domingo, 28 de abril de 2013

EL VIRUS DE COMPUTADORAS LLAMADO "FBI"


Por Baneste



Recientemente llegó a mis manos una laptop que, aunque encendía, se apagaba intermitentemente y no permitía acceder al sistema Windows. Su propietario me había dicho que repentinamente había sido bloqueada por el FBI mientras trataba de acceder canales de televisión en línea del sitio conocido como JustinTV. Aunque no lo expresé, me resultaba difícil creer que el FBI hubiera tomado acción contra la computadora de mi amigo, puesto que no hacía mucho yo le había reemplazado el microchip de gráficos, y le había hecho una afinación completa, habiéndome podido dar cuenta durante los días que la tuve, que él solamente la usaba para escribir pequeños textos, acceder a la internet, leer información, comunicarse, y visualizar videos educativos o informativos. Además, tanto el sistema como los diferentes programas instalados, estaban propiamente configurados y registrados.

Utilizando los procedimientos más comunes en estos casos, logré hacer que la susodicha laptop encendiera, y auxiliándome del maravilloso Knoppix, pude utilizarla y acceder a los archivos más importantes que era requerido rescatar, en caso que algo más grave ocurriera y resultara imposible restaurar el sistema Windows, ya que su propietario no estaba en la disposición de cambiar de sistema. De lo contrario, un cambio de sistema hubiera sido suficiente para deshacerse de ese estúpido bloqueo.

Debo confesar francamente que desconocía la existencia del famoso virus FBI, por lo que igual que mi amigo, inicialmente me impresionó la pantalla que apareció inmediatamente después que había logrado la restauración de Windows. No obstante, dos cosas me llamaron poderosamente la atención: una, que exigía un pago de una multa que solamente se podía hacer de cierta manera y utilizando un método especifico; y dos, que decía que la causa del bloqueo era por haber descargado material ilícito, fueran estos programas o música, lo cual era falso. Eso me llevó a la conclusión de que se trataba de impostores y haciendo una pequeña investigación descubrí que mi sospecha era certera.

Este virus presenta una pantalla con una falsa alerta que parece muy real, ya que contiene el logo del FBI y utiliza un lenguaje intimidatorio y amenazante. Entre otras cosas dice que “el FBI ha bloqueado la computadora porque ha transferido o descargado materiales en violación a las leyes de derechos autor”, al mismo tiempo que establece que “está sabedor de la ubicación y de la dirección IP” del incumbente, de quien asegura poseer su fotografía. Seguidamente, el mensaje advierte que para desbloquear la computadora, el interesado debe cancelar una multa de doscientos dólares a través de MoneyPack, que es un sistema de tarjetas prepagadas, después de lo cual recibirá un código que permitirá el desbloqueo. Sin embargo, todas las personas que han reportado haber hecho el pago por desconocer que se trataba de un virus, han declarado que dicho código no funciona, o que no lo han recibido. Por el contrario, la infección se ha agravado, tornando la computadora totalmente inútil.

Desconozco si todavía hay personas que no saben que muchas veces los viruses y el llamado malware se adquieren cuando se hace click en esos mensajes que ofrecen una limpieza del sistema gratuita; pero es recomendable evitar hacer click en cualquier ventanilla que aparezca en la pantalla sin que se haya solicitado, porque muchas veces haciendo click en el símbolo de “cerrar” (la X) también activa la infección.

La mayoría de programas antivirus y antimalware ya están capacitados para deshacerse de esta infección que se ha extendido rápidamente por amplias regiones de los Estados Unidos. Pero para acceder a dichos programas es requerido comenzar el sistema en Safe Mode, lo que se logra pulsando la tecla F8 varias veces tan pronto como se enciende la máquina. Lo importante es tener en cuenta que el FBI no envía ese tipo de mensajes, por lo que no hay que caer en la trampa de enviar dinero a los criminales que han desarrollado este virus.

OTROS NOMBRES CON LOS QUE SE CONOCE EL VIRUS

FBI Scam.
Moneypak Scam.
FBI Moneypak.
FBI Hoax.
FBI Computer Scam.
FBI Computer Alert.
Fake FBI Alert.


jueves, 25 de abril de 2013

EL GUERRILLERO, EL REVOLUCIONARIO Y EL HÉROE

Segunda Parte: EL REVOLUCIONARIO
Por Baneste.




Nadie ha podido definir con exactitud al ser revolucionario, por la simple y sencilla razón de que no existe un modelo único de este tipo de personalidad. Esto se debe a que cada proceso revolucionario, con sus particularidades especificas y contextos socio-históricos, desarrolla sus propios individuos revolucionarios, semejantes en muchos aspectos y a la vez diferentes en muchos otros. Pero sí se han destacado a través del tiempo algunas de las cualidades genéricas que caracterizan al ser revolucionario, independientemente del proceso y del contexto histórico. Dichas cualidades son:

1. Una sensibilidad social innata que le permite ser consciente del sufrimiento de cualquier persona en cualquier lugar.

2. Un anhelo inextinguible por la consecución de cambios radicales para transformar la realidad con el propósito de lograr el establecimiento de un régimen de igualdad y de justicia.

3. Una disposición muy noble a considerar primero el interés colectivo en anteposición al interés individual.

4. Disponibilidad incondicional al desarrollo de cualquier tarea que esté claramente enmarcada en el avance del proceso revolucionario, aunque implique sacrificios, incluyendo el de arriesgar la vida.

5. Un sentimiento sempiterno de fraternidad y solidaridad con hermanos-hermanas de lucha en cualquier rincón del mundo.

6. Sometimiento voluntario a la disciplina de la organización revolucionaria, fundamentado en la conciencia de su importancia para la preservación de la seguridad de la misma y del proceso, sin que esto limite su capacidad de observación y señalamiento de errores y desviaciones.

7. Conducta regida por valores elevados entre los que se destacan la honradez, la honestidad, la sencillez y la humildad.

8. Aceptación y práctica de la crítica y autocrítica.

9. Respeto a las creencias y tradiciones del pueblo, independientemente de su propio desarrollo político-ideológico.

10. Confianza en la consecución de la victoria.

Contrario a lo que mucha gente cree, el ser revolucionario no lo determina la vestimenta ni la inclinación a determinados gustos relacionados al arte, la alimentación o tendencias religiosas. Si así lo fuera, la cúpula dirigencial del FMLN (se visten de rojo) no estaría preparándose para aprobar la ley de Asocios Público-privados, la cual es la más reciente modalidad de privatización que ha devisado el neoliberalismo, ni estarían aptos a firmar el tratado AdA (Acuerdo de Asociación con la Unión Europea), el cual es una variación de TLC, ya que la naturaleza de las transnacionales capitalistas es la misma, sean de donde sean: su propósito es apropiarse de recursos vitales en Centroamérica para comercializarlos.

He conocido personas que se consideran revolucionarias, pero les espanta caminar por las callejas de los barrios pobres donde la miseria tiene cara de crimen y suciedad. No obstante, esas mismas personas se declaran representantes de los intereses de los más desposeídos y concurren a cualquier evento político o cultural de carácter izquierdozo, y coleccionan souvenirs, y fuman habanos en los recitales poéticos. Es decir que hay maneras muy cómodas y convenientes de ser revolucionario-revolucionaria, si diéramos como válida dicha lógica.

Por otra parte, está claro que la organización revolucionaria asigna sabiamente las tareas a cada quien de la manera más acorde a sus capacidades y desarrollo, lo cual es determinante para el avance del proceso, siendo la disposición al sacrificio el elemento común subyacente del militante, esté donde esté. Y eso es lo que determinaría que no todo revolucionario es guerrillero, ni mucho menos héroe.

martes, 23 de abril de 2013

Formalismo

FORMALISMO
 

Por Yasser


Dejame decirte amor
que no sos mi amor
que todo se reduce a un desesperado intento
de construir el amor
contigo amor
en este amor
inexistente.

De bruces sobre vos yo soy la bandera
que enarbola tu vanidad victoriosa
y tendida bajo mí vos sos el único Arco del Triunfo
por el que yo atravieso
con mi victoria egoísta.


Morazán, 1990.

viernes, 19 de abril de 2013

EL GUERRILLERO, EL REVOLUCIONARIO Y EL HÉROE

Primera Parte: El Guerrillero

Por Baneste



El guerrillero-guerrillera es una persona que debido a circunstancias específicas y a procesos de concientización propios o inducidos, se convierte en un luchador armado para combatir en representación de los intereses del pueblo. Su integración inicial al Ejército Popular Revolucionario obedece a intereses particulares específicos y no necesariamente a una concepción política-ideológica bien fundamentada.

En una situación de guerra en la que hay dos fuerzas mayores enfrentadas, toda persona tiene la opción de incorporarse a cualquiera de ambas fuerzas, ya sea al Ejército Gubernamental Opresor, o al Ejército Popular Liberador. La mayoría de las personas, muchas de las cuales tendrían razones de sobra para sumarse a la guerrilla, optan por integrarse al Ejército Opresor, ya que éste aparece, al comienzo del conflicto, invencible, mejor apertrechado y paga salarios a cada uno de sus integrantes. El Ejército de los Pobres, en contraste, aparece débil, escasamente abastecido, y solamente ofrece sacrificio. Es decir que desde un inicio se establece una diferenciación cualitativa entre los integrantes de ambas fuerzas contendientes, independientemente de los intereses particulares específicos que impulsan al guerrillero. En toda situación de guerra, las personas también tienen la opción de escapar, al menos de manera temporal, mientras la confrontación se desarrolla y los combates se trasladan a nuevas zonas, donde la guerra las puede volver a alcanzar; excepto que se refugien en otro país, lo cual no implica que quedan totalmente desvinculadas de participar en el proceso.

Los campesinos se integran a la guerrilla para defender su tierra y su familia de la injustificada agresión del Ejército Opresor. El campesino se convierte en el guerrillero más noble, el que lucha hasta el final: su muerte o el fin de la guerra. Después están los obreros y estudiantes, que al incorporarse a la lucha, se transforman en guerrilleros convencidos.

Pero hay algunas personas del sector pequeño-burgués intelectual que se hacen guerrilleras-guerrilleros al considerar que el Ejército Popular Revolucionario tiene grandes posibilidades de triunfar, lo que les garantizaría, en un probable nuevo gobierno, posiciones ventajosas en el aparato gubernamental. Estas personas jamás forman parte de las estructuras de combate y su vida solamente está en riesgo en raras circunstancias imprevistas.

Existen también los guerrilleros de viñeta. Son aquellos que siendo miembros de una organización revolucionaria, se pasan la mayor parte del conflicto desempeñando tareítas en el extranjero, gozando de las comodidades y favores que se les ofrecen como representantes de las Fuerzas Heróicas del Pueblo Oprimido; pero cuando perciben que la guerra está por concluir, se apresuran a integrarse a una zona de control de la guerrilla, se ponen un uniforme y equipo de campaña, y se toman el mayor número de fotografías posibles, pensando en una promoción futura. Los verdaderos combatientes, por su parte, raras veces son fotografiados.

En la guerra hay procesos de ideologización y desideologización. Hay procesos formativos y deformativos, de recomposición y descomposición. El guerrillero es un ser en constante desarrollo técnico, político, humano, ideológico. En el aspecto más general el proceso es: simpatizante-miliciano-combatiente.

Todo lo anterior es lo que determina que no todo guerrillero es revolucionario, ni mucho menos héroe.

(Continuará Segunda Parte: El Revolucionario).

lunes, 15 de abril de 2013

LA PREPOTENCIA DEL AMPOLLERO

Escrito por Fidel "Zarco"

Como de costumbre, caminaba rápido para llegar lo antes posible a la casa en donde siempre había algo que hacer o ayudar en las tareas agrícolas,  al regresar del instituto de mi pueblo, Jiquilisco.  Estaba en cuarto año (equivalente al décimo año de hoy), sólo quedaba uno para terminar el bachillerato y luego buscar alguna oportunidad, y continuar en la UES; esa era mi meta.

Aquel día de finales del copioso invierno, venía más apresurado que de costumbre; el sudor casi empapaba mi uniforme, pantalón de dril, camisa blanca y corbata negra; corría un poco el sudor hasta llegar a mi mano que empuñaba mis cuadernos de apuntes, limpiándola con alguna frecuencia con un pañuelo para evitar estropear mis  preciadas notas de clase.  “¡Llegaste rápido muchacho!”, dijo mi padre, que tumbado con una piocha escarbaba para arreglar la entrada del callejón, que le permitiría entrar con carreta tirada por bueyes y sacar el maíz que estaba seco y listo para ser tapiscado.  Sólo son 4 kilómetros y he hecho 5 minutos menos”, le respondo. “Espéreme un tantito; sólo me quito el uniforme y regreso para ayudarle…” Corro a la casa que estaba a unos 100 metros de la calle y callejón que mi padre afanosamente trataba de hacer transitable para pasar sin riesgo de que volcara una carreta cargada con 8 matates o redes repletas de maíz.

Al regresar al lugar encuentro una escena que nunca me imaginé. Escucho voces alteradas en el sitio donde estaba mi anciano padre trabajando. Era “el ampollero”; así le decíamos al señor que vivía al otro lado de la calle y a orillas de una quebrada al fondo donde terminaba el callejón, porque tenia como medio de vida, visitar casa por casa preguntando si necesitaban alguna inyección ( ampolla que cobraba cincuenta centavos por el puyón), con su uniforme de macarthur color kaki, con sus dos enormes revólveres que colgaban de su cintura plateada, porque la tenía rodeada de cartuchos calibre 38.

Amenazante como una fiera enjaulada, el ampollero se paseaba enfrente de mi padre quien no salía de su asombro ante la conducta mostrada por el pistolero que, reflejamente, tocaba las cachas negras de sus revólveres que hacia pensar desenfundaría en cualesquier momento.  Al escuchar las voces provenientes de la entrada del callejón, acelero mi paso para ver qué pasaba... “¿Quién te dio permiso de emparejar estos hoyos?”, imprecaba el ampollero; su actitud no podía ser más amenazante e intimidatoria.  Todos sabíamos que la mayor parte del tiempo se la pasaba en la sede de la Guardia Nacional del pueblo desde hacia cinco años; que eran los que tenia desde que había llegado a vivir al lugar; que entraba y salía como uno más de ese puesto repudiado por todos los campesinos lugareños… “Roberto Chicas me dio permiso”, respondió con voz suave y calmada José Dolores Romero, mi padre, quien era respetado no sólo por ser el segundo poblador de mayor edad del lugar, sino que también por ser quien crecía las mejores milpas y sembrados con mayor rendimiento en las cosechas del área. Ese era mi padre: pequeño de estatura, piel blanca curtida por el sol del trópico, mirada suave de ojos casi verdes; nunca pesó mas de 110 libras.  Pues debés saber que este callejón no solo pertenece a Roberto”, casi escupiendo las palabras le recrimina el ampollero. “Debiste contar conmigo también y no te denunciaré por esta vez. Como sacas tu cosecha es tu problema”.  Estas últimas frases las dice ya caminando hacia su casa; ambos no se percataron que yo había escuchado y presenciado la escena. 

Mi padre, sin terminar el trabajo, recoge la piocha, el azadón y el corvo, y al levantar su cabeza se da cuenta que yo estoy ahí. “¡Muchacho! -me dice- ¡este señor quizás se levantó con el pié izquierdo!” “A palabras necias hay que poner oídos sordos, no hay que hacerle caso”, me dijo, observando con preocupación mi expresión de enojo.  Sin pronunciar palabra, recorrimos el trecho a la casa para guardar las herramientas y… ¡se me ocurre una idea en forma veloz!
Esto no puede quedar así, se necesita una respuesta. El ampollero se siente omnipotente porque tiene pistolas y el apoyo de la guardia… Todo eso pasaba por mi mente, diciéndole a mi padre:  Iré a dar una vuelta por la milpa antes que anochezca, por si hay quien quiera robar empezando la noche. Tiraré un par de tiros con el fusil”.  Solía salir a matar palomas alas blancas, o algún garrobo por petición de mi madre para mejorar el sabor del arroz o medicinal en el caso del garrobo. El anciano aprueba con un movimiento de cabeza sin ocultar en su rostro una expresión de preocupación.

Entro al cuarto donde siempre estaba el fusil; reviso si tiene completa la varilla con los 18 cartuchos calibre 22; chequeo la recamara y su seguro; cojo el machete de mi padre que siempre lo mantenía como a una navaja de afeitar.  Aunque no usábamos corvo, a él le gustaba que de vez en cuando ocupáramos el suyo con mi hermano mayor.  Esta vez, ya mi hermano no vivía con nosotros, estaba en San Salvador trabajando desde que se graduó de maestro… Con el fusil apuntando hacia el suelo colgado en mi hombro izquierdo y el machete en mi otra mano, me encaminaba hacia el guatal donde estaba el maizal doblado y seco, por la ronda que lindaba con el potrero de la hacienda de Ramón Mendoza. Caminaba sigilosamente evitando el ruido para sorprender a cualesquier intruso amigo de lo ajeno; levanto mi mano y compruebo que el machete podría cortar un pelo en el aire, al caer de un sólo tajo una rama de regular grosor de un árbol de tigüilote.

El terreno del ampollero estaba al fondo del guatal que nosotros cultivábamos, cerca de una quebrada. Había lindero común como de unos 150 metros con el maizal; una línea de árboles frondosos de jocote corona separaba a ambos terrenos; las ramas de abundante follaje cargadas de hermosos jocotes, cerca de sazonar, sobrepasaban casi unos tres metros al lado nuestro.  El ampollero había pedido de favor a mi padre que no le mochara las ramas para sacar mejor cosecha que vendería a regular precio en el mercado del pueblo.
 Mi mente de rebelde adolescente estaba ocupada por la escena e irracionalidad del pistolero humillando a mi progenitor. Levanto mi brazo armado con el corvo y de un solo tajo corto una rama gruesa de jocote y antes que caiga al suelo le doy dos machetazos más,  y ¡veo que es eso!, lo que necesito hacer para que el ampollero salga a tratar de parar mi acción de mochar el lindero del jocotal; aprovechar ese momento para decirle que mi padre tiene que ser respetado por lo que es, aunque no tenga pistola o influencias con la guardia.

Terminando los 150 metros del lindero estaba la casa. Tenía un patio regular cubierto por buena sombra de árboles de almendro; las ramas de jocote caían haciendo un ruido ininterrumpido por la rapidez con que las cortaba y partiéndolas en tres pedazos antes de caer para alfombrar el suelo… siempre levantando mi mirada en forma rápida hacia el tronco de la rama para asestar el golpe y hacia el final del lindero para ver si aparecía el propietario con sus pistolas.  Me sentía frustrado… no salió a detener mi obra de descombro. La casa estaba ya a unos 20 metros y, levantando la mirada, veo en el cielo un punto que se movía y aproximaba en dirección mía y la casa… solamente hubo tiempo de soltar el corvo quedando guindado de mi mano por el engazadero del mango; levanto el fusil apuntando al blanco que se movía en el aire, hago un disparo y cae un gavilán muerto en el patio junto a la puerta de la casa del amigo de la guardia.  En ese momento sale el ampollero sin su camisa, sin sus pistolas y sin su acostumbrado cincho con cartuchos de reserva; se agacha y toma el gavilán de un ala dirigiéndose hacia mi, diciendo:  “¡Qué bueno que usted nos ha librado de este gavilán pollero, viera cuántas manadas de pollo me deja a medias! ¡Gracias por haberlo matado, me ha quitado un problema!”  Lo observo sin decir palabras; me quedo pensativo; medio frustrado, pero satisfecho.
De regreso a casa antes de dejar el guatal, tipo 7 PM, hago el segundo disparo para cumplir con lo dicho a mi padre.  Caminando por la ronda que lindaba con el potrero de frondoso camalote del hacendado Mendoza, iba pensativo tratando de asimilar las fuertes emociones vividas desde que escuché las voces alteradas: la discusión humillante del pistolero dirigida a mi padre; mi esfuerzo por no intervenir viendo la serenidad acostumbrada de él; el plan hilvanado sobre la marcha de descombrar el jocotal para presionar saliera de su casa el propietario y tener la oportunidad de parar sus actitudes hacia mi progenitor. Mi mente estaba ocupada por tres imágenes que flotaban: los casi 150 metros del lindero alfombrado por los troncos y ramas y hojas del jocotal; el gavilán herido de muerte caído en la puerta del de la casa del ampollero; y su expresión quizás fingida de agradecimiento por haber cazado al gavilán pollero… esas acciones en el campo principalmente y en aquel tiempo, terminaban con muertos y enemistades largas entre las familias, y a veces por varias generaciones.

Un día después, José Dolores Romero me dice: “No debiste mochar las ramas del lindero del ampollero, dice que no quiere pendencias con nosotros y que está bien que también da permiso para usar el callejón y saquemos el maíz con carreta…”

Diez años más tarde la guerra comenzaba. Esa calle y callejón eran ocupados para dejar cadáveres de jóvenes con señales de tortura. No volví a llegar por el convencional camino que todos usaban desde que me fui a San Salvador a la UES, ya que ser universitario en ese entonces lo tomaban como sinónimo de subversivo. Al terminar la guerra fui a visitar el lugar, encontrándolo abandonado y con vecinos diferentes a los de cuando crecía en el Taburete Los Claros.

domingo, 14 de abril de 2013

La Visión de Ezequiel


Por Baneste




Estaba yo andando por los caminos de aquel territorio que llamábamos "el país", nuestro país, y he aquí que -agobiado por los lamentos de mucha gente que sufría- me senté a descansar bajo la sombra de uno de los escasos árboles que todavía quedaban en pie en aquella región que antes había sido de frondosos bosques, y me dispuse a meditar sobre las penas de mis compatriotas, con un anhelo muy grande de obtener clarificación sobre las causas y posibles soluciones de tan penosa situación. El ardiente sol, que me quemaba inmisericordemente, me había hecho apresurar el paso para refugiarme bajo aquella sombra refrescante. Gruesas gotas de sudor se deslizaban por mis sienes y mi frente, las cuales apartaba con mis dedos.

Tenía sed, pero no había dónde tomar agua. Frente a mí estaba lo que mucho tiempo atrás había sido un río caudaloso, pero ahora parecía un viejo camino en mal estado o una carretera de la prehistoria. Más allá se divisaban varios campesinos trabajando en sus milpas.

La gente del campo tenía grandes dificultades para procurarse la alimentación diaria, puesto que, pese a que desde tiempos inmemoriales habían sido excelentes cultivadores de la tierra, les habían desposeído de ella, y sus métodos orgánicos de producción habían sido suplantados por nuevas técnicas de producción masiva empleando todo tipo de combinaciones químicas denominadas pesticidas, fertilizantes, semillas mejoradas y fungicidas. El empleo de dichos componentes definitivamente había aumentado la producción, pero no había mejorado la situación de vida del campesinado. Al contrario, el uso de tales insumos había generado contaminación del medio ambiente y la famosa semilla mejorada era parte de proyectos experimentales para inhibir la fertilidad humana. La abundancia de manantiales que otrora brotaban de los cerros eran cosa de un pasado que la mayoría ya ni siquiera recordaba.

El cansancio de la caminata combinado con el agotamiento mental que me generaba la angustia de ver sufrir a mi pueblo, me hizo dormitar recostado al tronco del árbol. Fue entonces que sin ser yo Pastor, ni Sacerdote, ni Elegido, sino el más insignificante individuo en la grandiosidad del universo, se me presentó una revelación con una claridad aterrante.

Vi posarse frente a mí una entidad jamás imaginada. Era un sólo cuerpo pero tenía cuatro cabezas. Esta entidad estaba cubierta por una esplendorosa túnica adornada con innumerables joyas de distintas clases y diferente intensidad de brillo. La túnica cubría completamente el cuerpo de aquella entidad por lo que no se podía determinar si tenía pies o ruedas, puesto que se movía con una velocidad instantánea hacia la derecha o la izquierda, hacia atrás o hacia adelante, lo mismo que flotaba y se suspendía en el aire desplazándose con asombrosa rapidez alrededor del árbol para posarse nuevamente frente a mí con todo su esplendor. La luminosidad que emanaba esta cosa no era enceguecedora, sino más bien agradable, y la multiplicidad de sus colores me producía un deleite visual extremadamente exquisito. La comparsa de sus movimientos era acompañada por una música suave de incomparable delicadeza.

La más prominente de sus cabezas pertenecía a la de un hombre de tez blanca, ojos azules y cabello rubio, aunque las facciones de su rostro parecían más bien afeminadas, especialmente cuando sonreía, lo cual hizo constantemente durante el lapso de esa aparición. La parte posterior de esta cabeza estaba cubierta por un sombrero de copa alta que estaba decorada, de la mitad hacia arriba, con franjas verticales rojas y blancas; y de la mitad hacia abajo, con una franja horizontal color azul en la que había una hilera de estrellas blancas y un pequeño letrero de oro que decía “Uncle Sam”.

La segunda cabeza también correspondía a la de un hombre de piel blanca y ojos azules, aunque su cabello (visible en las sienes) era cano. Ésta, en vez de sombrero, tenía puesta una mitra bastante elevada de finísimos adornos color dorado intenso, destacando en su centro una leyenda que decía “The Church”. Las facciones de su rostro denotaban una edad más avanzada y sonreía con practicada ternura, pero sus ojos no podían ocultar una mirada diabólica y tenebrosa.

Ahora bien, debo explicar que las cabezas no se me presentaban todas a la misma vez, sino de manera secuencial, porque la entidad era también rotacional; giraba en sí misma. La tercera de ellas igualmente representaba a un hombre de tez blanca y cabello rubio; aunque sus facciones eran rígidas y su aspecto sombrío e incógnito, y usaba una gorra de color verde olivo adornada con cinco estrellas de oro y un pequeño letrero que decía “Military Force”.

Por último, la cuarta cabeza no llevaba puesta nada, y asombrosamente, el cabello no era rubio, sino más bien castaño; la piel de su rostro era trigueña, con ojos color café, poseyendo una mirada al mismo tiempo vivaz y furtiva. En su cuello tenía puesta una diadema de letras de oro, que decía “The Politician”.

Es necesario aclarar que esta revelación me parecía muy explícita por los letreros que identificaban cada cabeza; pero si eso fuera poco, mi estupor aumentó cuando en un repentino giro, la entidad me dejó ver unas siglas en otra parte de su túnica, que decían “SATANAS”. Inmediatamente debajo de éstas, en letras más pequeñas pude leer “Satellite Automatic Navigation System”.

Mi congoja por comprender el significado de todo aquello fue súbitamente interrumpida por la portentosa voz de la entidad, que me dijo autoritariamente: “¡Mísero mortal, arrodíllate! ¿Qué no ves que la tierra en que reposas me pertenece?”. Esto en vez de intimidarme me enfureció, y cogiendo una piedra que estaba al lado mío, se la lancé con todas mis fuerzas a aquella extraña cosa, que se desvaneció tan súbitamente como había aparecido.

En ese momento escuché una dulce y tierna voz que me decía “¡Señor, señor!, ¿quiere agua?”. Abriendo mis ojos vi una niña y un campesino que me miraban con preocupación y condescendencia. Tomé en mis manos el calabazo que me ofrecía el hombre y bebí de aquella agua fresca. Reconfortado, me levanté para estrechar sus manos. Pero el desconocido, señalando el camino, y sonriendo con franqueza, me dijo: “¡Vamos a la casa para que hablemos de esos alucines que usted tiene!”.

“¿Cuáles alucines?”, pregunté yo, esperando me dijera algo sobre la visión que acaba de tener. Pero la niña dijo: “Eso de los Comités Vecinales de Sobrevivencia”.

Sin decir más me fui con ellos repleto de renovadas esperanzas; imaginando que tal vez mientras alucinaba hube de haber balbuceado lo de los Comités, que en mi opinión era lo único que quedaba para salvar a la humanidad.

lunes, 8 de abril de 2013

PLAN YUCA

(Transcripción de la copia del original)

Aclaración: Debido a lo viejito y partes poco legibles, de la copia del original, escrito aún en guerra en Julio de 1991, en la Zona denominada "Z3" que comprendía la parte del nororiente de Morazán lindando con el norte de La Unión, plan elaborado como respuesta que el colectivo de la zona daba al momento de crisis y bajón de moral casi generalizado que se vivía en ese momento y entregado al mando del frente: Jonás.


PLAN GENERAL DE TRABAJO Z3 (PLAN "YUCA")


*CONSIDERACIONES PREVIAS:

1- De acuerdo a los informes y a la actual condición política, así como la complejidad que ha caracterizado el periodo comprendido entre la ofensiva del 89 y el presente momento se ha generado una enorme confusión política, no sólo a nivel de todas las estructuras del FMLN-END, sino a nivel de nuestra base y pueblo en general. Al respecto podemos mencionar como factores generadores de esta confusión los siguientes:


a) La falta de acuerdos concretos en relación al cese de fuego y la falta de perspectivas reales del fin de la guerra.
b) Hábil manejo que enemigo hace sobre proceso de negociación y cese de fuego.

c) El llamado "empate militar" presenta dos visiones totalmente diferentes:

1) Posición GOES-FAES: Si nadie puede ganar la guerra porque hay un empate militar, entonces el FMLN debe reinsertarse a la vida político-social, partiendo de que ellos (GOES-FAES) son Estado y el FMLN-END son ilegales terroristas.
2) Nuestra posición: si hay empate militar porque nadie puede ganar la guerra en términos militares es porque hay un "doble poder".

d) Por influencia que medios de comunicación e información ejercen sobre sociedad, predomina posición enemiga.

e) Falta de perspectiva real "doble poder".

f) Acuerdos de confidencialidad de resultados de negociación es elemento que nos afecta y beneficia al enemigo, como parte importante del proyecto contrainsurgente.

2) Lo anterior nos obliga a iniciar una campaña masiva de clarificación, no solo a nivel de todas las estructuras y niveles del FMLN-END, sino orientada a toda nuestra base social y pueblo en general:

a) Si en la mesa de negociación no hemos concretado acuerdos sustantivos sobre el cese de fuego, ha sido precisamente por la no proyección de nuestro poder (doble poder) en términos reales de infraestructura o base material -que obligue por parte de los oligarcas areneros y al alto mando de las Fuerzas Armadas- a aceptar una situación real de "doble poder", tanto en el campo económico-material, como en lo militar, político e ideológico.

b) A pesar de todo lo anterior, han aumentado, han aumentado las presiones para que se concrete la firma del cese de fuego antes de finalizado el presente año.

c) Si tomamos en cuenta que más de la mitad de las FF. AA., una buena parte de la oligarquía y los mismos EE.UU., ejercen considerables presión para que se logren acuerdos sustantivos en la negociación-cese de fuego; y que los planes del presente período están orientados a hacernos de la base material que permita la concreción del programa de la revolución democrática a partir de arrebatarle poder hegemónico a la oligarquía, podemos afirmar que nos encontramos en el período de desenlace y definición de la guerra ( cese de fuego es inminente para este año) y que esto depende de lo que pueda hacer el END en el terreno militar y, la lucha del movimiento popular y los partidos políticos de izquierda en sus respectivos campos.

3- Todo lo anterior nos plantea la urgente necesidad de crecer en el terreno organizativo y de estructuración para presentar un END numeroso en el momento de la verificación y revisión de tropa y armas por parte de la ONUSAL en el período de la "paz armada", y del crecimiento acelerado del personal combativo en todos los niveles para el periodo previo a la firma del cese de fuego.

4- Este plan de trabajo está comprendido en el marco de la campaña militar "SI LA FUERZA ARMADA QUIERE NUESTRAS ARMAS…QUE GANE LA GUERRA". Expresión clara que no estamos dispuestos a deponer unilateralmente las armas, jamás.

5- Es preciso reconocer que la concreción del presente plan y del éxito de los resultados que de él se obtengan, requiere de la entrega, el empeño y el sacrificio de cada uno de los involucrados en el mismo.

6- Si bien es cierto que este plan es general para las dos áreas que conforman Z3, debemos tener claro que hay líneas que se desarrollarán mas que otras, de acuerdo a cada realidad, ejemplo: el área 2 tiene condiciones para dar más en formas organizativas que necesitamos previas el cese de fuego, mientras que el área 1 tiene condiciones para lo que necesitamos en el momento del cese de fuego.


*OBJETIVOS DEL PLAN:

1- Crecimiento del END para el período previo al cese de fuego en escalones de milicia y fuerza acampada.

2- Crecimiento del END para periodo de cese de fuego y el momento de verificación de ONUSAL, en escalones de fuerza convocable y fuerza de reserva.

3- Restructuración de unidades de defensa y control territorial.

4- Estructuración de la población en general en las diferentes tareas.


*METAS DEL PLAN:

1- Convertir en fuerza convocable a por lo menos a la mitad de la milicia clandestina.

2- Estructurar a todas las organizaciones sociales y realizar trabajo de infantería con ellos para primeros días de Agosto.

3- Convertir en Fuerza de Reserva estructurada a todos los desmovilizados del END que se encuentren en la zona y los ex-miembros de la FF.AA. que después de haber definido su permanencia acepten nuestro planteamiento para finales de agosto.

4- Contar con ¿? combatientes disponibles para el esfuerzo de la gran batalla.

5- Contar con por lo menos ¿? uniformes a finales de septiembre.


*METODOLOGIA:

- Reuniones con líderes y representantes de las organizaciones sociales

- Reuniones con desmovilizados y ex-soldados de la FF.AA.

- Reuniones con gremio para integralizar/coordinar esfuerzo.

- Campaña masiva de clarificación política de masas/y al interior de nuestras estructuras.

- Campaña de propaganda-agitación de masas.

- Trabajo individual con jóvenes paras u integración.

- Preparación y trabajo de infantería con unidades que se vayan estructurando.

- Instrucción político-militar a fuerza convocable o personal que se vaya concentrando.


*RECURSOS:

Humano: equipo de trabajo político-organizativo, fuerza militar, desmovilizados, ex-soldados FF.AA., escuela de activistas políticos y población en general.

-Materiales: de propaganda, minima cantidad de fusiles.

- Financiamiento: lo mínimo con que cuenta la zona. La concreción de este plan requiere de una considerable inversión de fondos económicos que deberán recolectarse con un esfuerzo aparte.


*DIVISION DE LAS TAREAS:

- Roberto/Santiago: esfuerzo con organizaciones sociales y desmovilizados al sur/río, coordinar con trabajo de gremios/Tito.

- Zetino/Raúl/Leonel/Yanci: esfuerzo jóvenes/--------/apoyados por Ernesto y equipo de fuerza/coordinar.

- Rubén/Giovanni/Puma: esfuerzo norte del río.


*TEMAS PARA DISCUTIR Y PROPAGANDA:
- Empate militar. ¿Qué significa?

- Destacar papel END y población en general para el logro de lo que tenemos (territorio, organización gremial, ejército profesional, etc.).

- Hemos entrado a etapa de definición/cese de fuego es inminente para este año/Destacar el papel del END antes, durante y después de cese de fuego.

- Lo que debemos hacer para garantizar y ampliar lo que tenemos/ lo que debemos hacer para desarrollar doble poder/explicar las formas organizativas que necesitamos para ambos períodos.


*EVALUACION:

- Este plan de trabajo será revisado del 10 al 15 de agosto, fecha en que se programará la siguiente revisión.


FIDEL

Morazán/Julio/91.

domingo, 7 de abril de 2013

EL NUEVO TOPO




El Nuevo Topo es una publicación en la red virtual o ciberespacio (internet) que recoge muy interesantes artículos de opinión de destacados pensadores de la izquierda revolucionaria latinoamericana y mundial, agrupándolos en un solo sitio para el fácil acceso de todos aquellos interesados en el desarrollo del pensamiento marxista en la actualidad. También es un espacio de información de procesos de lucha populares que se desarrollan actualmente en diferentes regiones del planeta y que no reciben mucha cobertura en medios tradicionales informativos, tales como la del Movimiento Mapuche de Chile, y el Movimiento Campesino del Bajo Aguán de Honduras, entre muchos otros. El Nuevo Topo también ha realizado una amplia cobertura informativa del Movimiento Ocupar o de Los Indignados (Occupy Movement), principalmente en su desarrollo en los Estados Unidos.


Bajo el eslogan “Un homenaje a la terquedad”, los fundadores y facilitadores del esfuerzo de El Nuevo Topo, condensan su objetivo el cual es “contribuir al rearme político, teórico e ideológico de aquellos que nos oponemos y nos negamos a seguir viviendo en una sociedad dividida en clases”.

Recientemente el Nuevo Topo ha publicado en sus páginas un interesante trabajo de análisis titulado Develando “Izquierdas” en El Salvador, el cual presenta una radiografía muy acertada del conglomerado de fuerzas que componen la actual denominada izquierda salvadoreña.

NOTA: El sitio web El Nuevo Topo a que se refiere esta breve nota ha sido retirado de internet. Ya no existe. Hay otro sitio con el mismo nombre, pero es diferente y está en idioma portugués.




CYPACTLY

Por Baneste


Cypactly era una revista de variedades publicada quincenalmente en la ciudad de San Salvador y que tuvo importante difusión entre círculos intelectuales de Centro y Latinoamérica, habiendo sido fundada en 1931, y siendo sus directores Carlos Martínez Molina y Víctor Manuel Martínez. Esta publicación fue un estandarte de la corriente de pensamiento conocida como vitalismo teosófico, cuyos mayores promotores fueron Alberto Masferrer (El Salvador), Carlos Wyld Ospina (Guatemala) y Porfirio Barba Jacob (Colombia). El vitalismo teosófico era una amalgama de concepciones religiosas y filosóficas que tuvo gran influencia en el desarrollo político y social de Centroamérica, particularmente de El Salvador, país donde arribó al poder el general Maximiliano Hernández Martínez, un declarado teósofo, influenciado fuertemente por dicha corriente de pensamiento que estaba en contraposición al positivismo y al marxismo.


Entre los articulistas y editorialistas de la revista Cypactly, estaban: Alberto Masferrer, Salarrué, Ana Rosa Ochoa, Rochac, Francisco Gavidia, Máximo Soto Hall, Edelberto Torres, Carlos Jinesta y Claudia Lars. También reproducía materiales escritos de teósofos de fama internacional, entre los que se encontraban Krishnamurti, Helena Blavatski, Romain Rolland, Annie Wood Besant y Gandhi, entre otros. La revista era un órgano de difusión espiritualista y teosófica que buscaba, además, resarcir el pasado histórico de los pueblos aborígenes. Su nombre en idioma náhuatl significa "Luz del Amanecer", y en su presentación sus fundadores habían declarado que: “El hecho de que la hayamos intitulado Cypactly y de que en todos nuestros escritos y publicaciones busquemos nombres indígenas no quiere decir que somos tradicionalistas en el sentido de hacer vivir lo viejo. No. En verdad que por una rara intuición sentimos afecto hacia esos monumentos antiguos, nombres, leyendas del pasado; pero es, únicamente, con el fin de compararlas con el Hoy, y de buscar, por este camino nuestra civilización, nuestra independencia, nuestro bienestar.”  En ella se publicaron trabajos inéditos de Alberto Masferrer, tales como Helios, Tu Nombre, y El Libro de la Vida.


El reconocido autor Salvador Salazar Arrué, Salarrué, quien también era teósofo y uno de los más importantes colaboradores de Cypactly, fue uno de los artífices de la gestión cultural del gobierno del general Maximiliano Hernández Martínez, que en 1932 ordenó la masacre de 30 mil aborígenes salvadoreños. La revista dejó de circular en 1940.



DEFINICION RELACIONADA A ESTA NOTA


Teosofía.(Del gr. θεοσοφία).1. f. Denominación que se da a diversas doctrinas religiosas y místicas, que creen estar iluminadas por la divinidad e íntimamente unidas con ella.2. f. ant. Teología.



REERENCIAS


Las Redes Intelectuales Centroamericanas: Un Siglo de Imaginarios Nacionales, de Marta Elena Casaus Arzú.

 La Política de la Cultura del Martinato, de Rafael Lara Martínez.

Wikipedia.

DRAE Diccionario Electrónico de la Lengua Española.

miércoles, 3 de abril de 2013

DOCUMENTO HISTORICO DEL FRENTE ORIENTAL "FRANCISCO SÁNCHEZ"

Este documento contiene datos que reflejan el estado y las expectativas de nuetras fuerzas guerrilleras en el periodo final de la guerra popular revolucionaria. Es una propuesta de plan de trabajo del colectivo de conduccion de la denominada zona Z3, que incluía el municipio de Joateca, y que fue elaborado por Fidel "Zarco" con el nombre de "Plan Yuca"

martes, 2 de abril de 2013

RECUERDOS TERGI-VERSADOS DE LOS CANTOS INFANTILES DE ANTES

POEMAS NEGADOS DE UN FRENTE DE GUERRA.

 
Por Yasser

Vamos a la vuelta del toro torojil…
A mí me vale un ajo si es marzo o abril.
Doña Ana no está aquí, está en su vergel…
No quiero ser soldado porque vos sos coronel.

Dormite, niñito, cabeza de ayote;
Si no te dormís te come el coyote.
No te duermas, compadre, que tienes que hacer:
¡Estar ojo al Cristo y no siempre creer!

Luna, luna, dame pan,
porque si no me das pan
yo ¡bam-bam, bam-bam, bam-bam!


Morazán, 1992.