viernes, 30 de agosto de 2013

Mi Secreto

Por Esteban Balmore Cruz


Tenía en su mirada una alegría interminable
en contraste con la tristeza aquella que siempre estaba en mis ojos
la miré como un pobre diablo que ha sido descubierto en su más mísero estado
y ella
poderosa
pero sin soberbia
me sonrió
no condescendiente
sino con amor.

Yo sé que no existen las armas ante una mujer
pero al verla allí enmedio de todos nosotros los miserables
eso te derriba cualquier muralla que podás tener
porque te acordás de la valentía de tu madre
del heroísmo de tu abuela
que nos criaron a todos nosotros
en el reino de la miseria
inculcándonos aquellos valores
de franqueza y humildad
que prevalecerán eternamente
sobre la hipocresía.

Tan bonita, tan hermosa en su sencillez
tan valerosa en su decisión de hacer la guerra
ella no podía pasar desapercibida
en ese campamento
de combatientes del pueblo.

Su nombre, lo sé
pero no lo diré
porque ese es mi secreto.

jueves, 29 de agosto de 2013

Candelaria Morataya y Suyapa Canales Villatoro: Coincidencias

Por Baneste
 
Candelaria Morataya. (Imagen tomada de The Courier-Mail).
En El Salvador es muy común que muchos crímenes queden sin ser investigados, por lo cual los familiares de las víctimas padecen un tormento que no tiene cura.  Crímenes que en otros países se resuelven con una rapidez expedita, siguiendo los preceptos elementales de la ciencia policial investigativa, nunca son resueltos en El Salvador.  Esto no es por falta de capacidad o de recursos, sino por falta de voluntad, debido a que impera, en los sectores más poderosos, algo que se conoce como impunidad.
Este es el caso del cruel asesinato de la compatriota, ciudadana australiana, Candelaria Morataya de Corvera, hecho que se produjo el 12 de abril de 2012, en los alrededores del municipio de Tecoluca, departamento de San Vicente, cuando en compañía de su esposo, José Corvera, visitaban  familiares que residen en esa zona. La historia de tan lamentable suceso fue reportada en algunos medios informativos digitales y dejó atónito a más de alguno.
Los asesinos interceptaron el vehículo en que se conducía la pareja, bloqueándoles el paso con dos automóviles, obligándoles a bajarse del auto e internarse unos cincuenta metros hacia un camino rural.  Tres de los asaltantes supuestamente obligaron al marido a retirarse en su carro, quien habría escuchado minutos después varias detonaciones de bala, ante lo cual habría decidido regresar a San Salvador, de acuerdo con sus propias declaraciones. ¿No se le habría ocurrido al más torpe de los policías del mundo que el principal sospechoso a todas luces es el esposo? ¿No era pertinente retener a este individuo hasta que se verificara su vinculación o no con tan atroz crimen? Debieron haberlo retenido mientras se averiguaban posibles transacciones de dinero; registro telefónico para descubrir posibles contactos; etcétera.  Pero no, en El Salvador no pasa eso, principalmente si alguno de los involucrados está conectado con los poderosos.  Las autoridades simplemente guardan silencio y obstruyen cualquier intento de investigación si acaso hay alguna.  Los medios de comunicación, al igual que la fiscalía, engavetan estos casos en el baúl del olvido. No ejercen (como sucede en otros países) una presión sobre las autoridades, favoreciendo con su indiferencia ante el dolor humano el predominio del sistema de impunidad.  En este sentido es necesario resaltar algo: independientemente de la línea ideológica ultra conservadora de El Diario de Hoy (cuyo equivalente digital se denomina ElSalvador.com), de la cual soy abierto e inclaudicable opositor, es imperativo reconocer que fue el que más cobertura y profundidad investigativa le dedicó al lamentable suceso.
En la información proporcionada en el referido medio, se destaca que el esposo de la señora Candelaria Morataya de Corvera no reportó lo sucedido, argumentando que había creído que se trataba de un secuestro (pese a haber escuchado los disparos), habiéndose visto en la necesidad de declarar cuando horas después regresó a la escena del crimen donde ya se encontraba la policía que lo interrogó en el lugar de los hechos. Esto fue corroborado por el jefe de la unidad de homicidios de la Fiscalía General de San Vicente, José Adrián de Paz, quien habría expresado además las dudas expuestas por los testigos que señalaban claramente al esposo de la víctima.
El asesinato de la señora Morataya de Corvera provocó la indignación de la comunidad salvadoreña de la ciudad de Brisbane, Australia, ciudad donde residía la occisa, a donde había emigrado en 1989, durante la algidez del conflicto bélico en El Salvador. En esa ciudad ella era bastante reconocida al haberse destacado por promover iniciativas de solidaridad con los más necesitados de su lugar de origen, Zacatecoluca, y lugares circunvecinos.  Ella había creado el proyecto "Marranitos" que funcionaba en Brisbane, por medio del cual se recolectaba dinero para proporcionar ayuda a niños y niñas pobres y para proyectos de desarrollo comunitario, entre otros.
En otro incidente posterior, aparentemente no relacionado, se descubren dos coincidencias demasiado patéticas como para no ser tomadas en cuenta en una investigación veraz y exhaustiva: El 1 de abril de 2013 fueron fueron acribilladas a balazos Suyapa Canales Villatoro de 36 años, y Ana Cristina Ramos, de 54 años de edad. El hecho se produjo en una zona rural del municipio de Olocuilta, departamento de La Paz, cuando ambas viajaban en un vehículo  conducido por un primo del marido de Canales Villatoro, hacia el aeropuerto internacional El Salvador, localizado en Comalapa. Los criminales permitieron escapar al motorista del auto, primo del autor intelectual del crimen, mientras internaban a las víctimas unos 50 metros en un camino vecinal donde fueron balaceadas. Ana Cristina Ramos, ciudadana estadounidense de origen colombiano murió al instante, en tanto que Suyapa Canales Villatoro habría sobrevivido el ataque, aunque era el principal objetivo del mismo, pues su asesinato fue ordenado por su marido quien habría pagado 26 mil dólares a los sicarios cuyo cabecilla principal podría ser un misterioso teniente coronel a quien las autoridades salvadoreñas parecen querer encubrir a toda costa pese a las evidencias en su contra.
Coincidentemente el susodicho coronel (cuyo nombre es Miguel Arístides Martínez Melgar), residente de la ciudad de San Vicente, fue presentado por los maridos de ambas mujeres (me refiero a Candelaria Morataya de Corvera y Suyapa Canales Villatoro) en días anteriores a que se produjeran los ataques. En algún medio apareció un fotografía en donde el mencionado militar está al lado del esposo de Morataya de Corvera mientras los tres departen en algún lugar no precisado.  Por su parte la madre de Canales Villatoro habría declarado que su hija le había confesado que su marido la había presentado al mismo militar.  ¿No será que este misterioso coronel es amigo del señor ministro de defensa? ¿O será parte del grupo del señor facilitador de la tregua entre pandillas? ¿Hasta cuándo dejarán de vernos las caras de tontos?
Como diría un típico creyente, “¡Estamos jodidos, primero Dios!”

NOTA: Si alguien que lea esta pequeña elaboración detecta alguna impresición en los datos o posee información actualizada, se le agradecería hacerlo saber a través de la sección de comentarios; recordando que Candelaria Morataya fue una compañera luchadora revolucionaria, militante durante el conflicto con las FPL; afiliada incansable con los intereses de los más pobres de nuestro amado país.  Sea esta pequeña nota un homenaje hacia ella como testimonio de que nunca la olvidaremos.

lunes, 26 de agosto de 2013

Nunca es Tarde para Hacer lo Bueno


Por Baneste



En una interesante información aparecida en The Huffington Post, firmada por Kate Abbey-Lambertz (fechada 23 de agosto de 2013), se menciona que el personal docente de una escuela del estado norteamericano de Michigan se encontró con un sorpresivo paquete, al regreso de sus vacaciones de verano, algo que les recordó de la influencia positiva que han ejercido sobre sus estudiantes.

La Academia del Sagrado Corazón, una escuela católica localizada en Bloomfield Hills, un suburbio de la ciudad de Detroit, recibió el paquete a través del correo de la mañana proveniente de un lugar a una distancia de 11,265 km., provocando la perplejidad del Director de Excelencia, Agostino Visocchi. Al abrirlo, encontró un pequeño libro titulado T.S. Eliot por Leonard Unger, el cual pensó en un inicio se trataba de una donación de un ejemplar raro, aunque también encontró una breve nota, que decía:

Me gradué de la Academia del Sagrado Corazón en 1980. Ahora vivo en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. Durante un reordenamiento radical de mis pertenencias, encontré lo que envío. ¡Por favor acepten mis más sinceras disculpas por la tardanza de 33 años en regresarlo!

Deseando lo mejor para ustedes y a su maravillosa institución educativa,

Cyntha González
Promoción de 1980
”.

 

En el reporte de The Huffington Post se cita al Sr. Visocchi declaramdo: “¿Una alumna enviándonos de regreso un libro sobre T.S. Eliot? Nos hizo sentir muy bien al saber que nuestros estudiantes todavía se toman el cuidado de hacer lo que es correcto. Somos una escuela basada en una misión, enorgulleciéndonos en la formación de líderes conscientes. Sabemos que la conciencia de esta mujer le molestaba al saber que retenía un libro que solamente costaba 65 centavos…”

En cuanto al futuro del antiguo ejemplar, será recatalogado y puesto de vuelta en alguno de los estantes de la biblioteca de la institución, con la expectativa de que logre cautivar la atención de una generación nueva de estudiantes, esto pese a que el sistema bibliotecario ha sido actualizado después que Gonzáles estuvo allí.

En la misma noticia se menciona que aunque tres décadas pareciera ser un periodo de tiempo extraordinariamente largo para retener un libro, no se aproxima al más prolongado que se conoce. El mes pasado una biblioteca del estado de Ohaio recibió “El Libro Real Sobre las Culebras”, 41 años después de la fecha señalada para su retorno en 1972, acompañado con un cheque por $299.30, para cubrir los cargos de 2 centavos por día de retraso. La persona anónima que hizo el envío escribió, “Siento el haber retenido este libro por tanto tiempo, pero en verdad soy un lector muy despacioso”.
 

NOTA: Esta es una traducción estilizada de una información debidamente citada.

Enlace a la información original en inglés:

http://www.huffingtonpost.com/2013/08/23/library-book-michigan_n_3806717.html




domingo, 25 de agosto de 2013

Espionaje y Libertad

Por Baneste

Cierto clamor, alentado en gran medida por los adversarios de Estados Unidos, ha estado latente desde que el especialista en computación Edward Joseph Snowden revelara en mayo de 2013 al periódico inglés The Guardian, la existencia de un sistema global de espionaje en la internet, dirigido por el gobierno estadounidense con apoyo del gobierno británico. Este sistema de espionaje incluye la intercepción de llamadas telefónicas en Estados Unidos y Europa, y entre ambos. Asimismo contiene programas de captación del correo electrónico, sesiones de videoconferencias, actividad en redes sociales y mensajería instantánea. En otras palabras, toda persona que utiliza estos medios o plataformas tecnológicas, está siendo monitoreada, entiéndase, Facebook, Google, Outlook, G-mail, AT&T, Spring, etc. El joven Snowden fue capaz de revelar esta información porque fue empleado de la Agencia Central de Inteligencia y de la Agencia Nacional de Seguridad (CIA y NSA por sus siglas en inglés, respectivamente).

Para mucha gente alrededor del mundo esto fue sorpresivo y alarmante; pero para muchas otras personas solamente consistió en la confirmación de una firme sospecha sostenida por varios años. Las quejas en contra de este sistema global de espionaje se fundamentan en que constituye una violación al derecho constitucional de privacidad del individuo. Las compañías proveedoras de las plataformas o servicios antes mencionados, han declarado que se han visto obligadas a violar el derecho a la privacidad de sus usuarios porque han sido requeridos por mandato de ley a proporcionar la información al gobierno, a través de la NSA. No obstante, en esta prolongada controversia, se ha producido un hecho insólito, que muchos consideran valeroso y digno: La compañía Lavabit LLC, proveedora de servicios de correo electrónico, canceló sus operaciones abruptamente el 8 de agosto recién pasado, para no verse forzada a tener que transferir los datos de sus clientes. El presidente de dicha compañía, Ladar Levison, ha expresado que tiene proyectado desarrollar una batalla judicial en las cortes estadounidenses con el fin de sentar un precedente, y que los proveedores de estos servicios o plataformas no sean obligados a proporcionar la información privada de sus usuarios a ninguna agencia gubernamental.

El drama desatado por la audaz acción de Edward Snowden ha transcendido a nivel mundial, involucrando gobiernos y movimientos en pro del derecho ciudadano a la privacidad. Luego de haber solicitado asilo político en varios países, incluyendo Ecuador, Bolivia y Venezuela, ha sido acogido en Rusia, país en el cual se había refugiado desde un principio, para evadir una persecusión sin cuartel de las autoridades norteamericanas que dio lugar a incidentes bochornosos, como lo fue la detención del avión en que se conducía el presidente boliviano, Evo Morales, bajo el pretexto de que Snowden iba allí; hecho que generó un repudio hacia los gobiernos europeos que promovieron tan absurda acción.

Aunque lo revelado por Snowden no era totalmente desconocido, ya que los usuarios y usuarias de computadoras más atentos habían podido percibir cierto nivel de monitoreo desde hace cinco años, no hay duda de que constituye un fuerte llamado de atención, en el sentido de que las agencias de espionaje del gobierno pueden ahora acceder a cualquier dispositivo electrónico que esté interconectado, llámese computadora, laptop, tablet, play station, iphone, etc.; y no solamente eso, también pueden activar remotamente la cámara y micrófono de tu computadora portátil o de tu teléfono celular, si así lo desean.

Todo esto lo que nos indica es lo siguiente: Las cosas importantes, las que realmente cuentan en nuestras vidas, las debemos hacer en el mundo real, no en el mundo virtual. Porque si por algo somos afortunados los seres humanos, es porque poseemos el libre albedrío, e individualmente somos los propiciadores de nuestro propio nivel de independencia y libertad. En el espacio energético de la aureola que rodea nuestro cuerpo solamente permitimos ingresar a aquellas personas, animales y objetos que nosotros queremos. Eso nadie lo puede violar.

martes, 20 de agosto de 2013

El Coronel Castillo (“El compa Pepe”):

Trabajo de convencimiento para que haga declaraciones en la Radio Venceremos.
Por Fidel A. Romero “Fidel Zarco”.

Después de haber asistido a un acto en donde se había concentrado buena parte de fuerza y mandos de la Brigada Rafael Arce Zablah, BRAZ, en el caserío El Limón, cantón Agua Blanca, fui notificado que había sido prestado para que realizara una misión política especial, durante la cual dejaría mis ocupaciones rutinarias en la estructura de la BRAZ.  Esa notificación recibida no fue de mi agrado; no sabía qué tipo de tarea y ni por cuánto tiempo.

Federico[1] me explicó durante la noche que todo dependía de mpi, si obtenía resultados, rápido me reincorporaría a mi tarea en el colectivo y de comisario político en la fuerza. Así es esto Fideluco, los comanches son espontáneos, sin mayores explicaciones… Ya ellos intentaron hacer ese trabajo sin tener resultados esperados; se han revisado todas las estructuras y el seleccionado para esa tarea eres tú. Te reportarás con Mariana en la comandancia”, me decía el Viejo Federico.

Temprano por la mañana, me dirijo a la cocina de Guandique, a quien ya conocía desde un par de años en el sur, de los primeros brigadistas que se formaron. Habíamos estado juntos en el cerro de Conchagua, de donde él era originario. De mediana edad; pequeño de estatura; facciones  indígenas; muy amigable y diestro en los quehaceres de la cocina y arte culinario, que en aquellos ambientes, eran escasas esas habilidades.  Guandique era capaz de hacernos saborear sus platos con los mismos ingredientes comunes de todos los días. 

Entro a la casa de teja sin paredes que era el local de la cocina; saludo a Guandique diciéndole que iba por mi desayuno para salir a misión.  Sonríe amigablemente mostrando algunos dientes de oro en su placa postiza, y con una cómplice mirada, me señala una mesa en la cual estaba sola una compa que, al verla, de inmediato me cambia la expresión de inconformidad e incertidumbre que traía porque la conocía desde el 80… Pasan rápido por mi mente escenas de cuando conocí a Paco, su hermano, en la Guacamaya, en agosto de aquel año, cuando me invitó a almorzar a su casa para conocer a su familia y específicamente a su hermana…”Te va a gustar”, me había dicho, sonriéndose para sí mismo.

Sentada en la mesa, ella estaba saboreando algo cuando me acerco y la saludo:

- ¡Hola, Tita! Está rico lo que saboreas… Con un movimiento rápido, ella levanta la cabeza apartando su pelo de la frente con el movimiento, esbozando una agradable sonrisa y respondiéndome afirmativamente. “¿Quieres probarlo?” Levanta su mano con una porción de tamal ofreciéndomelo. Un poco turbado no sabía qué hacer, y lo único que se me ocurrió fue abrir la boca y mirarla a los ojos. Mi sorpresa aumentó cuando vi que mi boca recibía la cucharada de tamal, comentándome que tenía ese día libre.

- Cuánto te envidio; yo tengo que salir después de comer y no sé exactamente a qué lugar.

- ¡Zarco, aquí está tu desayuno! -me gritó Guandique con su sonrisa, como sorprendido al haber descubierto algo nuevo en ese encuentro, ya que por su expresión, parecía que no se le había escapado detalle.  Sin abundar en la conversación, ambos saboreamos el momento haciendo volar nuestros pensamientos en los días de la maniobra en la frontera en la columna desarmada que jefeaba su hermano Paco.  Nos despedimos con un nos veremos luego, y cada quien a lo suyo.

Mis pasos se dirigieron al taller de Prensa.  Mi mente aún era ocupada por la escena del reencuentro con la hermana de Paco y la cucharada de tamal que aun lo disfrutaba. A decir verdad disfrutaba más el gesto;  mis neurotransmisores se habían reactivado (metil dopa); mi mente tenía dos ideas fijadas en forma de pregunta: a) ¿Cuándo seria otro encuentro con ella? Y, b) ¿Cómo haría para lograr los propósitos de la comandancia de hacer declarar en forma voluntaria y por convencimiento al coronel Adolfo Castillo?, quien era prisionero desde el 19 de Junio de 1982, cuando su helicóptero fue derribado en su intento de moralizar la tropa cercada, o intentar evitar su aniquilamiento, habiendo sido encontrado en un lugar fronterizo con Honduras, entre Azacualpa y San Fernando, por una unidad guerrillera comandada por Ernesto “El Púas” que rastreaba el lugar.

Caminando hacia las riveras del rio Torola desde El Limón, a un lado del camino, en un sitio conocido como “El Trapiche”, se había instalado el taller de prensa y propaganda, que sería en forma provisional mi sede, y desde donde saldría con un guía de suma confianza a recorrer la ruta hacia un campamento compartimentado en donde estaba detenido, en calidad de prisionero de guerra, el coronel Castillo.  Llego al lugar ubicado en una pequeña arboleda de una vaguada bien disimulada geográficamente en las riveras del Rio Torola.  Me identifico con Floricio que era el jefe de la escuadra encargada de la seguridad de la improvisada cárcel, la cual más parecía una casita familiar con techo de teja, con paredes de bahareque, con una puerta y dos ventanas las cuales estaban enrejadas con alambre de púas. Al centro estaba una mesa con dos bancos rudimentarios en los cuales estaba un señor de aspecto muy amigable, sami calvo, blanco de piel, mediana edad y estatura , que al ver al nuevo visitante se levanta  rápidamente, dejando su juego de domino que hacía con 3 compas, saludándome con una mirada interrogadora.  Sólo tenía claridad de la meta que se debía alcanzar con él, pero no sabía cómo.

- Me han asignado para que le haga visitas y conversemos. le explico de entrada, diciéndole mi nombre.
 
- ¿Conversar sobre qué?, me pregunta de inmediato.

- Bien, el tema o los temas Ud. los escoge de acuerdo a su interés. Por ejemplo: noticias sobre su familia, negociaciones para ser soltado, salud y alimentación, etc.

- ¿Qué pasa con Mena (Manolo) y los de la comandancia que ya no vienen?

- En realidad ellos están bien ocupados y por eso me han asignado que le haga visitas.  ¡Veo que se entretiene con los compas!, le comento al ver la mesa con las piezas de dominó, algunas barajas y varios cuadernos en donde se ven algunas frases escritas en forma repetidas, en hojas completas como de quien desea aprender sus primeras frases. Con mi comentario había logrado desviar su atención hacia su ingenio y  necesidades prioritarias en su calidad de prisionero.
 
- Les estoy enseñando a leer a todos, además de enseñarle a jugar y algunos trucos de los naipes. Hago hasta lo imposible por mantenerme ocupado y….  “¡No pensar en fugarse de nuevo!, le completé la frase. Se ríe y me da unas palmaditas en el brazo, diciéndome: 

- Platiquemos de temas libres, tú empiezas.

Si estaremos en contacto lo mejor es que hablemos de nosotros”, le respondo, procediendo a decirle en forma resumida lo que consideraba permitido para que tuviera una idea con quien estaba intercambiando:

- Universitario, casi profesional, convencido de la justeza de la lucha; dejé a mi esposa con dos pequeños (el menor de un mes de nacido); pertenezco a la estructura política de conducción de la BRAZ, de donde me han prestado para visitarle, etc.

- Gracias, Fidel, por tener la deferencia de decirme todo eso. Y en cuanto a mi: Diplomado del Estado Mayor de la FAES. He ocupado numerosos cargos dentro de la institución armada y el último de viceministro de la defensa; numerosos cursos en el exterior, en Chile. Siempre he sido el más joven de mi promoción y escalado el grado en forma continua y primero que los de mi tanda; tengo muchos amigos dentro de la institución y fuera de ella, etc.

- Tomémonos un tazón de café porque este encuentro tenemos que celebrarlo, me dice dirigiéndole la Mirada a Floricio quien le responde: “Sí; todavía está a la mitad el cumbo de café”. Terminémoslo pues y hagamos más, le dice a un compa quien de inmediato nos trae la improvisada cafetera; le prestan una tazón de caramañola al coronel, y por mi parte saco la mía para recibir la dosis de cafeína del momento, y se reparten ellos en sus tazas de caramañola.  Continúa la charla en medio de preguntas y respuestas, como entre nuevos amigos intentando conocer lo mejor posible el uno del otro.  Por supuesto que ambos conocíamos los límites de información a dar.  Después de 3 horas de charla y risas ininterrumpidas, le digo::

- Coronel, ya se hizo noche y creo que por hoy es suficiente…

- No me llames coronel. Llámame por mi nombre, si es que vamos a estar hablando -me responde- o búscame un pseudónimo.

- Con todo respeto y por la diferencia de edades me gustaría llamarle sr. Catillo entonces…

- ¡Si te sientes cómodo está bien!

Por el camino de regreso a mi nueva sede en el taller del trapiche, hacia evaluación de la primera entrevista que para mí era nueva experiencia, muy diferente a mi trabajo real en el campo de la salud y como comisario político de la estructura militar la BRAZ.  Aquí todo era diferente, había que tener mucha agilidad para conversar de cualesquier tópico y de tal forma que ambos quedáramos satisfechos o convencidos Este trabajo era visto por mí como  una oportunidad de conocer un poco más de cerca a un militar de alto rango que era nuestro prisionero Antes en mi vida de estudiante , ya había tenido alguna relación con un coronel que era el jefe del cuerpo de bomberos de El Salvador, quien se había mostrado con mucha seriedad y parco en sus conversaciones familiares en casa del profesor Ceferino Lobo.  Pero ahora la situación era diferente, el sr. Castillo era jovial y sumamente amigable, lo cual interpretaba como una estrategia para sacar la mayor información posible sobre el estado real nuestro, como fuerza enemiga que nos consideraba… Todo eso ocupaba mi mente, nada de irrespeto me había mostrado o insinuado durante ese tiempo.  Tenía la información preliminar y sabía que había tenido un intento de fuga, que se había burlado cuando le dijeron que teníamos 2 morteros 120 mm, diciendo: “Los van a remolcar en la cola de un caballo”. También había intentado dar instrucciones en una guinda cuando estaban cercados en la Guacamaya, ante la vacilación de alguna estructura, gritando por ejemplo: “Por aquí deben seguir los de La Venceremos”, etc.  Sentía que tenía bastante información que contrastar y analizar; había que informarle a la jefa de inteligencia, Mariana.

- Ha obtenido bastante información -me decía Mariana al darle el reporte oral de mi primera visita,  mirándome un poco sonriente y su cabeza de medio lado, sacando un cigarrillo, y tirando una larga bocanada de humo, al chuparlo después de encenderlo con su chispero[2], inspirando su humo con el disfrute de la dosis de nicotina necesitada.

- Como que le ha hecho efecto que lo hayamos tenido ignorado sin visitarle...

- Bien, la verdad es que con nosotros no daba muestras de avanzar hasta el punto que nos conviene -comenta un poco seria, como pensando en voz alta para sí misma.

- ¿Y cuáles son las quejas de Castillo?

En realidad no se queja, sólo dice que uds. han dejado de visitarle y que de vez en cuando le decomisan el radio musiquero que es su contacto para tener noticias del exterior - le respondo. Se ríe y dice:

- Es inteligente el señor. Tenga cuidado en todo y llévelo al punto de que quiera voluntariamente hacer declaraciones por la RV con mensajes para ablandar a los oficiales y soldados. ud. continúe y solicite lo que necesite.

- Me gustaría hablar con los capitanes Juancito y Manolo para conocer más del coronel y qué posibilidades hay de que mantenga el radio ininterrumpidamente…

- ¿Estas son reivindicaciones suyas o exigencias de Castillo?

- Estoy tratando de conformar mi plan y debo ser en lo posible lo más franco, y trato de ponerme en sus zapatos; zapatos de un prisionero de guerra con la jerarquía del viceministro. Mariana vuelve los ojos hacia otro lado, tira otra bocanada de humo para terminar el cigarrillo, sacando otro de inmediato, y queda en silencio…

- Avísenos cuando esté listo para declarar por la RV con mensajes que ablanden a la FAES; si necesita apoyo sólo dígales que para un trabajo especial y que está autorizado por nosotros.

-Está bien Mariana; veremos cómo hacemos avanzar esto porque me hace falta el trabajo con la estructura de la BRAZ.

Continuaron las visitas al sr. Castillo, quien cada vez era más fraterno e identificado con la justeza de la lucha, hasta que un día de tantos, después que le había pedido un favor por encargo de Manolo[3], ex­- capitán del ejército sublevado en el cuartel de Santa Ana e integrado desde entonces en nuestras filas.

- Le traigo una nueva sr. castillo -le digo saludándole al llegar al campamento. Los compas habían tomado el hábito de salirse cuando empezaba a hablar de algo formal con el coronel, quedando a poca distancia solamente Floricio, por si algo se necesitara.
 
- Veamos -me dice.
 
- Bien , estuve conversando con Manolo y me informó dos cosas:  a) Que usted fue su profesor de artillería cuando estudiaba en la escuela militar.
 
- Sí, claro. Yo impartía algunas materias en la escuela por algún tiempo, y ¿cuál es la otra?
- b)  Dice que de eso hace bastante y que algunas cosas no se acuerda muy bien. Esas cosas las está necesitando o luego las necesitará…

- ¿Por ejemplo qué? -me interrumpe de inmediato.
 
- Bien, Manolo necesita de usted que le ayude a clarificarse como calibrar las distancias para los disparos del mortero 120.  El sr. Castillo abre sus ojos y se pone en actitud reflexiva y seria.

- Esto es si usted quiere ayudarle o ayudarnos -le comento como para sacarlo de su mutismo.

- Fidel, esto es un tema bien delicado que debemos discutir bien, y qué bueno que los compas los tienen bien educados, que sin que les pidas se retiran y.. -vuelve a ver a Floricio, quien entendiendo el mensaje, se retira a una distancia para evitar escuchar nuestra conversación.

- Como tú dijiste temas libres, he pensado bastante sobre lo que te voy a decir, he pensado en la actitud tomada por mis compañeros de armas y del gobierno, he visto como ustedes actúan, la comunicación facilitada para con mi familia a través de la Cruz Roja Internacional,  yo soy una persona útil en este conflicto, Manolo necesita de mi ayuda como técnico.  Pués bien, pido seriamente mi integración con ustedes y búscame desde ya un pseudónimo.

-  Si es de su gusto, en adelante le llamaremos “compañero Pepe”, pero la decisión de aceptar su integración depende de mis jefes, lo cual tendré que informar.  Sólo quiero saber si usted está en disposición de responderle a Manolo este correo relacionado con esos morteros y que yo no entiendo.

- Mirá Fidel, con gusto le hago el trabajo a Mena; pero, hacer disparos con esa pieza es bien delicado.  Sólo piensa si se falla. Supongo que serán usados en la ciudad contra cuarteles; aunque sea grande el objetivo, siempre hay fallas y esas fallas serían un gran desprestigio para el movimiento y es mejor que yo acompañe a Mena y haga las correcciones antes de usarlo en objetivos reales. Déjame revisar la petición de Mena; le hare la respuesta y piénselo bien sobre lo  que hemos hablado hoy.

- Dice Mena que le será de mucha utilidad su asesoría enviada como respuesta a su correo, mi responsable dice que tienen planes bien definidos para que usted haga el aporte al proceso donde más es necesitado. Usted es más necesitado en el trabajo político que disparando papayazos de mortero en donde algún balazo pueda conseguir y parar ese aporte.  Usted podría hacer declaraciones por la RV, haciendo llamados reflexivos a la FAES y población en general, piénselo y avíseme cuando esté listo que los micrófonos de la radio Venceremos están esperando para entrevistarlo y que dé sus mensajes[4].

El coronel Castillo fue puesto en libertad en la ciudad de Carolina a mediados de mayo de 1984.  Fue nuestro prisionero por 23 meses.  Sus declaraciones por la RV fueron motivo de controversias hacia el interior de la institución castrense. Su liberación fue por canje de prisioneros[5].  Esto fue posible por la intervención de instituciones como la Cruz Roja Internacional y personalidades de iglesias.

*****
Nota: se ha solicitado al director del Museo de la Palabra y la Imagen, alguna trascripción de las declaraciones del coronel Francisco Adolfo Castillo.  Sus declaraciones por la RV fueron producto de este trabajo de conversar en forma franca de temas libres.

SIGLAS O ABREVIACIONES UTILIZADAS EN ESTE RELATO

ERP: Ejército Revolucionario del Pueblo.
BRAZ: Brigada Rafael Arce Zablah.
FAES: Fuerza Armada de El Salvador.
RV: Radio Venceremos.




[1] Dr. Elías Julián, miembro del colectivo de conducción política de la BRAZ junto con Chamba,  Yaneth Samour “Filomena” y quien escribe esta narración.

[2] Encendedor ocupado bastante en la montaña, principalmente por los que tenían el hábito de fumar bastante.

[3] Francisco Emilio Mena Sandoval, parte del grupo de oficiales que conspiraron para dar el golpe militar al presidente de El Salvador, General Romero, en Octubre de 1979.

[4]El coronel Adolfo Castillo, que fue viceministro de Defensa de El Salvador con el general Guillermo García, fue liberado ayer por la guerrilla en el marco de un canje de prisioneros entre el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) y el Ejército. El miércoles habían sido puestos en libertad y trasladados a México siete guerrilleros. El acuerdo, en el que ha mediado la Iglesia y la Cruz Roja, es el primero que se logra entre los dos contendientes y ha despertado moderadas esperanzas entre quienes defienden una solución política.
El coronel Castillo fue liberado en la ciudad de Carolina, al norte del departamento de San Miguel y a primeras horas de la tarde de ayer cogió un avión rumbo a Bonn. Castillo fue capturado en Morazán, a comienzos de junio de 1982, cuando el entonces subsecretario de Defensa inspeccionaba una ofensiva contra guerrillera desde un helicóptero que fue derribado. Durante los dos años que ha permanecido en poder de la guerrilla, el ahora liberado, realizó varias declaraciones a través de Radio Venceremos apoyando una solución negociada de la guerra, lo que había llevado a la derecha salvadoreña a acusarle de comunista.
La liberación de los guerrilleros se produjo en la madrugada del miércoles, en las prisiones de Ilopango y Mariona. En medio de fuertes medidas de seguridad fueron traslados al aeropuerto militar, donde les esperaba un avión de la Fuerza Aérea que los condujo a México. Los siete han pedido asilo político a las autoridades mexicanas.( http://elpais.com/diario/1984/05/12/internacional/453160810_850215.html).

[5] Se decidió inicialmente que el ERP entregaría al coronel Adolfo Castillo, a cambio del grupo guerrillero en el que entrase la Comandante Galia. El partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) del ultraderechista Roberto D'Aubuisson, por su parte, ha presionado para que se consiga la inmediata liberación del capitán Medina Garay, capturado en septiembre en San Juan del Nuevo Edén, a quien la guerrilla acusa de estar, implicado en varias matanzas. .( http://elpais.com/diario/1984/05/12/internacional/453160810_850215.html)

domingo, 18 de agosto de 2013

POEMAS DE RENÉ “CHOCO”



        I

Hoy te vi
y Morazán entró en mis ojos
diferente
renovado

Vos eras Eva
y yo mirándote.
Se confrontó la vida
en tu mirada,
y sin palabras fue
que apareció en mi cara
aquel deseo antiguo
que te sintió llamada.

El tacto y el silencio se impusieron
y se enredó en tu pelo
revolucionario
todo mi deseo.

Bajé por tu cuello inédito
me acurruqué a un ladito
del pimpollo de tus senos,

Por un instante
vi la quebrada donde te bañabas
arriba…
abajo..

Hice a un lado a Neruda
que lo tenía en la mano
y como golondrina alegre
que se lanza al verano
me sumergí en tu fuente
hasta quedar tendido
en el amargo musgo
y en tu piel silvestre
tal vez me consumió el silencio
tal vez debajo del agua
quizás me fui nadando yo
como culebra de plata
por entre la quebrada.

BRAINSTORMING

( Brainstorming (no existe un equivalente real en español) es un recurso para los escritores).
Por Baneste.



Desvincularse no significa renunciar.

Alejarse no necesariamente implica olvido.

El amor verdadero es perdurable y no es egoísta.

El odio no tiene cabida entre amantes. El amor se manifiesta en ambos en una permanente alegría.

Recuerdo aquellos cerros cuyas veredas olían a roble y pino, sus cúspides atrincheradas y fortalecidas con zanjas antiaéreas.

Ella me trajo una taza de café, lo cual se convirtió en un suceso memorable para mí.

El grupo de Jonás es dado a justificar el asesinato. Desconozco quien les invistió con la autoridad para juzgar las conductas de otras personas, y considerarse a ellos mismos libres de manchas, como si el asesinato no fuera la falta más grave en que se pueda incurrir. Hay gente de ese grupo que nunca estuvo en combate, pero eran más exigentes que el mejor guerrillero, aunque las raras veces que se encontraron en peligro no podían ni siquiera disimular el pavor ante la posible muerte.

Yo mismo al terminar la guerra comencé un pequeño negocio. Abrí una Cafetería en el pueblo donde nací. Era un establecimiento donde lo que más se vendía no era café, sino cerveza, la cual dicho sea de paso dejaba la mayor ganancia. Pero allí también se servían tamales, sándwiches, repostería, chocolate y refrescos. En un aposento aparte de la misma casa había instalado una fotocopiadora para atender la demanda de reproducción de copias del estudiantado y público en general que ya no debían viajar hasta San Miguel o Chinameca para hacer una simple fotocopia.

Lita era una mujer muy bonita. Además era hermana de Miguel, un gran amigo mío (hijo de Jacinto), y también hermana de Chico, uno que estuvo en la FAES y que había quedado lisiado. El poseía un expendio de aguardiente. Ella no recuerdo a qué se dedicaba en ese tiempo, pero comenzó a frecuentar mi negocio y me daba muchos ánimos a continuar adelante. Ella siempre me gustó desde que yo era un cipote, pero nunca se lo dije. Tenía una voz que me encantaba mucho. Le decían "la Polla Ronca".

Joel era un tipo muy tranquilo, apurado como todos por el afán de sostener a su familia, y en la medida de lo posible, mejorar su situación económica.

Carlos era todavía más tranquilo que Joel, aunque más cerrado en cuanto a sus opiniones.
 

Zulma era cariñosa, pero bastante manipuladora quizá debido a la forma en que había sido criada.

Fragmento de mi Retrato de “La Carolina”

(Siempre me han fascinado las mujeres valientes, muero por ellas).

Por Yasser

La compañerita en la foto no es "la Carolina".


La mujer venía por la calle asfaltada con su andar dinámico y su pelo largo tirado en el pecho.  La lluvia pertinaz le corría por todo el cuerpo y se le mezclaba en el rostro con el sudor de la caminata.  Cuando iba abandonar la calle para entrar por el caminito que llegaba a su vivienda, descubrió unos camiones militares varados en plena carretera y un grueso número de efectivos encapotados que enfrentaban la tormenta aglomerados como zopilotes en el patio frontal de la tienda comunal.  Algunos niños comenzaban a agruparse bajo un árbol de amate, y a una señal de la mujer, comenzaron a moverse tras de ella.

Se paró frente a la tropa; se pasó una mano por la frente para apartarse el agua con sudor, y dijo con tono firme:

– ¿Quién es el jefe de ustedes? ¡Quiero hablar con el jefe!

Un capitán que estaba sentado en la pila de la tienda comprimió el rostro y apretó la empuñadura del fusil.  Muchos soldados que apuntaban sus fusiles al frente lo miraron de reojo.

– Ahora no venimos a hablar con usted, señora, –dijo el capitán, y dándole a su voz un tono drástico, añadió: “¡Ahora venimos a matar!”

– Oyen, niños –gritó la mujer, dirigiéndose a sus pequeños seguidores.  “¡Vayan a llamar a sus padres y díganles que estos hombres vienen con ganas de matar! Algunos pequeñuelos salieron corriendo y gritando por todo el asentamiento de refugiados.

– Bueno, señores –prosiguió la mujer–, yo sólo quería decirles  que se vayan de aquí inmediatamente. Nosotros somos una comunidad repatriada, somos civiles, no somos objetivo militar.

Algunos soldados se tapaban los oídos con las manos para no escuchar; otros sonreían como estúpidos, y otros más se mostraban impacientes y molestos. El capitán tenía una sonrisa indescifrable. Había gente movilizándose desde las viviendas de lámina y plástico hacia la calle, en dirección de la tropa. Toda era gente muy adulta o muy tierna: ancianos y niños. La juventud la representaban allí simpáticas muchachas embarazadas. Nadie llevaba palos ni piedras; iban con las manos vacías.



(Pequeño fragmento de un relato escrito en 1989, cuando todavía me llamaban Yasser)

viernes, 16 de agosto de 2013

Putrefacción Social

Por Baneste


Cuando alguien se aproxima a un lugar putrefacto, hará todo lo posible por evadirlo con muchísimo cuidado, haciendo un esfuerzo máximo para no contaminarse; aunque no podrá escapar al menos de absorber el disgustante hedor. Y es que lo putrefacto no solamente es pudrición; también es descomposición y corrupción repulsiva y desagradable. Lamentablemente ese es el estado de la sociedad salvadoreña, especialmente en su parte dirigencial; pero la pudrición se ha extendiendo de manera alarmante hacia todos los sectores sociales. Las personas de la sociedad que todavía no han sido absorbidas por esta epidemia de descomposición generalizada no ven perspectivas regeneradoras en el horizonte inmediato o mediato de nuestro país, debido a que a la cabeza de las instituciones públicas y civiles más influyentes del estado, se han posicionado los elementos más corruptos de los grupos dominantes.

Hojear un periódico de El Salvador (o discurrir por sus páginas con un "navegador" virtual en la internet), es algo semejante a entrar a una sala de tortura psicológica. Es muy raro encontrarse con un titular que comunique una noticia agradable. Las secciones informativas y de opinión constituyen un relato y un debatir acerca de una tragedia más grave que la misma guerra que terminó hace más de veinte años. La guerra que en otros países ha servido para hacer avanzar a la sociedad, parece haber estancado a la nuestra.

Diputados que se recetan jugosos salarios que son veinte veces más que el de un obrero trabajador; obispos con caras de maníacos sexuales que exacerban conflictos políticos; extranjeros que en sus países de origen pasarían desapercibidos llegan al paísito a decirle al gobierno cómo pactar con el crimen organizado; pastores ex-convictos que desfalcan al creyente ingenuo al mismo tiempo que abusan sexualmente de sus hijas; dirigentes y jugadores del fútbol que arreglan los resultados de los partidos con la mafia de las apuestas a cambio de más dólares, sin importarles el aficionado; parlamentarios que golpean a sus esposas y no son castigados; ex-presidentes que negociaron de manera ilícita los recursos del estado y no son procesados; la hija de la alcaldesa que se secuestra a sí misma para exigirle un cuantioso rescate a su propia madre; asesinos de sacerdotes y civiles ocupando cargos en el gobierno; presos que se escapan inexplicablemente de las cárceles, enfrente de sus custodios, arrebatándoles las armas; etc., etc., etc. Es un panorama terriblemente desalentador y traumático para cualquier sociedad.

A la base de esta detestable putrefacción social nos encontramos con una conflagración política sin precedentes en la historia nacional, una confrontación sin cuartel entre dos clases antipopulares: una clase rica sanguinaria, tradicional y obsoleta que se niega a ceder el poder; y otra clase rica emergente, corrupta, pero más adiestrada políticamente, y que está decidida a hacerse del poder total. Los sectores populares con alguna influencia política (es decir, los trabajadores, profesionales, artistas, etc.), simplemente constituyen piezas manejables en dicha conflagración.

Deberán pasar dos o tres generaciones para que el país se sanée por el efecto mismo de los procesos ineludibles.


martes, 13 de agosto de 2013

Rutina de Actividades de la Escuela Militar Revolucionaria

Relato enmarcado en la serie "Las Memorias del Chero Juan",

PorYasser

Foto de Ezequiel, originalmente publicada en Facebook,
proporcionada por el compañero "Fidel". Si alguien
considera esta foto propiedad personal, dejármelo saber
para removerla.
Entre los pocos papeles viejos que todavía afortunadamente conservo, porque los atesoré desde un principio, razón por la cual no me he desprendido de ellos (a pesar de la gran inestabilidad con que me he enfrentado en la vida), encontré un pequeño cuaderno, en el cual aparece anotada la rutina de actividades de la Escuela Militar Revolucionaria del Frente Oriental “Francisco Sánchez”.  Debo decir con franqueza que no son apuntes que yo haya hecho; pero me fueron entregados por el compañero Ezequiel, un excelente camarada procedente de San Miguel, que cayó en los alrededores de la población de Perquín, durante el último operativo de la Fuerza Armada en 1992, poco antes de firmarse los Acuerdos de Paz. Recuerdo que me dijo que los había encontrado en un “embutido”, así le llamábamos durante la guerra a un depósito especial subterráneo donde se almacenaba todo tipo de materiales y víveres, y los cuales estaban convenientemente localizados en toda el área de movilización de nuestras estructuras. Estos apuntes los publico aquí en caso puedan ser de utilidad para alguien en el futuro, o en la actualidad, ya sea con propósitos re-creativos o educativos, sin fines comerciales, hacia nuestro pueblo.

El director (máximo responsable de la Escuela Militar a inicios de la guerra)  era el ex-capitán de la Fuerza Armada y comandante guerrillero Mauricio Mena Sandoval, conocido entre nosotros como “Manolo”; mientras que al final del conflicto este cargo fue ocupado por el también ex-capitán de la FAES Marcelo Cruz Cruz, a quien todos llamábamos, cariñosamente, “Juancito”, al aparecer él, en ese tiempo, como un salvadoreño auténtico, portador de los valores de sencillez, honestidad, honradez y humildad, combinados con una indiscutible capacidad de liderazgo.  De hecho, cuando Ezequiel murió,” Juancito” era el jefe de la la Escuela Militar Revolucionaria.

Horario de Actividades de la Escuela Militar Revolucionaria

4:45 AM               Levantarse.

5:00 a 6:30 AM    Formación, canto del himno nacional y del himno de La Internacional, y matutino.
(Matutino le llamábamos al periodo de ejercitación física y práctica de distintas formaciones militares que configuran la disciplina y mística del combatiente).

6:30 a 8:00            Baño y desayuno.

8:00 a 12:00          Instrucción Política.

12: 00 a 2:00 PM  Almuerzo y reposo.

2:00 a 5:00 PM      Elaboración de clases, exposición, dinámica de grupo. (Esto se refiere a los instructores, ya que el alumnado solamente recibía clases en ese lapso de tiempo).

5:00 a 7:00 PM       Cena y escucha de Radio Venceremos.

7:00 a 9:00 PM       Organización de la segurtdad perimetral; estudio.

Entre los instructores más simbólicos de la Escuela Militar Revolucionaria, se destacaron, “Evelyn” (esposa de “Mauricio”, técnico de la radio), jefa del colectivo de educación; “Leonardo”, instructor militar, jefe de pelotón de la BRAZ, originario de Río Seco; y “Pedrito”, el español, a quien recuerdo particularmente por su gran agudeza mental y su rara costumbre de combinar el chocolate con los frijoles, agregándoles una gran cantidad de ajo crudo.

DATOS RELACIONADO A ESTA NOTA


Ezequiel: Este compañero participó en la Ofensiva "Al Tope y Punto", en noviembre de 1989, habiendo estado destacado en la ciudad de San Miguel, después de la cual fue trasladado al norte del departamento de Morazán, en donde fue jntegrado como instructor a la Escuela Militar. Según información obtenida en Facebook, él había estado en Nicaragua, y tenía un hijo. El compañero "Fidel" lo recuerda en un breve comentario publicado en dicha red social:


"Lo recuerdo en la estructura de Juancito en la escuela y cayó en un hostigamiento a soldados estacionados en la planta o el cururo, fogueando milicianos. Lo guardo mas por sus palabras en la ofensiva del tope, cuando visitaba a los heridos en una casa combertida en hospital de campaña: " compa, la cosa está que arde, no se arriesquen por nosotros, a todos los heridos que podamos disparar ...dennos armas y les cubriremos la retirada" ...Fueron palabras dichas con gran conviccion que representan la moral y entrega de ese contingente que participó en la mas larga batalla de la guerra: El tope en San Miguel en nov del 89".
(15 de noviembre de 2010).

MATUTINO: Este era el periodo de ejercitación que se prolongaba desde las 5:00 hasta las 6:30 de la mañana. Estaba dividido en tres partes: media hora de trote, media hora de gimnasia americana sin armas, y treinta minutos de práctica de distintas formaciones militares. Durante el trote se entonaban cánticos con el objetivo de elevar la moral de combate. Yo compuse un estribillo que se hizo popular en esos tiempos:

Para ser buen guerrillero
solamente necesitas
estar claro por qué luchas
y trotar las mañanitas.