Copyright Act (DMCA)—and restrict the ability of Congress to engage in domestic law reform to meet the evolving needs of American citizens and the innovative technology sector. Overall, the TPP's provisions that recognize the rights of the public are non-binding, whereas almost everything that benefits rightsholders is binding.
The final IP chapter includes many detailed requirements that are more restrictive than current international standards, and would require significant changes to other countries’ copyright laws. These include obligations for countries to:
  • Expand Copyright Terms: Create copyright terms well beyond the internationally agreed period in the 1994 Agreement on Trade-Related Aspects of Intellectual Property Rights (TRIPS). The TPP could extend copyright term protections from life of the author + 50 years, to Life + 70 years for works created by individuals, and 70 years after publication or after creation for corporate owned works (such as Mickey Mouse).
  • Escalate Protections for DRM (aka Digital Locks): It will compel signatory nations to enact laws banning circumvention of digital locks (technological protection measures or TPMs) [PDF] that mirror the DMCA and treat violation of the TPM provisions as a separate offense even when no copyright infringement is involved. This would require countries like New Zealand to completely rewrite its innovative 2008 copyright law, as well as override Australia’s carefully-crafted 2007 TPM regime exclusions for region-coding on movies on DVDs, video games, and players, and for embedded software in devices that restrict access to goods and services for the device—a thoughtful effort by Australian policy makers to avoid the pitfalls experienced with the U.S. digital locks provisions. In the U.S., business competitors have used the DMCA to try to block printer cartridge refill services, competing garage door openers, and to lock mobile phones to particular network providers.
  • Create New Threats for Journalists and Whistleblowers: Dangerously vague text on the misuse of trade secrets, which could be used to enact harsh criminal punishments against anyone who reveals or even accesses information through a "computer system" that is allegedly confidential.
  • Place Greater Liability on Internet Intermediaries: The TPP would force the adoption of the U.S. DMCA Internet intermediaries copyright safe harbor regime in its entirety on other countries. Chile and Canada have gotten exceptions to allow their forward-thinking regimes that better safeguard user rights to stay in place. However, the TPP would still help entrench the United States' flawed takedown regime as an international standard.
  • Adopt Heavy Criminal Sanctions: Adopt criminal sanctions for copyright infringement that is done without commercial motivation. Users could be jailed or hit with debilitating fines over file sharing, and may have their property or domains seized or destroyed even without a formal complaint from the copyright holder.
In short, countries would have to abandon any efforts to learn from the mistakes of the United States and its experience with the DMCA over the last 16 years, and adopt many of the most controversial aspects of U.S. copyright law in their entirety. At the same time, the TPP's IP chapter does not export the limitations and exceptions in the U.S. copyright regime like fair use, which have enabled freedom of expression and technological innovation to flourish in the United States. It includes only a placeholder for exceptions and limitations. This raises serious concerns about other countries’ sovereignty and the ability of national governments to set laws and policies to meet their domestic priorities.
Although the IP chapter contains the worst of the agreement's anti-user provisions, we are also concerned by provisions elsewhere that:
  • Place Barriers in the Way of Protecting Your Privacy: The TPP's Electronic Commerce and Telecommunications Chapters establish only the weakest baseline for the protection of your private data—even enforcing self-regulation by the companies that profit from your data is enough. On the other hand, stronger privacy laws are outlawed if they amount to an “arbitrary or unjustifiable discrimination or a disguised restriction on trade.”
  • Do Nothing on Net Neutrality and Spam: The TPP includes provisions on net neutrality and spam control that are so weak that they achieve nothing. But including them in the agreement at all could lead countries to wrongly assume that these topics have been adequately dealt with, dissuading them from working towards more positive solutions.
  • Prohibit Open Source Mandates: With no good rationale, the agreement would outlaw a country from adopting rules for the sale of software that include mandatory code review or the release of source code. This could inhibit countries from addressing pressing information security problems, such as widespread and massive vulnerability in closed-source home routers.

Why You Should Care

TPP raises significant concerns about citizens’ freedom of expression, due process, innovation, the future of the Internet’s global infrastructure, and the right of sovereign nations to develop policies and laws that best meet their domestic priorities. In sum, the TPP puts at risk some of the most fundamental rights that enable access to knowledge for the world’s citizens.
The U.S. Trade Representative (USTR) has pursued a TPP agreement that will require signatory counties to adopt heightened copyright protection that advances the agenda of the U.S. entertainment and pharmaceutical industries agendas, but omits the flexibilities and exceptions that protect Internet users and technology innovators.
The TPP will affect countries beyond the twelve that are currently involved in negotiations. Like ACTA, the TPP Agreement is a plurilateral agreement that will be used to create new heightened global IP enforcement norms. Countries that are not parties to the negotiation will likely be asked to accede to the TPP as a condition of bilateral trade agreements with the U.S. and other TPP members, or evaluated against the TPP's copyright enforcement standards in the USTR's annual Special 301 process.

What You Can Do

Are you in the United States?
Take action now and call on your Congress members to hold congressional hearings about the contents of the TPP immediately, and demand that they reject the deal when the agreement comes up for an eventual ratification vote:
TPP action button
For more information on other problematic aspects of the TPP, visit Public Citizen’s resource page.

Actions Around the World

  • If you're in Australia, you can use GetUp!'s action too to contact your senator and call on them to oppose the agreement in the Senate.
  • 日本に住んでいる方には、Stop TPP!! ウェブページでご案内できますし、Stop TPPのT−シャツを買う事もできます。

  This post was originally published on:


and reproduced here under the terms of Creative Commons Attribution License

domingo, 24 de abril de 2016

¿Cómo Eliminar Anuncios y Ventanillas Indeseadas en un Sistema Android?

Procedimiento para la eliminación de molestos anuncios y otros despliegues no deseados al usar internet en un aparato con el sistema Android.

Por Baneste
Pantalla mostrando diferentes logotipos de Android
Hay sitios en internet que están atestados de anuncios que muchas veces se interponen ante el contenido que el usuario o usuaria desea consultar, bloqueando el acceso de manera arbitraria, y convirtiendo la actividad internauta en una experiencia muy desagradable. En los teléfonos celulares y tabletas digitales es más difícil lidiar con este problema, aunque en las computadoras portátiles y de escritorio existen variadas opciones para eliminarlo, o al menos, reducirlo.

Algunos anuncios se presentan en ventanas y ofrecen la opción para cerrarlos, en cual caso la cosa no es de mayor incidencia; pero hay otros en los que al hacer clic en “Cerrar”, o en lo que sea la opción que presenten, transportan a otro sitio, con frecuencia indeseado. Algunos otros anuncios solamente ofrecen la opción “OK”, ocupan toda la pantalla, no permiten regresar al sitio anterior ni cerrar el navegador, obligando a la usuaria o usuario a hacer clic en “OK” activando de esta manera algún sitio indeseado o -peor aún- algún código dañino para el sistema operativo.

En los teléfonos celulares y tabletas digitales con el sistema operativo Android, ésta es una situación bastante frecuente. Esto se debe a que al ser dicho sistema propiedad de Google, los usuarios tácitamente aceptan la presentación de anuncios a cambio de poder usarlo gratuitamente. Es verdad que se puede optar por “no anuncios” en la configuración (Google Settings); pero únicamente se aplica a terceros anunciantes, no a los anuncios de Google.

En el sistema operativo Android, muchos de estos inoportunos anuncios son manejados por varios subprocesos que se activan automáticamente en la memoria RAM bajo el denominativo Google Play Services. Deteniendo dichos procesos (5 o 6 en total) se reduce la hostigosa actividad publicitaria considerablemente, aunque para lograrlo se debe pulsar muchas veces en el botón "Stop" ("Parar", "Detener"). Si nos basáramos en los nombres que identifican a los mencionados procesos, no sospecharíamos que están relacionados con el manejo de anuncios, sin embargo es afirmativo que lo están. El problema es que algunos de estos subprocesos están intrínsecamente relacionados a otras aplicaciones, las cuales los inician automáticamente al activarlas, presentando la necesidad de estar chequeando constantemente los módulos activos en la memoria para detener los no deseados. 
Google Play Services se accede a través de pulsar en “Settings” ("Configuración"), y en ésta, pulsando en “Apps”, la cual despliega una pantalla con cuatro pestañas en la parte superior, siendo ellas “Downloaded” ("Descargadas"), “Running” ("Activas"), “All” ("Todas") y “Disabled” ("Desactivadas"). Aquí se debe pulsar en “Running” y hay que desplazarse en el listado de módulos activos hasta encontrar Google Play Services, pulsando en el mismo y en el botón “Stop” tantas veces como sea necesario hasta haber detenido todos los procesos.

Opcionalmente de la misma manera se pueden detener otros módulos que pertenecen a aplicaciones que no se usan. Algunos programas se mantienen ocupando memoria aunque no se utilicen. Por ejemplo, el navegador CM Browser que lo promueven como rápido, aunque no lo es tanto, constantemente se instala en la memoria; igual que el módulo “System Updates”, ambos innecesarios. Después de haber suspendido estos subprocesos, se observa una mejoría notable en la navegación internauta; solamente quedando los anuncios que están empotrados en los sitios mismos y para cuya eliminación es requerido agregar una “extensión” (Add-on) al navegador; y también quedan algunas ventanas y pantallas que están vinculadas directamente con Google Play Store.

Ahora bien, Google Play Store se encuentra en la sección de “Apps” bajo la pestaña “Downloaded” ("Descargadas"). Pulsándola se despliega un pantalla que presenta en la parte posterior las opciones “Force Stop” ("Forzar Parda"), “Uninstall Updates” y “Disable”. Pulsando en “Disable”  ("Inhabilitar") es suficiente para eliminar la presentación de anuncios en ventanillas o pantallas que obstruyen el acceso a contenidos en sitios web que se desea acceder sin interferencia.

Sin embargo, en algunos teléfonos celulares y tabletas digitales ocurre que inhabilitando Google Play Store lo desinstala y lo desparece del sistema junto con Google Play Services, según se ha reportado en varios foros en internet.Esto no es lo que se desea porque Google Play Store se requiere para actualizar las aplicaciones o para obtener otras; mientras que Google Play Services es requerido en el sistema por algunas otras aplicaciones, tales como Hangouts y Google Docs, las cuales cesan de funcionar sin su presencia. Es obvio que si una usuaria o usuario nunca utiliza dichos programas, la desinstalación de las aplicaciones anteriormente mencionadas no representa mayor inconveniente.

No obstante, si los programas Hangouts y Google Docs son requeridos, se necesita obviamente reinstalar Google Play Store que contiene los procesos de Google Play Services. En algunos aparatos esto ocurre (me refiero a la reinstalación) automáticamente en un breve lapso de tiempo, que puede ser de hasta un par de días. En otros aparatos se confronta la necesidad de tener que reinstalar Google Play Store manualmente, para lo cual se requiere obtener el respectivo archivo APK y en “Settings” - “Security” activar “Unknown Sources”, sin hacer lo cual la reinstalación no es posible.

lunes, 18 de abril de 2016

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos

Un tan solo individuo sin capacitación periodística, ni entrenamiento como activista de derechos humanos, presentándose como el líder de una institución, ha sido y continúa siendo la fuente informativa de las cadenas noticiosas (radio, prensa, televisión) occidentales para reportar hechos de la guerra en Siria.

Por Baneste
Logotipo del Observatorio Sirio de Derechos Humanos
Cuando de noticias relacionadas al devastador conflicto bélico en Siria se trata, no hay ninguna fuente más citada que el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, y basándonos en el impresionante nombre de la entidad, estaríamos proclives a considerarla como una fuente informativa merecedora de todo crédito.

Pero averiguando un poco muy pronto descubrimos que la “entidad” no es ninguna organización integrada por varias personas activistas de los derechos humanos instruidas en periodismo o asuntos legales, sino de un solo individuo, un mercader de origen sirio que posee un negocio de ropas en la ciudad de Coventry,  Inglaterra, donde también reside, y desde donde también distribuye su información parcializada y no corroborada, pues se encuentra a casi 3,000 millas de distancia de donde ocurren los hechos que reporta. El mercader en cuestión se hace llamar Rami Abdelrahman (su verdadero nombre es Ossama Slueimán), y desempeña su labor propagandística desde su apartamento, utilizando nada más que una computadora y un teléfono. Sus actividades son financiadas “con pequeñas cantidades de dinero proporcionadas por la Unión Europea y un país de Europa que Ossama se niega a identificar”, reveló el New York Times en abril de 2013.

Rami Abdelrahman asegura que cuenta con el apoyo de muchos “observadores” en el terreno de las acciones; es decir, en el territorio sirio; lo cual no es de dudar porque él abiertamente ha admitido que es miembro de la “oposición”, los grupos financiados y entrenados por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, el Reino Unido, Arabia Saudita y Qatar, entre otros. De modo que sus informantes son militantes de esas agrupaciones que junto al llamado Estado Islámico y Frente Al Nusra (Al Qaeda) han enlutado a la república de Siria.

Resulta muy curioso que existiendo otras fuentes de consulta en Siria, los medios de distribución masiva de información en occidente, tales como la BBC, CNN, MSNBC, Reuters, Prensa Asociada, VOA (Voz de América), periódicos más reconocidos, etc., solamente recurran al dudoso y abiertamente parcial Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La única explicación sería que al estar las informaciones de esta fuente claramente orientadas a presentar al régimen del presidente Bashar al-Assad como un constante violador de los derechos humanos, sus contenidos son muy apropiados para justificar la necesidad del derrocamiento de su gobierno, y en este caso, la veracidad de lo informado no les importa a los grandes monopolios de la noticia.

El señor Rami Abdelrahman y su “entidad” han sido señalados de estar parcializados a favor del denominado Frente Al Nusra y el llamado Ejército Libre de Siria, justificando con frecuencia sus acciones violentas de terror en contra de víctimas inocentes sunnís, chiitas, alauites y cristianos. En un artículo de Tony Cartalucci, se reporta que “cuando el Sr. Abdelrahman no está recibiendo misteriosas llamadas de sus camaradas de la oposición o pasando su menos que estimable información a la prensa de occidente, está escabulléndose entrando o saliendo de la Oficina Británica de Asuntos Exteriores, donde se reúne con el mismo Secretario.”

De modo que –a pesar de su impresionante nombre que lo lleva a uno a pensar que es una fuente fidedigna y veraz de información– el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos no es ninguna entidad, sino un individuo, agente propagandístico de las fuerzas y países que a toda costa buscan el derrocamiento del gobierno de Bashar al-Assad.

Referencias







viernes, 8 de abril de 2016

Resumen de la Obra Literaria “Electra”


Breve resumen de la tragedia clásica “Electra” (413 A.C.) del autor griego Eurípides.

Por Esteban Balmore Cruz


Tipo de obra: Drama

Autor: Eurípides (480-406 A.C.)

Género: tragedia

Ubicación: Argos, al final de la guerra de Troya

Personajes principales:

Electra, hija de Agamenón
Orestes, hermano de Electra
Clitemnestra, esposa de Agamenón y madre de Orestes y Electra
Egisto, el amante de Clitemnestra
Un campesino (esposo de Electra)
Coro de mujeres argivas
Un anciano
Un mensajero
Cástor y Pólux (los Dioscuros)
Pílades

Síntesis Literaria

Luego que Agamenón, rey de Argos, había regresado a casa después de la guerra de Troya, su esposa, Clitemnestra junto a su amante, Egisto, lo asesinaron a sangre fría durante la celebración de su victorioso retorno. Posteriormente los cómplices del crimen se casaron, y Egisto se convirtió en rey. Conociendo las intenciones del nuevo monarca de eliminar cualquier posibilidad de venganza en el futuro, un familiar cercano envió a Orestes, hijo menor de Agamenón, a Fócida; mientras que su hermana mayor, Electra, fue obligada a casarse con un viejo campesino (quien nunca tuvo contacto carnal con ella), para evitar la posibilidad de que se casara con un guerrero lo suficientemente fuerte como para vengar la muerte del padre de ella, o para evitar que tuviera prole "noble".

Varios años después siendo ya un adulto, Orestes regresó disfrazado junto a su mejor amigo, Pílades, a buscar a su hermana que vivía con su esposo en una granja. Estando cerca la escucharon cantar una lamentación por el azaroso destino de ella, por el destierro de su hermano y por la muerte de su padre. Un mensajero interrumpió su lamento anunciando que un festival se llevaría a cabo en honor de la diosa Hera y que todas las doncellas argives estaban invitadas a asistir. Electra respondió que prefería permanecer en la granja lejos de los ojos lastimeros de la gente de Argos. El mensajero le recomendó rendir honor a los dioses y clamar su ayuda.

Percatándose de la presencia de los dos recién llegados, Electra pensó (al no reconocerlos) que eran amigos de su hermano y les contó la historia de su dolor, remarcando su vehemente deseo de que Orestes vengase la muerte de Agamenón y el maltrato que él y ella habían recibido. Entretanto, Egisto había ofrecido una recompensa por la muerte de Orestes ya que temía su retorno.

Habiendo hecho venir al anciano que había llevado lejos de Argos a Orestes, éste fue reconocido por una cicatriz en la frente; por tanto, hermano y hermana fueron dados a conocer el uno al otro, y de inmediato pasaron a planear la concreción de su venganza. Siguiendo consejo del sabio anciano, Orestes decidió acudir a una fiesta de sacrificio sobre la cual Egisto presidiría; en tanto que Electra envió a su marido a comunicarle a Clitemnestra la falsa noticia que había dado a luz a un bebé, considerando que era la única manera de hacerla venir inmediatamente. Ambos hermanos invocaron la ayuda de los dioses en su empresa para vengar la muerte de su amado padre y procedieron a la acción.

Orestes y Pílades fueron saludados por Egisto cuando  pasaban a un lado del jardín. Ellos le dijeron que eran de Tesalia y estaban en camino a hacer un sacrificio a Zeus. Egisto, por su parte, les informó de que se disponía a hacer un sacrificio a las ninfas y les invitó a quedarse un rato, a lo que ellos gustosamente accedieron. Durante el sacrificio de un ternero, Orestes clavó un cuchillo en la espalda a Egisto, mientras éste examinaba las entrañas del animal. Enseguida Orestes condujo el cadáver de su víctima a la vivienda de Electra, donde lo ocultó.

Orestes tuvo dudas sobre el plan de asesinar a su madre cuando la observó aproximándose a la choza, ya que consideraba que el matricidio provocaría la ira de los dioses contra él; pero su hermana lo persuadió a continuar con lo planeado haciéndole recordar que un oráculo le había dicho que debía destruir a Egisto y Clitemnestra, y el joven se ocultó para no ser visto por su madre.

Clitemnestra se defendió ante Electra argumentando que Agamenón había sacrificado a Ifigenia, su hija pequeña, en ofrenda a los dioses, al inicio de la expedición de Troya, y que había vuelto a Argos con Casandra, princesa troyana, como su concubina. La reina entró en la cabaña para preparar un sacrificio para el supuesto recién nacido; pero adentro, fue asesinada por Orestes, quien luego del hecho gimió acongojado por aquella violencia, por el derramamiento de sangre y por el matricidio en el que los dioses le habían implicado.

Los Dioscuros, Cástor y Pólux, hijos gemelos de Zeus y hermanos de la semi divina Clitemnestra, aparecieron al hermano y hermana, que estaban perturbados con una mezcla de sentimientos de amor y odio,  orgullo y vergüenza por lo que habían hecho. Los dioses gemelos cuestionaron la sabiduría de Apolo, cuyo oráculo había aconsejado aquella acción violenta, y decretaron que Orestes debía dar Electra en matrimonio a Pílades, mientras que él debía andar errante por el mundo siendo perseguido por las Furias hasta enfrentar un juicio en Atenas, en el cual sería absuelto.