miércoles, 26 de marzo de 2014

LA FUDACIÓN DE UNA ZONA: EXPERIENCIAS EN TOROLA II



(Agilizar la comunicación en función de efectividad y respuesta a necesidades urgentes: tratar directo con Alberto y Rudy).

La charla con Juan aclaró muchas dudas; el asunto era preparación constante, obtener suministros y planear todo lo posible hasta que llegara el momento de ejecutar dichos planes destinados al desgaste del enemigo cuando llegara a nuestra casa, tenía que pagar un costo y entre más nos prepararíamos mejores dividendo tendríamos.  De regreso, al pasar por el campamento de la comandancia, busco a Luisa para plantear algunas necesidades encontradas.  Ella estaba como de costumbre en discusión con su colectivo, y al darse cuenta de mi llegada se sale y pregunta:

¿Me imagino que no es una visita de cortesía la tuya angelito?  Vamos a la otra champa.

Luisa, traigo un adelanto de necesidades de la Z9 para resolver de inmediato. Me gustaría que dieras instrucciones a los administrativos que tengo listo un pedido, y a la base de comunicaciones que necesitaríamos 4 radios con sus operadores porque vamos a dividir la fuerza.

¿Qué dices? ¿Cómo es eso de necesidades y de dividir la fuerza?

Esto es un adelanto, los detalles los tendrás en la reunión del colectivo de zona en donde se darán los números de todo.

Los radios solicitarlos a Alberto, y la logística tratarlo directo con Rudy.  Ellos están enterados de la reestructuración y que luego habrán solicitudes de suplir necesidades… ¿qué tanto hay?

He recorrido la zona por todos lados, la población huye de nosotros en una parte, los compas prácticamente andan descalzos y comiendo salteado, la ropa está desgastada, necesitan cambios.  Más bien necesitamos una estructura logística local con presupuesto por persona para administrar y abrir canales de abastecimiento.  Esto agilizaría el suplir necesidades.

- Perfecto. Esto es precisamente lo que buscamos, la autonomía zonal en todo, ¿y cómo es eso de la división de la fuerza?

He tenido una reunión en la Escuela Militar con Juan; me ha aclarado varias dudas y lo del cambio de táctica  en lo militar; tengo más claro del papel zonal en desarrollarla.  Para todo eso necesitamos echar a andar planes y los planes necesitan recursos y seguimiento.

Bien, Fidelo.  Alegra escuchar todo eso en corto tiempo.  Estoy segura que si te comunicas con Alberto y Rudy todo lo resolverás. Ellos ya saben, no es necesario dar mucha vuelta, ellos son los responsables directos.

En este caso estoy en el lugar equivocado, iré a buscar comunicación con ellos.

No es tan así; está bien que hayas venido; precisamente estaba pensando en pasarte un mensaje porque Alberto tiene quejas que poco te comunicas y casi no copia tu estación, la Paraíso.

La Z9 se puede copiar desde la punta del volcán Torola, si usan el puente, pues hay comunicación y las preguntas de Alberto, yo no tengo respuesta, porque estamos en reconocimiento, en estructuración y organización del trabajo.  En unas dos semanas es posible que ya podamos tener un mejor control.  Iré a la base a pasar mensajes, luego me quedaré en la estructura de inteligencia, mañana temprano estaré en Torola en reunión del colectivo.

¿Ya tienes colectivo?

Bueno, está en formación, pero ya habemos 3: Arnoldo, Miguel Ventura y yo, por de pronto, en el camino incluiremos dos más pero al conocer el trabajo que hacen.

¿Has integrado a Miguel? Ellos tienen su propio trabajo.

- Entiendo que Miguel es compa y puede ser integrado a colectivo partidario, así se evita tanta vuelta en informes y ellos son los que realmente tienen algún trabajo en esa zona, comunidades de base.  Se lo propuse y él, encantado de pertenecer.

Bueno, si te funciona, veremos cómo sale esa mezcla de trabajo cristiano con el político de expansión.

Nos veremos en la reunión del colectivo, Luisa, y gracias por tu tiempo y aclaraciones de cómo resolver directo.

Salgo de la mini reunión con Luisa para dirigirme hacia las comunicaciones operativas. Iba pensando sobre lo conversado con ella.  Era mejor tratar directo con Alberto y Rudy las necesidades que había detectado; hasta ese momento había visto rapidez en las respuesta de Alberto en cuanto a dotar de personal la Z9, pero también se pediría más para cubrir aéreas como propaganda, explosivos, logística y materiales.  De repente alguien me hace señas con una mano y la otra en la boca como para decirme algo en secreto.  Es Laura, la chica a quien no quise seguir en el punto de la ACOTRAM cuando no llegó Maritza para llevarme a la base de La Cueva, la que habían asaltado y asesinado sus ocupantes esa noche.  Mis pensamientos vuelan hacia atrás recordado a Liset y su abuelita, y todo lo demás... camino hacia Laura, recuerdo también que ella hizo las veces de asistente en una amputación bajo mortereo en el sur, todo lo cual resultó exitoso.  Ella ocupó la plaza de radista de las comunicaciones estratégicas en el sur y también en Morazán, me dice en secreto:

¿Cómo está, Fidel, me alegra verlo?  Alguien me sopló que estaba aquí con los comanches y lo he estado esperando; tengo una buena noticia para los que estuvimos y provenimos del suroriente.

También me alegra verla Laura, ¿cómo está usted? Me dijeron que se entendía con Cirilo.

Mire, eso es cuando nos permiten, porque en esta guerra hoy somos y mañana no somos, o las misiones o la huesuda[1].  Pero no es lo que quiero contarle, no me distraiga, ¿se recuerda de Chungo?… ¿Jesús, el mando de La Unión que hacia cosas feas con la tolerancia o ignorancia de la jefatura?

Sí, lo recuerdo muy bien, con él ha sido la única vez que en lo que va de la guerra he combatido bajo un árbol de mango en la piscina del Palo Galán.

Sí, él era bueno como mando militar pero hacia cosas feas, abusos y hasta criminales con las compañeras.

Algo supe al principio. Gina, una estudiante de medicina caída en Conchagua me advirtió que con ella quiso pasarse de listo durante dos noches, pero lo enfrentó advirtiéndole que lo denunciaría al Partido.

Bueno, dice el dicho que más vale tarde que nunca, la noticia es que fue ajusticiado, pero callado porque es compartimentada esta información.

Laura, ese muchacho hizo daño a compañeras y al Frente con esas actitudes, pero quizás más daño hizo la tolerancia o el ojo pacho de quien debió tomar acción en su momento. De todos modos como usted dice: vale más tarde que nunca, y me despido porque no vaya ser que la descubran hablando en secreto y alguien se enoja. 

Por mi lado todo bien, somos maduros, ¿y por el suyo?  Algo sé que hay con Tita.

Todo bien Laura, tenemos una relación muy bonita, lástima que con escaso tiempo para compartir juntos aunque estemos cerca… Me voy porque tengo algo pendiente que hacer hoy todavía.  Gracias por la buena noticia.  Soy algo privilegiado que me soplan cosas a veces.

Llego a la base y paso los mensajes a Alberto y Rudy; veo a Anabel “Paraíso” que hace turno en la base, y le digo:

Mañana a primera hora salimos para el pueblo ¿o ya quiere relevo?

Yo no, usted, a menos que no esté satisfecho con mi trabajo.

Más que satisfecho, me gusta como lo hace con mucha responsabilidad.  Ahora por favor pase eso y asegúrese que estén entendidos hoy mismo, porque mañana cuando salgamos me da las respuestas, hoy voy a descansar a la estructura de inteligencia.

Lo entiendo y me alegra que se tome un respiro después de esta semana sin parar, nos veremos mañana.

Anabel estaba lista esperando al pie de un frondoso pino en la pequeña elevación del campamento frente al caminito que conducía hacia la Parra de Bambú y la calle.  Tita avisó de su presencia cuando regresaba de tomar su rutinario baño de antes que saliera el sol mañanero:

¡Fidel! Ahí está Paraíso y vos ni siquiera quisiste levantarte para ir al pocito a bañarte.

¡Ay, qué galán dormir en este cerrito abrigado con doble colcha! Me gusta bañarme cuando tengo el cuerpo sudado y caliente pero nunca con frío; lo haré al llegar a Torola en la pila pública que tiene abundante agua; ya me voy porque no me gusta que me presionen para el baño.

¿Cuándo vas a regresar?

Es buena pregunta, yo vendré aquí cualesquier día de estos a cualesquier hora.  Tú sabes que no hay horario.  Para nosotros, lo importante es que podamos compartir el calor cuando se presente la oportunidad.  Me voy para que la radista no se aburra y conservar la credibilidad; anoche le dije que nos íbamos bien temprano hoy, aunque no le especifiqué hora.
Paraíso me recibió con su libreta de mensajes para mostrarme las respuestas de la noche anterior:

Aquí tiene estos mensajes, todos están entendidos y positivo.

Disculpa si te hice esperar, tuve una noche profunda como pocas, ni siquiera pude bañarme porque tú eres bien cumplida, gracias por los mensajes y desayunaremos en el campamento de Arnoldo en Torola.

Y... ve, usted, aún está dormido, ese campamento está en El Portillo de San Diego, ¿o vamos para allá?

Tienes razón, pásale un mensaje recordándole que la reunión es las 9 AM y que arregle alimentación para todos ahí en casa de Miguel.  Pasemos a prensa por la seguridad y Nelson; ahí tendremos el desayuno.

Anabel tiene una sonrisa algo cómplice haciéndome notar el despiste, para comentar luego:

Así está mejor mi charli.


[1] Era una forma popular de referirse sin mencionar a la muerte.