martes, 29 de abril de 2014

“El Arambalazo”



Por Fidel A. Romero, "Fidel Zarco".

Había sido integrado con Licho para hacer equipo en la coordinación para enfrentar un operativo terrestre poco agresivo al Frente.  Nos movíamos entre los cerros Perquín y Gigante. Había una reunión de Comandancia General del FMLN, que no recuerdo cuánto tiempo había durado; aunque sí recuerdo a algunos participantes, como: Shafick, Logan, Leo Cabral, parte del colectivo de Comisión Política del ERP, y otros cuyos nombres no recuerdo.  Combates no intensos se habían dado en los alrededores de Perquín y El Gigante. Salimos por La Tejera hasta llegar a Arambala, donde terminaba la reunión de la CG.  Habían sacado a Shafick montado en un caballo rumbo al norte de La Unión; llegamos al atardecer; todas las estructuras estaban ubicadas en ese pueblo medio fantasma. Sentía un alivio de las presiones internas del tareísmo interminable al que estaba sometido, cuando llegaba a la comandancia, aparte de las reuniones acostumbradas bastante relajadas que hacíamos con Luisa y Marisol.  También disfrutaba de la compañía de Tita, mi eterna compañera sentimental.  Éramos desconectados de las áreas de cada quien al momento de compartir tiempo.  Eran cortos, pero de calidad esos momentos que esporádicamente teníamos.  Luisa era como la facilitadora de esos encuentros al programar sus largas reuniones; a veces paraba diciendo que había personas esperando; lo decía con una sonrisa cómplices y una mirada de soslayo hacia mí.  En una ocasión fui sorprendido por Chico Chiquito, cuando buscaba la champita de Tita, en el cerro Pericón. Éste se acercó y dijo:
- ¡Ah, eres tú, Fidel! ¿Sabes que este lugar es compartimentado?
- Lo sé, Chiquito.
- ¿Por qué estás aquí entonces?
- Luisa me ha autorizado; pero si te molesta mi presencia, puedo salir a dormir fuera del campamento con Tita.
- Si Luisa te ha autorizado, puedes quedarte -consintió Chiquito, quien tenía el buen tino de mortificar con sus actitudes que ponían distancia entre el grupo de CP y el resto.  Desde esa ocasión, por lo menos cuando Chiquito “Cicutilla” estaba con Atilio, evité dormir pegado a ellos; salía a dormir a otro lado con mi compañera; avisábamos a la seguridad el lugar por alguna emergencia.  Tita siempre cargaba un bolso pesado lleno de cuadernos con los mensajes de cada miembro de  la CP.  Nuestra relación fue tan correcta que nunca cruzamos la línea de nuestra relación personal para conocer datos que no nos correspondían. Esa noche en Arambala, fuimos a dormir a unas dos cuadras del núcleo de la CP; encontramos una casa destruida; colocamos una puerta de madera como cama; nadie sabía dónde habíamos dormido.  A las 5 am cada quien se dirigió a sus tareas, la pila convertida en baño público estaba repleta de clientes, no había espacio para bañarse, las compas de la cocina preguntaron si esperaría el desayuno, sólo llené mi cantimplora de agua para salir con mi radista hacia Joateca.
A la altura de El Pinalito, desvío a El Mozote, venía la avispita canechera. Sólo se copiaba el “puente”. Pensé en el tumulto de personas que podrían estar en el baño público; se intentó copiar la base para avisar del helicóptero en su dirección, pero nadie contestaba.   En menos de un minuto se escucharon los ruidosos roquetazos acompañados del ametrallamiento.  Un desigual combate fue iniciado entre los equipos de helicópteros y el C47 con la seguridad de la comandancia en tierra.  Ese estruendoso enfrentamiento se prolongó por unas 3 horas; la calle por la que caminábamos hacia Joateca, se convirtió en ruta explorada y controlada por los helicópteros.  Hubo necesidad de caminar paralelo a la misma para evitar ser detectado, hasta llegar al campamento de Las Cañas donde estaba Javier, quien fungía de responsable de la zona de Joateca.
Las estaciones enmudecieron, nadie reportaba mensajes; había un silencio que tensionaba y hacía temer lo peor para las estructuras de la comandancia.  Pensaba en los riesgos que todos corrían al tener varias unidades de la Fuerza Aérea sobrevolándolos, intentando ablandar y tomar control del lugar para desembarcar sus tropas, cercar y aniquilar.  Vino a mi mente la imagen de Tita con su expresión que sustituía las palabras, pero que hacía sentir su amor… nos habíamos despedido con un “hasta luego”; nunca pensaba que la guerra podría separarnos; para ser sinceros, nunca pensaba en la vida o en la muerte; sólo en cómo hacer para encontrar la vía de avanzar en las áreas con el personal que las compartía.  Ese día era algo diferente, había un combate prolongado desigual con los medios aéreos, con seguridad había bajas, esperaríamos qué noticias habría a la hora de la transmisión de la RV o las emisoras comerciales locales.  Pensando en todo aquello, llego al campamento de Javier quien también estaba ansioso de información sobre el operativo aéreo:
- ¿Sabes algo, Fidel?
- Estaba en El Pinalito del desvío de El Mozote cuando inició ese infierno, la calle está siendo controlada por los helicópteros y hemos tenido que caminar algo enmascarados paralelos a la misma, las estaciones no se copian.
- ¿Contra quién es ese vergaseo?
- Fíjate que es contra las estructuras de la comandancia que ayer terminaron la reunión de la C.G.  Creo que evacuaron a Shafick[1] en un caballo, también al resto.  Todo esto me huele mal porque el operativo terrestre ha estado nada agresivo como para distraer, pero estos helicópteros, acompañados de la carreta y C47 han estado como unas 4 horas, es sobre Arambala.
- Sí, ayer pasó por aquí ese señor, y alguien dijo que no aguantaba mucho caminar por sus problemas de salud.  Lo bueno es que salió ayer; los que están en Arambala todos están en condiciones de salir dándose verga.
- Eres bien optimista, Javier.  A las personas que no tienen roce con el olor a pólvora enemiga, el peligro les hace segregar más adrenalina que lo normal.  Espero que hayan todos reaccionado bien.  Veremos qué dicen las emisoras comerciales porque así como eso se ha escuchado no creo que la R.V. tenga tiempo de hacer programa y mucho menos transmitir. Yo he venido a reunirme con ustedes, ¿recibiste mi mensaje?
- Sí, los he citado a las 3 de la tarde porque quiero ver si tratamos algo en bilateral antes de iniciar la reunión con el colectivo de esta zona.
- Aún tenemos 3 horas y podemos hablar, pero antes me gustarías que pasaras algún mensaje para prevenir a la gente sobre estos operativos aéreos; así podemos evitar nos sorprendan como a los de Arambala.
- Buena idea, haré el mensaje y lo ves antes de pasarlo -añadió  Javier, mientras escribía su mensaje a las estaciones para prevenirlas de posible patrullaje aéreo al Frente; recomendándoles evitar movimientos innecesarios y enmascarar todo lo que podría identificarnos desde el aire.  Al terminar dijo:
- Mientras vienen aquellos quiero decirte algo personal, algo que no hay cómo plantearlo en una reunión más grande con esa gente.
Javier estaba dándole vueltas a algo que con seguridad lo tenía preocupado; algo había oído de Marisol sobre su estado anímico no óptimo y para facilitarle le digo:
- Nosotros no somos máquinas, Javier; no tenemos recreos ni diversiones que relajen nuestra condición; sólo tenemos presión y más presión; muchas veces hasta nuestros responsables interpretan en forma diferente lo que nosotros hacemos. Para saber cómo son las cosas, es necesario estar en el lugar o ponerse en los zapatos de uno; todavía no entiendo del todo lo que pasó con Dumas, sus razones para desertar; tampoco entiendo el porqué de algunas indicaciones dadas por la comandancia sin mayor explicación, que parecían ilógicas dado el momento en que querían que se aplicaran.  Sin embargo, quien quiere hablar eres tú y yo te estoy contaminando con mis apreciaciones.
- Bueno, yo me quejo del poco espacio para discutir sobre los problemas humanos de la gente. Vos decís que no somos máquinas y esa es la palabra exacta; nosotros nos cansamos; la guerra no salió como se dijo al principio que sólo duraría lo más unos 3 meses, y ya ves, va para más de 5 años.  Yo a veces me siento cansado y con una afliccioncita que no puedo explicar, mano.  La dirección dice que quizás estoy desmoralizado o ahuevado que lo plantee directamente sin rodeos.  Yo estoy convencido de todo lo de la lucha y esa es la razón por qué le he hecho huevos todo este tiempo, pero me preocupa esa falta de fuerza que siento como si se me están acabando; me canso con mayor facilidad, cuando escucho los helicópteros siento grandes palpitaciones y a veces un sudor helado.  ¿Crees que es signo de agüevamiento?  Hablo con vos porque tú trabajaste de médico al principio y puedes orientarme con tus conocimientos.
- Primero decirte Javier que con la única persona con quien yo hablo y he hablado de esto es con el viejo Federico. Es posible que sea por la afinidad en la profesión, además de haber sido formados como tales en la misma facultad.  Los problemas humamos están relacionados con los sentimientos y formas propias de cómo se interpretan las cosas.  En el Frente se ven las cosas bastante a rajatabla, blanco o negro. Si no estás energético contento trabajando, pues estás bajo de moral o te estás agüevando, la gente siente esa presión y al final se deserta.  Te mencioné a Dumas, tenía un excelente trabajo, pero se fue con su compañera sentimental; no fuimos capaces de darle una orientación adecuada para ambos; yo hablaba con él, pero nunca lo hice con Carmen su compañera; la dirección, se supone que deben pensar en todo, si la guerra se ha prolongado pues es necesario ver las formas de resolver los problemas del estrés acumulado y buscar formas para el esparcimiento diferente al de Los Torogoces o actividades político culturales.  Yo para afirmar que vos estas agüevado, tendría que descartar problemas orgánicos de salud, y aun así, tampoco podría porque, como te dije antes, no somos máquinas; te aconsejaría que fueras donde Eduardo el médico, él es el único autorizado para dar un dictamen en salud; podría recomendar que salgas a hacerte algunos exámenes o un chequeo médico completo; podría eso ser aprovechado para un recreo que muy beneficioso sería.
- Me siento mejor después de hablar y oírte; veré qué hago; quizás visite a Eduardo.  Ya están los otros; podríamos empezar la reunión del colectivo.
- Decís bien, sólo veremos dos puntos y es lo del operativo aéreo y el trabajo de masas; su participación en actividades en la capital; luego ustedes pueden seguir con los puntos de interés propio de sus zonas.  Es bueno que tú des la introducción de la reunión.
Era interesante lo planteado por Javier, sus niveles de presión estaban acabando con su creatividad para empujar el trabajo con su colectivo; habían presiones por la relación con los compas de la RN.  La falta de crecimiento del trabajo de masas, la cantidad de desertores que se acumulaban en Calavera y Estancia; algunas bandas que operaban en la zona fronteriza con Honduras, que había sospechas que algunos desmovilizados las integraban, etc.  Dio la introducción diciendo:
- Está con nosotros el compañero Fidel, que tiene algunas líneas para que trabajemos en esta zona; están relacionadas con los operativos aéreos que ustedes han escuchado hoy desde temprano de la mañana y sobre el fogueo del trabajo de masas.
Los puntos fueron tratados haciendo énfasis en las medidas para neutralizar los medios aéreos mediante el enmascaramiento de campamentos, caminos y nuestros movimientos, así como también tener plan para combatirlos en casos de desembarcos imprevistos; se les trasladó la experiencia tenida en El Picacho de Torola, etc.  Sobre el trabajo de masas también fue tratado la importancia de su fogueo junto a las masas urbanas en su lucha reivindicativa, que había un mutuo potenciamiento al juntar el trabajo rural con el urbano en la lucha reivindicativa.  Esta era el primer eslabón para pasar al otro peldaño importantísimo en la lucha política lo cual asignaría un papel más protagónico en empujar el proceso, sacar a las masas de su nivel expectante era fundamental, el ejército guerrillero no era capaz de derrotar militarmente las Fuerzas Armadas del régimen, pero sí podía ser un catalizador para reactivar el movimiento político de masas tan fuertes como en los años 80’s.  Al tenerlo de esa forma estaríamos listos para la recta final de la guerra. Hicieron preguntas de cómo hacer para que la gente saliera a esas marchas si no había directivas como en Torola o Perquín. A lo cual se dijo:
- Hay un dicho que he aprendido en la guerra del jefe de la escuela militar que dice: “Despacio porque tenemos prisa”.  Si ustedes no participan en esas marchas, no despegarán en insertarlas para que jueguen su papel, la zona se quedará atrás, envíen a la gente de confianza que tenga papeles legales.  Estos vendrán a contar a sus vecinos lo que han vivido o visto en San Salvador; enviaré a algunos directivos del PADECOMS para que desde la perspectiva comunal civil, se meta a organizar esos cantones con sus planteamientos autogestionarios; también está el trabajo de las mujeres que pueden generar mínimas estructuras para despegar con la participación local y luego salir a participar solidariamente con el movimiento urbano.
No habían noticias, sólo un programa corto que había transmitido la R.V.  en el que hablaban del fallido desembarco en Arambala y algunas cuñas.  Hasta entrada la noche que recibimos un mensaje firmado por Luisa: “Fidel arregla en la zona de Javier, tomar medidas con los desplazamientos, los campamentos deben enmascararse, que no sean detectados por los medios aéreos, f. Luisa.  La respuesta era entendida y positiva.
Testimonio de Tita:
El Arambalazo, como le llamamos a ese día cuando acampábamos en Arambala y ocurrió ese ataque aéreo.
Era temprano en la mañana, después de despedir a Fidel, quien iba rumbo a Joateca por la misma calle que un día antes había cruzado en bestia Shafick, en su camino al exterior, después de una reunión con la comandancia, como a las 7am, en el invierno, no recuerdo exactamente la fecha, pero era ¿agosto-septiembre de 1985…?
Al principio creíamos que los compas habían bajado un helicóptero, porque el helicóptero que le llamábamos “avispita” eran las primeras veces que volaba por la zona y estaba volando bien bajito, pero rápido nos dimos cuenta que era otro tipo de helicóptero más pequeño y tenía capacidad de penetrar en las vaguadas de las quebradas y los ríos enmedio de los árboles. Así comenzó ese ataque al puesto de mando y a la Venceremos, que en ese momento estábamos acampados en Arambala. La avispita se movía con gran velocidad y luego venían las avionetas raqueteras “puchampul”, los C47 y los A37, decían que estaban haciendo un ataque de ablandamiento para hacer el desembarco ya fuera en la cancha de Arambala o en el Cerro Pericón. Desde de las 7am aproximadamente que comenzó el hostigamiento con la avispita no paró hasta como a las dos de la tarde que se cerró de nubes el cielo y cyóo una tormenta que duró casi toda la tarde, y era tan fuerte esa tormenta que a pocos metros no se miraba la gente; eso hizo fracasar el desembarco del ejército.
Nosotros los radistas estratégicos como se nos llamaba al equipo que asistíamos a los miembros de la Comandancia con la comunicación, (enviando y recibiendo mensajes en el interior y exterior de país), como rutina al amanecer instalábamos los radios elevando las antenas a través de los árboles y todo los preparativos de papelería y claves para continuar ese trabajo incesante día a día, desde el amanecer hasta media noche, solamente si había sospecha de incursión del ejército y que podríamos ser detectados por la luz de las lámparas de mano parábamos de trabajar al anochecer… Ese día del arambalazo, como de costumbre habíamos instalado los radios y estábamos ya recibiendo y enviando mensajes, cuando alguien de la seguridad de la comandancia gritó “¡Vienen los aviones!” Y otros gritos seguidos dijeron “¡Bajaron un helicóptero!” Pero no se habían oído tiros todavía… Vino el viejo German y gritó: “¡Tita, empaquen todo que vienen los aviones!” En estos momentos no había duda de qué hacer, teníamos mucha velocidad en desempacar y empacar los equipos de comunicación: radios, antenas, y todo el material de trabajo como cuadernos llenos de mensajes – información altamente confidencial de planes estratégico… así estábamos listos en segundos y siguiendo instrucciones de los encargados de la seguridad de la comandancia y ahí estábamos incluidos nosotros los radistas estratégicos por el tipo de trabajo… el punto de reunión para comenzar la retirada era la quebrada de Arambala que estaba ubicada en el extremo nor-oriente del pueblo y donde comienza la elevación de cerro Pericón.
Era un día soleado, había compas bañando en el chorro de la pila pública del pueblo. Los compas de la Radio Venceremos estaban ubicados cerca de la quebrada y nosotros, la estructura de la Comandancia, un poco más adentro del pueblo, siempre en dirección a la quebrada por cualquier emergencia. Eran como a las 9am cuando comenzamos a subir el cerro a campo traviesa, por supuesto buscando la vegetación, el zacate estaba crecido, en la mayor parte del camino nos cubría hasta la cabeza, los aviones no paraban de ametrallar, rocketear y bombardear; los compas habían alcanzado puntos estratégicos para disparar a los aviones. En ese camino encontramos una cerca de maya ciclón que no pudimos pasar; ahí vi a un compa de la RN de nombre Leo Cabral, también queriendo pasar esa cerca.
La retirada fue tan lenta por la intensidad de la aviación, nos movíamos en el avance al compás de los aviones; cuando venían en picada, la fuerza del aire tendía el zacate al suelo y nosotros nos tendíamos en la misma dirección para quedar cubiertos, aun esperábamos para avanzar otro metro cuando venía otra oleada de metralla, rockets y bombas, a veces no estábamos cubiertos y sólo nos quedamos quietos para no ser detectados hasta estar seguros para avanzar y alcanzar la siguiente macoya de zacate o un arbusto para cubrirnos; a media elevación del cerro cruzamos una charralera con espinas de aguja de harra, por evadir las espinas nos metimos en medio de árboles de uvilla que tenían un nido de hormigas negras del tamaño de los zompopos; yo tenía la cara pegada al suelo como queriendo quedarme ahí otro ratito sin moverme… los aviones ya no se oían, los francotiradores habían cesado también, sentí que algo me mordía en el cuello; cuando me toqué sentí y agarré una hormiga que me mordió la mano también; así comencé a arrastrarme para seguir a los compañeros y terminar de sacudirme las hormigas. Cuando estábamos al otro lado de ese lugar montarraloso y espinoso, pero bien agradable por la sombra y la frescura que se sentía, y nos vimos unos con el otro, como pensando pero no decíamos mucho, comenzamos a sospechar y casi a asegurar que habíamos tenidos bajas; no pasaron mucho minutos para saber que Santiago de Radio Venceremos estaba herido; el niño que era uno de los mensajeros de Balta había muerto; uno de los periquitas estaba herido grave; habíamos tenido 8 bajas en total. Esa fue una de la más grande experiencia que tuvimos en ese campamento, pues nunca antes habíamos tenido semejante cosa.
Cerca de las dos de la tarde el cielo fue cubierto por las nubes y cayó una tormenta que duró casi toda la tarde, a pocos metros era difícil la visión, estaba cerrado de agua… no hubo desembarco… Fue como haber ganado en aquella batalla desigual…
Por las cuatro de la tarde estábamos reagrupados en la punta del cerro Pericón, nos trasladamos a las faldas del cerro Gigante, para descansar ahí esa noche y el siguiente día; así como llegamos instalamos los radios para recibir y enviar algunos mensajes urgentes como Atilio había indicado. No recuerdo si hubo comida ese noche; el día siguiente tuvimos algo de comida y la rutina siguió como normal. Cuando fui a enseñar los mensajes temprano en la mañana Luisa dijo: “¡Titinga, ¿qué te pasó?, no te reconocía, tienes inflamada la cara y los ojos!¿qué sentís? ¿Te duele?” Y yo respondí: “¡ah, uhmm… no sé, ayer me picaron las hormigas en el cuello y las manos, siento que algo estorba en los ojos cuando pispileo, y se ve como pelos en el cuaderno cuando estoy escribiendo…” - le vi la cara de compasión pero no había nada que se pudiera hacer de todos modos. El día continuó, los aviones seguían explorando esporádicamente y hubo bombardeo en la tarde; ninguna bomba cayó cerca de notros. Ese día, cayendo la noche, nos movimos a El Tortolico de Torola; ahí llegó Fidel, una semana después, y me dijo: “Cuando iba llegando al río Sapo, se comenzaron a oír los aviones, me quedé observando un rato y yo pensé que serían muchas las bajas”.
Pasaron varios días para regresar al puesto de la dirección. Con grandes medidas de seguridad fui conducido a una zona boscosa por El Tortolico. En pocos días las veredas entre campamentos estaban intransitables, empantanados los senderos.  Empezaban los estragos en los pies de los que más se movían de un campamento a otro; los hongos hacían su fiesta en aquellos pies siempre mojados, al igual por los zapatos rotos.  Licho, que había permanecido con ellos desde el intento frustrado del desembarco helitransportado en Arambala, observaba aquella situación generalizada en esos campamentos, comentando:
-Mira, Fidel, esta gente tiene una cagazón constante; han quedado aflatados de ese vergaceo.  Los combatientes que fueron aguerridos han perdido su reflejo, esta situación debe terminar.
-El susto fue grande, Licho. Tengo curiosidad ¿quién salvó la situación?
-La cosa prácticamente fue sálvense quien pueda. En El Portillón había una M60 que fue la que evitó el desembarco; lo otro fue la tormenta que vino al mediodía; se cerró de nubes y así pudimos subir al Pericón, a lo boscoso.  Tuvimos 4 muertos y 5 heridos, entre ellos uno de los pericas, un bicho correíto de nombre Moisés; también Santiago sacó su chasponazo por la garganta.  La verdad es que no entiendo cómo es que no tuvimos una masacre. Creo nunca se dieron cuenta de lo que había en ese lugar.
-Es bueno que la gente salga a que les pegue el sol, los pies los tienen muy dañados en estos charcales.  Ellos pueden salir y estar en lugares más secos, pero deben hacer liviana la estructura.  Hay comunicación por los alambres del carpintero, solo necesitan un Puente y dispersar los campamentos.
-Ya les dije, pero dicen que yo soy machista, hay van a aprender.
Esa situación del arambalazo dejó huellas en las estructuras de la comandancia; hasta entonces aprendieron la lección que habian recetado a la fuerza móvil estratégica al desmontarla y convertirla en unidades pequeñas de expansión.  Las estructuras se simplificaron, quedando solo el colectivo de CP con sus asistentes de comunicaciones estratégicas e inteligencia, que también redujeron su personal, un personal logístico mínimo para la cocina.  La RV y prensa y propaganda fue dislocada al norte por la montaña con autonomía para sus movimientos y una comunicación directa por las redes del carpintero.



[1] Por mi condición y amistad de Eduardo el médico, quien había sido llamado y puesto en antecedentes sobre los problemas de salud de Shafick, sabía que era cardíaco, estaba en constante medicación.

miércoles, 23 de abril de 2014

Biografía de Amada Libertad

NOTA INTRODUCTORIA

En 1992/1993 recibí de parte de un compañero que era parte del equipo responsable de la publicación cultural Alamo, un paquete conteniendo muchos poemas de Amada Libertad, y una fotocopia de un manuscrito de la biografía de dicha poetisa. Desconozco el origen del mencionado paquete, así como también ignoro si ya ha sido publicado en otros medios. Lo publico en este blog sin ninguna otra intención que dar a conocer un poco de la vida de Amada Libertad.


BIOGRAFÍA

Mi nombre es Leyla Patricia Quintana Marcelly, originaria de Santa Tecla departamento de La Libertad.  Mi madre me trajo al mundo un día jueves 2 de abril de 1970. Eran como las 10:45 de la mañana cuando nací, y dejé de existir físicamente un día jueves 11 de julio de 1991. Recién había cumplido los 21 años, cuando fuimos a realizar un operativo cerca de Nejapa, con los compas del Picacho, y nos hicieron una emboscada. A mí me dieron primero, después cayó "Choc" conmigo...
Pero sigo viva, sigo viva en mis poemas y en el ejemplo que dejé a mi pueblo; no desistí nunca de mis ideales de libertad y mi lema fue siempre ¡Vencer o Morir!

Bien, ahora les hablaré de mi existencia en este mundo. Yo crecí en un cantón del departamento de La Libertad, llamado "Lourdes". Allí recibí mis primeros estudios. Podría decir que hasta aprendí a leer con una maestra muy cariñosa, amiga de la familia: "Vilma Chávez", que fue vilmente asesinada por ser de ANDES. Luego nos trasladamos con mi madre a San Salvador. Vivíamos en la colonia Zacamil, y estudiábamos con mi querida hermana, mi única hermana mayor dos años, Guadalupe, ese nombre lo tenía en honor a la Virgen. Estudiábamos pues en la escuela pública donde trabajaba mi madre. Hablaré un poquito de ella, pues nosotras desde que nos vinimos a San Salvador, ella fue para nosotras madre y padre, no porque no tuviéramos papá, sino porque ellos no se entendían y se separaron, lo que ocurre en la mayoría de las parejas salvadoreñas y latinas.

Entonces decía que mi madre nos daba todo, las necesidades básicas y su cariño; pero su tiempo era muy limitado para con nosotras, pues trabajaba de seis a seis, y en la noche llegaba cansada a preparar sus clases y hacer el quehacer doméstico...

Así llegamos al sexto grado, en ese entonces me separé de mi hermanita por un año; por problemas se fue a un internado. Al fin regresó y yo me sentí más tranquila, pues a mis escasos diez años casi siempre pasaba sola en aquel apartamento; bueno, no tanto, pues tenía amigas, una en especial que quería como hermana, "Janeth", se llamaba, con ella jugábamos y andábamos en bicicleta; eran tiempos infantiles y los gozaba, casi no estudiaba. Llegué a iniciar estudios medios en el colegio "María Inmaculada", allí por el Parque Infantil.  Lupita mi hermana me llevaba dos años de edad y de estudios; yo era mal estudiante; conocí otras amigas, "Aura Ivette", y nos hicimos bien cheradas; compartíamos todo; así llegué a noveno grado y seguí mis estudios en bachillerato en comercio, pues eso me gustaba, y eso estudiaba mi hermana.

Para en ese tiempo la guerra en El Salvador estaba la fase más difícil; las calles por lo general eran objeto de demostraciones en todo sentido, marchas de protestas de los trabajadores, pintas, quemas de buses, negocios, bancos, tiroteos, ataques de las fuerzas militares, etc.

Yo me mantenía al margen de todo, pues lo que me gustaba era ir a los bailes del colegio, divirtiéndome con mis compañeras, amigas del Instituto Ricaldone, pues ahí íbamos los domingos a reuniones de la "Iglesia Joven", así se llamaban. Allí conocí a mi primer novio, Rodney Ernesto Parada, hermano de Tania Guirola, caída en combate a fines de 1989, durante la primer ofensiva fuerte del FMLN.

Era 1986 y yo estaba en último año del bachillerato. Quería mucho a mi "Pepe", así le decía a mi novio, y lo quería la familia; era como un miembro más de la misma. El tocaba guitarra y se quedaba por las noches tocando la música de Silvio Rodríguez, y pasábamos buenas veladas escuchándolo y cantando. Pues a mediados de ese año le salió una beca para estudiar en Alemania y se fue; yo quedé bien destrozada sentimentalmente, pues lo quería mucho y estaba acostumbrada a él, sabía que nos íbamos a casar algún día... Yo quizá en el fondo ya traía para escribir y comencé a hacerlo.

1987. Ingreso a la Universidad de El Salvador, UES, a estudiar periodismo; todas las ilusiones del colegio quedaron atrás. Pepe me escribía constantemente diciéndome que me preparara, que estudiara y que me mandaría a traer cualquier rato.

Mi hermana ya estaba en la UES y era organizada, y mi madre también, y me llevó un día de tantos a la "Casa del Maestro". Hice un interinato de secretaria y participé en la primer marcha. Me sentía nerviosa que me fueran a ver mis amigas, o que los antimotines fueran a tirar bombas lacrimógenas, no pasó nada. Esa primer experiencia me sirvió, pues luego en la UES, seguí organizándome; conocí a Otoniel Guevara y fui su discípula; terminé enamorándome de él. Mi madre no sabía en qué vueltas andaba; yo participaba con él, le seguía los pasos; mi madre se quejaba de mi abandono; ya no iba a la iglesia los domingos; no pasaba en la casa; había que trabajar mucho, escribir poemas, los empecé a plasmar en un papel, no sabía por qué, sólo escribía.

Capturaron a Otoniel un viernes santo y yo tuve temor. Mi madre, mi hermana y yo nos separamos; dejamos la casa, pues llegaron a catear; me fui a un pueblito, y seguí escribiendo en el sufrimiento de la desintegración familiar.

Unos amigos italianos me ofrecieron su ayuda para exiliarme a Nicaragua, yo en ese tiempo estaba en Guatemala; me fui para allá; mi madre sufría mucho por nosotras; sabía que corríamos peligro.
En Nicaragua estuve un mes; trabajé y seguí escribiendo mis poemas, escribí unos que los titulé "Ausencia", esos se los entregó a mi madre Otoniel, después de mi muerte; están inéditos.

En agosto de 1989, vinieron los italianos a verme  y a conocer a mi hermana y mi madre. Nos encontraron en Guatemala y lloramos mucho por nuestra separación. Yo abracé muy fuerte a mi madrecita, no quería estar lejos de ella, no quería estar en el exilio.

Les conté mi experiencia del viaje:
Lenia (?) Ferreiro, la italiana que me ayudaba mucho, mi madre Argelia, mi hermana Guadalupe, y Armando, un italiano cheverísimo, me escucharon así: El vuelo se retrasó y cuando íbamos pasando por "El Salvador" tuvo que aterrizar en el aeropuerto "Ilopango". Me sentí tan emocionada de estar en mi pueblo; pero tan triste por no poder entrar, por ser una exiliada. Bien, cuando cesó la tormenta, que era el problema de haber aterrizado el avión, continuó su vuelo, llegamos a Guatemala, donde lo primero que vi fue las figuras de mis seres más queridos: mi madre y mi hermana con Lenia (?) y Armando. Llegué corriendo y los abracé y nos fuimos para el hotel. Ahí pasamos unos días juntos, muy lindo. Cuando me despedí de ellos, pues yo iba a regresar a Nicaragua, ya tenía pagado el pasaje de regreso, y me regresaría con Lenia (?), quien después me ayudaría para ir a estudiar a Italia.
Pero cuando me despedí, y luego camino al hotel encontré unos salvadoreños, les pedí que me llevaran a "El Salvador", y Lenia (?) comprendió que era la mejor opción que había tomado; regresaba a mi pueblo a luchar por mi "Amada Libertad", y me preparé para participar en la ofensiva de noviembre de 1989. Seguí en la montaña en 1990-1991.

Desde allá escribí varios poemarios. El primero fue "Raíces" que concursó y ganó mención honorifica en certamen Wong Inerdata el 31 de octubre 1990, el poemario "Acuarela Libertad" ganó mencion honorifica en los Juegos Florales de Zacatecoluca, "Locuras y Garabatos" que ganó el primer lugar compartido con Keny Rodríguez el 23 de noviembre de 1991 (In Memoria).
Los poemarios inéditos "Explosiones", "Ausencia", "Con Flores en el Cañón de mi Fusil", estos poemarios como "Compañera Labradora: a Carolina", "Enero en Miel de Abejas", "Invierno Mojado", y otros que están en algún lugar bien escondidos (camaflugeados).

Pero Amada Libertad sigue viviendo, pues si el 31 de diciembre de 1991 se firmaron los Acuerdos de Paz entre el GOES y el FMLN, esa paz es un triunfo nuestro, y ese cumplimiento de los Acuerdos será nuestro mayor homenaje, ya que la victoria será nuestro mayor homenaje, ya que la victoria nos pertenece a todos. "Hice café en tu ausencia para darle presencia a la esperanza".

viernes, 18 de abril de 2014

LA FUNDACIÓN DE UNA ZONA: EXPERIENCIAS EN TOROLA (V)

(Seminario para socializar experiencia en zonas bajo control. Se oficializa la línea de la doble cara en el papel en la guerra de las masas de retaguardia)
Por Fidel A. Romero, "Fidel Zarco".

El laboratorio en el trabajo de la Z9 daba sus frutos en lo político con las comunidades y en lo militar, con las unidades guerrilleras activando con el apoyo y participación cada vez mayor de las comunidades organizadas en forma diversa: directivas, grupos solidarios, los jóvenes en los equipos de futbol, bases clandestinas para el trabajo conspirativo y logística, una ruta directa hacia Chalatenango fue abierta para el tránsito de cuadros estratégicos en movimiento para reuniones de la C.G. cuyo guía responsable era Joelon. Este después de las exploraciones locales, paso a ser parte del personal especializado para asistir a la dirección del partido.

En el cerro el Ocotillo aledaño a Perquín fue iniciada una reunión de cuadros provenientes del oriente del país que incluía personal de trabajo de masas del norte de San Miguel de la zona de Javier y Melo asistieron cuadros de la zona de expansión, tales como Milton, Tancho, Gertrudis, Milagro y otros; Personal de las 4Z del norte de Morazán; de la zona del Cacahuatique llegaron Álvaro, Balta y Remigio; del sur oriente como Calin y Pepe, personal de la RN como Winama, Miguel, Quincho y otros; personal del PRTC que solo recuerdo a Manuel ( Beliz, asesinado en post guerra frente a un kínder). Se formaron grupos mezclando los cuadros de todas las zonas, teniendo en cuenta que la gente proveniente de la Z9 de donde participaron de las tres áreas de la zona Torola, estuvieran en todos los grupos establecidos o mesas de trabajo.

Luisa dio las palabras de inauguración a la asamblea de cuadros, mencionando la importancia estratégica de aquel seminario donde se intercambiaría la experiencia de la zona de retaguardia profunda con las zonas expansivas del oriente del país. En lo concreto se discutiría el papel protagónico de las masas en la Guerra y la estrategia del doble papel para manejarse ante el poder oficial gubernamental y el poder emergente con el ejército revolucionario. Un manejo falso ante la tropa y uno real ante nosotros, lo cual permitiría fortalecer la organización local, preservar la legalidad de los civiles en insertarlos no solo en la reactivación de la producción sino que también jugar el papel protagónico que les corresponde en la guerra.

Se trata de compartir experiencias que todos tenemos, para poner un ejemplo, las líneas organizativas acuñadas con el nombre del doble cara que se había en el norte de Morazán, dando resultados óptimos en Torola habiéndose extendido a todo el norte. Esto había dado origen al PADECOMS, instrumento comunitario autogestionario, de mucha importancia para la línea organizativa, desarrollo local y participación a nivel nacional con la reactivación del movimiento de masas.

También los representes de las otras organizaciones hermanas del FMLN histórico dieron sus palabras referidas al hecho. Winama de la CP de la Resistencia Nacional se refirió de la rica experiencia tenida desde que habían combinado el trabajo en la zona de Joateca con varilla negra y que hoy se sistematizaría dando un salto de calidad al conocer experiencias del oriente. Manuel de la CP del PRTC, con dotes de buen orador y conocedor de la situación internacional, se refirió a la lucha de los pueblos en el medio oriente, la participación de sus comunidades con sus milicias agrupadas en Heisbola y Hamas. No todos los presentes estaban enterados de ese fenómeno llamado conflicto del medio oriente, sin embargo Manuel fue muy explícito en detalles de esas tendencias y el gran arraigo comunitario que las mantenía activas y en crecimiento...

En cuanto a lo local por haber sido mencionado en las palabras de inauguración de Luisa, los toroleños de las áreas estaban un tanto confundidos sobre hasta dónde tendría que hablar del trabajo. El personal de Torola estaba un poco tímido al principio, Dumas se acerca para aclarar el real motivo de aquella asamblea:

-Mire Fidel, yo quiero estar claro de lo que vamos a hacer en esta reunión, ¿puede usted decirme?

-Todos vamos a contar nuestra experiencia en el trabajo, todo lo que pueda server para mejorar las estrategias y desarrollarlo en todos lados.

-Pero aquí hay gente de otras organizaciones ¿y, podemos decir nuestro trabajo? Porque nosotros tenemos todavía clandestino los comités partidarios y lo vamos a descompartimentalizar.

-Escucha Dumas, nosotros contaremos la experiencia de como se ha construido el trabajo, no daremos datos de nombres de personas ni lugar específico donde ellos viven. Estos compañeros no necesitan saber eso, por ejemplo a mencionar: ¿Cómo fue que hicimos para hacer asambleas y poder trasladar informes a la población si antes ellos se escondía de nosotros?,… ¿Cuál ha sido el planteamiento dado a las comunidades para poder defender sus derechos, los niveles de organización alcanzado que han sido demostrado con participación directa en forma clandestina y en forma civil abierto, el control territorial, la elaboración de las redes de calpintero, la información ágil que tienen las diferentes unidades guerrilleras, ocupando redes informantes civiles, de estos los más avanzados hasta han sido dotados de los radios calpinteros a orilla del rio, el salto de calidad dado para operar y guardar la seguridad de las estructuras de la zona…, te queda claro ahora?

-Ahora sí, entonces hay que hablarles al resto para que podamos transmitir lo que hemos hecho sin mencionar nombres ni lugares.

No recuerdo la cantidad de mesas de trabajo que se montaron y trabajaron durante una semana en aquel seminario. Si recuerdo el gran interés de los presentes por intercambiar las experiencias locales y, específicamente lo del doble cara nacido en el trabajo comunitario en la Z9 y luego expandido a toda la retaguardia profunda, dando como resultado organizativo todas las directivas comunales autogestoras congregadas en el Patronato para el desarrollo de las comunidades del norte de Morazán y San Miguel” PADECONSM.

En aquellas deliberaciones había bastante participación de los cuadros de Torola, había bastantes preguntas de los interlocutores y respuestas sencillas o simples que habían vivido en el proceso de fundación y consolidación de aquella zona. Como las unidades guerrilleras extendían su control territorial con el andamiaje organizativo montado en las estructuras comunales hasta llegar a la construcción de los colectivos partidarios clandestinos insertados en la base social.

Los compañeros del PRTC que conocían la experiencia del trabajo de Chalatenango y Guazapa comentaron en la clausura del seminario:

-Es importantísimo el haber estado en este evento, ha sido posible conversar como fue creada esta estrategia organizativa, primero para revertir un proceso de evasión al contacto con las estructuras del FMLN y luego como una forma de convivir en estos territorios jugando el papel que corresponde a las masas en la guerra, conservando su legalidad. Esto es una fase superior del poder popular construido en guerra, el doble cara conserva su legalidad de los organismos civiles, es sólido, autogestionario, participativo, funcionable con o sin la presencia del activista, es indestructible; mientras que el poder popular que habíamos visto en la zona central, funciona únicamente con la presencia del activista, desaparece cuando llega el operativo. El doble cara en un salto de calidad en la organización y participación de pobladores en la retaguardia, son lineamientos validos que pueden ser aplicados también en las zonas de expansión y disputa.

Hubo más participación que abundaron en comentarios positivos sobre aquellos lineamientos organizativos, los que estuvieron ahí deben recordar parte de lo aquí escrito y posible puedan agregar otros aspectos.

En la cuarta reunión de C.G. dada en Morazán entre Diciembre de 1986 y Enero de 1987, en la línea de masa acordaron: “La Generalización del poder de doble cara y la de incrementar la lucha de masas contra el poder local enemigo” Ya que el poder popular construido en otros lados en la zona central había sido barrido y destruido por los continuos operativos a las zonas de control como por ejemplo los operativos Fénix como parte del plan CONARA. También Morazán tuvo esa continuidad operativa para implementar el CONARA; sin embargo, las comunidades se mantuvieron organizadas ejerciendo su papel en defensa de su autogestión.


martes, 15 de abril de 2014

El Folleto de Tía Tula

Hace poco recibí en mi correo electrónico un ejemplar en formato PDF, del folleto de Tula Alvarenga en memoria de su compañero de vida Salvador Cayetano Carpio, conocido en todo el mundo de la insurgencia como Comandante Marcial.

Publico en este blog las fotos y arte gráfico de los compañeros que han hecho posible este esfuerzo del folleto. Todavía no he averiguado si existe algún enlace en la internet para "descargarlo"; pero si alguien está interesado en obtenerlo, puede enviarme un mensaje a mi correo electrónico, y con mucho gusto yo se lo enviaré a su email.









domingo, 13 de abril de 2014

El Militante, semanario mundial

Por Baneste.


El pasado sábado 12 de abril de 2014, mientras caminaba por la famosa calle 24 del distrito “latino” de La Misión de la ciudad de San Francisco, en medio de la celebración adelantada del día del luchador por los derechos campesinos, César Chavez, se me aproximó una señora ofreciéndome un periódico, que imaginé sería uno que se denomina Street Sheet, que es una publicación regular de la Coalición de Desamparados del Área de la Bahía; pero para mi sorpresa, se trataba de un semanario que jamás nunca había yo antes visto. Se trataba de El Militante, cuyo eslogan es “Semanario Socialista publicado en defensa de los intereses del pueblo trabajador”. Mi sorpresa se origina en el hecho de que siendo ésta una publicación semanal de distribución mundial, nunca antes la había visto por ningún lado, teniendo en cuenta que ya tengo muchos años de residir en Estados unidos.

El asunto es que los editores de El Militante, han iniciado una campaña que tiene como objetivo alcanzar el número de 1,800 suscripciones a fin de poder continuar con tan encomiable esfuerzo, como lo es contar con una publicación que pretende dar voz a los trabajadores y trabajadoras del mundo, particularmente, de los Estados Unidos. Como parte de la misma campaña, se están promoviendo los dos últimos libros de Editorial Pathfinder, titulados “Yo me muero como viví” y “Voces desde la cárcel: Los Cinco Cubanos”, los cuales han sido puestos a la venta a precios módicos y rebajados.

El Militante es un periódico que se publica en inglés, español y francés, y se distribuye en varios países. A continuación los centros de distribución, en caso alguien quiera contribuir con este esfuerzo tomando una suscripción o renovándola, si ya la tiene (costo es $5.00, cinco dólares por un año):

UNITED STATES

CALIFORNIA:
Los Angeles: 4025 S. Western Ave., Los Angeles, CA 90062
Tel: (323) 295-2600
E-mail: laswp@sbcglobal.net

San Francisco: 5482 Mission St. San Francisco, CA 94112-1015
Tel: (415) 584-2135
E-mail: swpsf@sbcglobal.net

FLORIDA:
Miami: 7100 Biscayne Blvd, Suite 306A, Miami, FL 33138
Tel: (305) 757-8869
E-mail: swpmiami@att.net

GEORGIA:
Atlanta: 777 Cleveland Ave SW Suite 103, Atlanta, GA 30315
Tel: (678) 528-7828
E-mail: swpatlanta@bellsouth.net

ILLINOIS:
Chicago: 806 W. Washington Blvd. Suite 202, Chicago, IL 60607
Tel: (312) 455-0111
E-mail: chicagoswp@att.net

IOWA:
Des Moines: 3707 Douglas Ave. Des Moines, Iowa 50310
Tel: (515) 707-1779
E-mail: swpdesmoines@fastmail.fm

MASSACHUSETTS:
Boston: 13 Bennington St., 2nd Floor, East Boston 02128
Tel: (617) 569-9169
E-mail: swpboston@verizon.net

MINNESOTA:
Minneapolis: 416 E. Hennepin Ave,
Suite 214, Minneapolis, MN 55414
Tel: (612) 729-1205
E-mail: tcswp@qwestoffice.net

NEBRASKA:
Lincoln:
Tel: (402) 217-4906
E-mail: swplincoln@windstream.net
Omaha: 3302 Q St. (Upstairs)
Omaha, Nebraska 68107
Tel: (402) 779-7697
E-mail: swpomaha@fastmail.net

NEW YORK:
Manhattan: 306 W. 37th St., 10th Floor, New York, NY 10018
Tel: (212) 629-6649
E-mail: newyorkswp@mac.com

PENNSYLVANIA:
Philadelphia: 3701 Pulaski Ave.
Philadelphia, PA 19140
Tel: (215) 225-1270
E-mail: philaswp@verizon.net

TEXAS:
Houston: 4800 W. 34th Street, Suite C-50L
Houston, Texas 77092
Tel: (713) 476-0733
E-mail: houstonswp@att.net

WASHINGTON, D.C.:
Washington, D.C.: 143 Kennedy St. NW, Suite 15
Washington, DC 20011
Tel: (202) 536-5080
E-mail: swp.washingtondc@verizon.net

WASHINGTON:
Seattle: 5418 Rainier Ave. South
Seattle, WA 98118-2439
Tel: (206) 323-1755
E-mail: seattleswp@qwestoffice.net

AUSTRALIA
Sydney: 1st Flr, 3/281-287 Beamish St., Campsie, NSW 2194
Mailing address: P.O. Box 164, Campsie, NSW 2194
Tel: (02) 9718 9698
E-mail: cl_australia@optusnet.com.au

CANADA
QUEBEC:
Montreal: 7107 St. Denis #204,
Montreal, Quebec H2S 2S5
Tel: (514) 272-5840
E-mail: cllc_can@bellnet.ca

FRANCE
Paris: P.O. Box 175, 23 rue Lecourbe
Paris, France 75015
Tel: (01) 40-10-28-37
E-mail: milpath.paris@laposte.net

NEW ZEALAND
Auckland: 188a Onehunga Mall, Onehunga
Postal address: P.O. Box 3025, Auckland 1140
Tel: (09) 636-3231
E-mail: clauck@xtra.co.nz

UNITED KINGDOM

ENGLAND:
London: First Floor, 120 Bethnal Green Road
(entrance in Brick Lane) E2 6DG
Tel: 020-7613-2466
E-mail: cllondon@fastmail.fm
Manchester: Room 301, 3rd floor, Hilton House,
26-28 Hilton St. M1 2EH.
Tel: 0161-478-2496
E-mail: clmanchr@gmail.com