lunes, 30 de abril de 2012

Reseña Histórica de ALAMO

Breve Reseña Histórica de la Agrupación Libre de Artistas de Morazán

Por Baneste

Después de la Ofensiva político-militar del 11 de noviembre de 1989, denominada “Al Tope y Punto”, se abrió el proceso de negociación entre el gobierno de El Salvador y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, el cual era de carácter irreversible y definitivo para ponerle fin a la guerra.

Esta perspectiva trajo como consecuencia la inevitable preocupación de la militancia guerrillera sobre las opciones de reinserción a la sociedad ya en un ambiente de paz. En el Frente Nor-oriental “Francisco Sánchez”, en el cual yo me encontraba, existía una crisis interna, ya que habían dos corrientes enfrentadas: una, que se definía como ideologizada, verticalista y antidemocrática, con métodos de trabajo obsoletos e impositivos, compuesta principalmente por la máxima dirigencia y militancia de vieja guardia con intereses creados; y otra, la denominada Corriente Crítica que propugnaba por la democratización y modernización del Partido de la Revolución Salvadoreña, PRS. No hay duda que si la dirigencia hubiera abierto los espacios de participación propuestos por la gente que se enfilaba en la Corriente Crítica, el Ejército Revolucionario del Pueblo como organización fuerte que era, no se hubiera desintegrado.

En ese marco, en 1991, es que surge el esfuerzo de la creación de ALAMO (Agrupación Libre de Artistas de Morazán), como ente autónomo e independiente, puesto que la máxima dirigencia del ERP siempre vio el arte como un simple instrumento para la exaltación panfletaria de las masas. Los iniciadores de este proyecto fueron Yasser, Rena (Ricardo Nuñez) y en alguna medida René “Choco”. Entre los miembros fundadores, quienes estuvieron presentes en la constitución del Colectivo Promotor del Arte y la Cultura Revolucionario, se encontraban: Esteban (alemán), Federico (italiano), La Flaca (española), Monserrat (español), Victoria (peruana), y los salvadoreños René Choco, RENA y Yasser. Este Colectivo Promotor del Arte y la Cultura Revolucionatio, pasó a llamarse luego ALAMO. Pronto se unieron muchos más compañeros que empezaron a colaborar con los diferentes proyectos de trabajo. Entre los que se agregaron a este esfuerzo de manera entusiasta, tenemos: Maru, Alfonso y Guadalupe (México) Linda (Chicago, EEUU), Jane (Canadá), Genaro, Pancho, Carolina,Gregorio Bello, el sacerdote Esteban Velásquez, y muchos otros.

Entre los proyectos mas importantes que esta Agrupación desarrolló, se destacan:

  1. Publicación de la Revista álamo.
  2. Restauración del Mural de Monseñor Romero y los Jesuitas (fachada Iglesia de Perquín).
  3. Biblioteca Comunitaria de la ciudad Segundo Montes.

Entre los proyectos que elaboró ALAMO y que fueron apropiados por gente que no pertenecía a la Agrupación, se destaca: Museo de la Revolución, el cual lo renombraron Museo de la Palabra y la Imagen.

En cuanto al financiamiento de esta Agrupación, fue un esfuerzo de sus miembros, nunca obtuvimos financiamiento de ninguna organización extranjera. En la publicación de la revista nos cooperó con recursos y equipo la Ciudad Segundo Montes y la Universidad Nacional de El Salvador.
 Se publicaron tres numeros en formato  de revista, y tres en formato de boletín. Entre  los colaboradores más importantes que proporcionaron artículos u otros escritos. se destacan Gregorio Bello y Nora Vanegas, junto con el gran bien recordado sacerdote Esteban Velásquez. De hecho, mi intención es publicar (republicar) todo lo que se publicó en la revista-boletín álamo, porque son escritos que denotan de una manera u otra el gran amor a nuestro glorioso pueblo de El Salvador.

jueves, 26 de abril de 2012

Roque Dalton: Presente en el Tiempo Nuevo

Por Héctor Lara

Un diez de mayo de 1975 se cumplió la orden del autonombrado Capitán del Ejército Revolucionario del Pueblo, Sebastián Urquilla (también llamado “Choco Mira”)*, que determinaba el “ajusticiamiento” de nuestro máximo poeta, Roque Dalton García, y otro compañero de seudónimo “Pancho”. La orden la cumplió uno de los ideologizados Comités Militares, integrados por jóvenes revolucionarios dispuestos a todo por la liberación del pueblo, y formados con un esquema disciplinario que no admitía preguntas ni opiniones, puesto que unas u otras podían costar la vida en aquellos tiempos difíciles, cuando el enemigo era muy fuerte, y se debía sobrevivir a toda costa.

La maldición que recae sobre los asesinos de poetas, está latente aún y deberá cumplirse también en el caso de los verdugos de Roque. El tiempo es el mejor testigo y nos va revelando los más celados secretos y los más atesorados misterios para que históricamente prevalezca la verdad y la justicia. Yo estuve hablando personalmente con uno de los que enterraron a Dalton en los alrededores de Quezaltepeque. El me dijo una versión de los hechos que abona muchos datos de interés para una investigación más profunda, que vaya más allá de los comunicados y manifiestos sopesados.

En realidad, el objetivo de estas líneas no es, de ningún modo, abrir el telón del teatro de los veintidós años de lucha revolucionaria, a fin de que el público pueda conocer los entremeses ocultos de las dramáticas escenas que nos llevaron a la firma de los Acuerdos de Chapultepec, el Castillo de los Niños Héroes; más bien el propósito se limita a plantear la tesis de que la muerte de Roque Dalton no fue el resultado de una pugna personal por el poder, sino que fue el producto de una maniobra sucia, por medio de la cual la tendencia stalinista se consolidó en varios de los puestos claves de conducción del partido en proceso de construcción.

Según el veterano militante que habló conmigo durante largas jornadas, Sebastián Urquilla (como jefe máximo) era el único que tenía acceso a todas las células e instancias de la naciente organización revolucionaria, por lo que se le facilitó promover la calumniosa campaña contra el poeta, presentándolo como un agente de la CIA, con el objeto de crear un clima psicológico de aversión necesario para su aniquilamiento. Posteriormente, casi un año después, Urquilla tuvo un arreglo con algunos miembros importantes de la organización, a traves del cual se dictaminó su “expulsión” a cambio de que no delatara nada del naciente partido. Urquilla se marchó llevándose robados los dos millones de dólares que se habían obtenido en el último secuestro en que él participó, y poco tiempo después se supo que se había hecho una cirugía plástica para cambiarse el rostro y que vivía en Londres, Inglaterra, de las ganancias de un negocio de su propiedad.

La formulación de la tesis que aquí presentamos nos permite arribar al convencimiento de que Roque Dalton García era un elemento crítico en su organización, no un simple ambicioso de poder como muchas veces se ha querido presentar. Su identidad, esencialmente crítica, está manifestada en su valiosísima poesía y muchos otros escritos (la mayoría de los cuales no son conocidos en El Salvador). Su agudeza crítica lo llevó a romper con el Partido Comunista y ponerse a la altura de las necesidades del proceso abrazando la vía de la lucha armada; esa misma agudeza le llevó a confrontar, en el seno del ERP, con las posiciones caudillistas y del militarismo verticalista, que aislaban a la organización de las amplias masa populares. Su estatura visionaria del proceso se explica a partir del basto conocimiento que adquirió en su relación con otros movimientos revolucionarios, con muchos partidos de la izquierda tradicional, y durante sus prolongadas estadías en varios países del fenecido “bloque socialista”. En su interesantísimo poema-collage Taberna, encontramos una crítica al modelo socialista y una premonición de su derrumbe. Esa identidad crítica, propia del militante revolucionario auténtico, fue la verdadera causa de su muerte que se concretó aquel fatídico diez de mayo de 1975; pero -como hemos podido ver- Roque Dalton ha estado presente a lo largo de todo el proceso revolucionario y lo seguirá estando en el tiempo nuevo que estamos construyendo. Este tiempo nuevo no admite tabúes ni nos impone cargar con culpas ajenas, por lo cual el momento de esclarecer la historia ha llegado.

* Sebastián Urquilla o “Choco Mira”, seudónimos de Alejandro Rivas Mira.
* “Pancho”, seudónimo de Armando Arteaga.

NOTA IMPORTANTE: Este artículo fue escrito en San Salvador, el 1 de abril de 1992, y fue publicado en el Diario Latino, cuando mi bien recordado amigo Jorge Contreras era el Jefe de Redacción de dicho vespertino.

martes, 24 de abril de 2012

Democracia Partidaria

POEMAS NEGADOS DE UN FRENTE DE GUERRA
 
Por Yasser, 1991

La explosión de un amor
presagian los cadáveres
sobre los que airosos se proyectan
algunos de nuestros líderes.

Perdóname
amor esta persistencia prostíbula
es una temática ajena a tus afanes
que a veces me parecen
matriarcales.

El Organismo de Dirección
de los asuntos político-militares
se mesa la barba aristocráticamente
sentencia
que la situación actual es favorable
aunque compleja
como el sistema de circuitos de una supercomputadora.

El auditorio de cuatro
(ejercitando su derecho a opinar)
corea algo parecido a
“¡Amén!”

Mejor me pego a tu cuerpo desnudo
y desoxido tu alma atormentada
de tanto idealismo
excesivamente moralista.

El peligro de subliminar
las propias creencias
está en el miedo paleolítico
a admitir sus equívocos
por no destruirlas.

lunes, 23 de abril de 2012

El Famoso Juan Sintierra

Juan Sintierra

Por Baneste

Desde que me dediqué al trabajo de reparación de computadoras, he tenido experiencias agradables en cuanto a la obtención de conocimientos se refiere. Por mis manos han pasado muchas de estas maravillosas máquinas hasta el punto que las comprendo bien. Me gustan especialmente los modelos más antiguos; representa un reto para mí el hacerlas funcionar en concordancia con el desarrollo actual de la tecnología. Siempre he pensado, y mi esfuerzo va orientado en esa dirección, que los pobres de nuestro mundo deben tener acceso a la información en todas sus facetas. Reconociendo que todo producto lógicamente tiene un costo de producción y un costo de distribuición, considero que el “rehabilitar” computadoras antiguas es una de las mejores opciones para facilitar este acceso a nuestro amado pueblo.

De hecho, siempre he pensado que nuestro heróico comandante Hugo Chávez, tiene la gran posibilidad histórica de hacer el mayor aporte a esta idea latente que yo tengo: Es necesario crear una red de internet alternativa, no necesariamente de izquierda, pero independiente del control del FBI y la CIA. Si la KGB era supuestamente una organización siniestra de control del admirado pueblo ruso, ahora nos encontramos bajo la lupa del mounstro más controlador de la historia: El imperio cibernético anglosajón, donde a través de las famosas Redes Sociales, todo mundo está registrado e identificado.

Esto podría parecer el resultado de un remanente de psicosis de la época del clandestinismo de la lucha revolucionaria; pero no lo es, porque la lucha de los pueblos continúa y continuará hasta obtener la victoria final. Y mientras la lucha exista, la opción de la clandestinidad es necesaria. Nosotros como ex-combatientes del pueblo somos testigos admiradores de la fuerza del pueblo.

Yo soy un clandestino en la internet. No soy un hacker porque nunca he sido un destructor, no porque no tenga la capacidad de serlo. De hecho no me gusta en absoluto entrometerme en lo que es privacidad de otros. ¿Que tiene todo esto que ver con Juan Sintierra?

Ese fue el primer seudómino que yo utilizé para registrarme en muchas redes de la internet. Aparte de sentirme identificado con aquellos versos:

Voy a cantar el corrido
de un hombre que fue a la guerra
que anduvo en la sierra herido
para conquistar su tierra.

Lo conocí en la batalla
y entre tanta balacera;
el que es revolucionario
puede morir donde quiera.

El General nos decía
peléen con mucho valor;
les vamos a dar parcelas
cuando haya repartición.

Mi padre fue peón de hacienda
y yo un revolucionario;
mis hijos pusieron tienda,
y mi nieto es funcionario.

Gritó Emiliano Zapata:
quiero tierra y libertad”.
Y el gobierno se reía
cuando lo iban a enterrar.

Vuela, vuela, palomita,
parate en aquella higuera
que aquí se acaba el corrido
del mentado Juan sin tierra.

Gran canción del compositor mexicano Jorge Saldaña, cuya mejor interpretación, en mi gusto, la hizo nuestro amado e inolvidable cantante chileno Víctor Jara.

La identidad no está en el nombre sino en el ser. Uno no es la ropa que se pone. Un asqueroso millonario no se puede poner los pantalones de una manera diferente a los demás, y a la hora de ir a cagar todos somos miserables. Yo sé que hay cosas desagradables que se tienen que decir antes de morir, porque el conocimiento le debe pertenecer al pueblo.

Juan Sintierra.

Enlace relacionado:
Corrido de Juan sin Tierra por Victor Jara

viernes, 20 de abril de 2012

Agrupación Libre de Artistas de Morazán.


Esta fue la presentación de la revista ALAMO.

AGRUPACION LIBRE DE ARTISTAS DE MORAZAN

En abril y mayo de este sorprendente año de 1991, se desarrollaron una serie de tertulias entre artistas armados y desarmados, urbanos y rurales, en la legendaria población de Perquín, al norte del departamento de Morazán. Esos encuentros espontáneos y dispersos fructificaron con una reunión constitutiva celebrada en las ruinas de la que otrora fue la alcaldía  y el puesto de la comandancia local de la mencionada población. Allí se constituyó formalmente el Colectivo Promotor de la Cultura y el Arte Revolucionario, a la luz de una luna casi llena que podría iluminarlo todo, pero imposibilitada por los densos nubarrones desplazándose a intervalos con rumbo al sur.

Para junio, el colectivo ya había presentado ante las instancias respectivas su propuesta de constitución y algunos proyectos de trabajo enmarcados en el Modelo Alternativo, que se impulsa y dinamiza en las zonas de control, más específicamente, en el norte de Morazán. Poco después hubo algunos intercambios de opiniones con miembros de otros grupos artísticos de la ciudad que se han mantenido activos (aún durante la guerra), ampliándose con ello los horizontes de los artistas del frente de guerra. La evolución concepcional del núcleo inicial desembocó en la conformación de la Agrupación Libre de Artistas de Morazán (ALAMO), en la que están representadas las diferentes disciplinas artísticas.

El surgimiento de ALAMO se enmarca en el periodo de definición de la guerra y en el momento más álgido de la etapa de transición que experimenta la sociedad salvadoreña. Sus fundadores son trabajadores del arte que, en un momento determinado de su vida, abandonaron el proyecto individual para dedicarse a tiempo completo a las tareas de la lucha revolucionaria, pero manteniendo latente el espíritu artístico aún en las circunstancias más prosaicas y desesperanzadoras de la guerra. Sin embargo, ALAMO no aspira ser un ghetto en el ámbito artístico-cultural nacional por la procedencia de sus fundadores, sino todo lo contrario: sus puertas están abiertas para todos los trabajadores del arte cuya sensibilidad y realidad les identifique con los ideales de la revolución triunfante.

                                  Portada de la Revista Alamo (Numero 2).

jueves, 19 de abril de 2012

Canto a Ella, la Caída


POEMAS NEGADOS DE UN FRENTE DE GUERRA

Por Yasser, Febrero 1990

NADIE sabrá que tu dolor fue mío
pequeña guerrera de tiernos años
y que todos los daños que te hizo el frío
los hizo míos mi corazón huraño
porque yo te amé desde el momento
en que tu aliento fue guerrillero
y todo el esmero de tus suaves manos
convirtió en llanos todos los cerros.

NADIE sabrá que tu dolor me pesa
hoy que te mueres herida de bala
y que hondo me cala una tristeza
de fiera crudeza, lesiva y mala
porque yo te quise desde aquel día
que tu alegría fue campamento
y puso en el viento el canto elevado
de los alzados por juramento.

NADIE sabrá que tu dolor me queda
hoy que te mueres fiel combatiente
y digo en mi mente que nada me veda
andar la vereda alzando la frente
porque yo te amé como a mi hermana
y cuando se ama de esa manera
nuestra bandera más se levanta
y se agiganta la fe que emana.

miércoles, 18 de abril de 2012

Canción Original del Combatiente

Por Yasser, 1987.

NOTA: Esta composición que escribí mientras estaba en el Norte de Morazán, ha sido utilizada por los propagandistas del Partido electorero FMLN, para movilizar a nuestro pueblo, con el objetivo de obtener sus votos y continuar detentando sus posiciones holgadas en el aparato oligárquico-burgués que todavía se impone sobre nuestro amado pueblo cuzcatleco. Toda obra que nace de mí yo considero que le pertenece al pueblo y no reclamo derechos sobre lo que yo he escrito, porque nunca me he lucrado de la sangre de los muertos, y nunca me he sentado a una mesa a almorzarme el sufrimiento de mis hermanos. Prefiero la miseria y el olvido a la abundancia material y a la repugnancia de mí mismo. La publico aquí porque la escribí con amor a los y las combatientes de aquel FMLN de la guerra de liberación, no el actual.

CANCION DEL COMBATIENTE

Soy combatiente del FMLN,
guerrillero nacido en El Salvador.
Me deleitan los colores que tiene
mi bandera flameante bajo el sol.
Me deleitan los colores que tiene
mi bandera flameante bajo el sol.


Por los cerros, vaguadas y volcanes
se oye el canto ancestral del torogoz.
Sus cantares impulsan mis afanes,
mi divisa es ver libre a mi nación.
Sus cantares impulsan mis afanes,
mi divisa es ver libre a mi nación.


Mi descanso es cumplir con mi tarea,
mi alegría es cumplir con mi deber.
Para que el mundo más humano sea
hemos jurado luchar hasta vencer.
Para que el mundo más humano sea
hemos jurado luchar hasta vencer.

Mis hermanos son los trabajadores
que combaten la necia explotación.
Mi familia es todo el pueblo pobre;
mi madrecita es la Revolución.
Mi familia es todo el pueblo pobre;
mi madrecita es la Revolución.

martes, 17 de abril de 2012

Vencedora

POEMAS NEGADOS DE UN FRENTE DE GUERRA
 
Por Yasser

Tuviste miedo amada
yo te ví retroceder palidecida
cuando el aparatoso enemigo apareció
haciendo gala de sus estruendos
mortíferos
letales
masivos.

Te ví serenarte y ejercer
tu convicción de morir
no como un Marx
ni como un Engels
ni como un Cristo
ni como un Lenin
sino como una “vos”
o como un “yo”
seres humanos comunes y corrientes
como pájaros
o árboles
abrazados a una idea simplemente compartida
de construir con nuestros cadáveres
lo que el egoísmo nos negó.

Te sobrepusiste
amada a las tentaciones
de tu pasado cómodo
venciste
la mosca del deseo de volver
a los días fantásticos
a las deslumbradoras vitrinas
de las falsas apariencias.

Enero, 1990.

viernes, 13 de abril de 2012

Revolución para Chico Pancho

Por Héctor Lara


Cuando Chico Pancho entró por primera vez a la población de Perquín, no pudo menos que rememorar los pueblos fantasmas de las viejas películas de vaqueros: las callejas empedradas, sucias y desiertas; las casas blancas, pintadas con cal, con las puertas y ventanas abiertas de par en par, como esperando que alguien entrara a poner un poco de ruido para espantar la tremenda soledad que llenaba todas las habitaciones.

Por los alrededores del templo católico, cuya fachada parecía una gran coladera hecha a balazos, deambulaban todavía algunos perros famélicos, aullando sin descanso la hiriente pena de sus amos, quienes debieron marcharse para no morir allí donde nacieron sin tener resuelto aún el problema del cielo y del infierno. Eran perros tan flacos que ya no tenían energías ni tan siquiera para sacudirse las multitudes de pulgas que, campantes, recorrían la extensión de sus cueros ya casi sin pelos.

Chico Pancho no era el primero ni el último de aquella sección de alumnos de la escuela militar guerrillera. Iba en el medio de la columna, junto al personal de instructores, área de servicios y cuerpo de mando. Para él era maravilloso descubrir que en su país hubiesen lugares como aquel, con muchos árboles de pino y roble, con clima tan fresco y elevadas montañas, donde el viento zumbaba una incesante música que tornaba más solemne la vasta soledad extendida en las distancias inalcanzables. En su pensamiento romántico era por aquel entonces imposible imaginar que algunos meses después los preciosos árboles estarían convertidos en pequeños monumentos de carbón en honor de la guerra que convirtió en pasto de las llamas los hermosos paisajes.

Como todo buen muchacho procedente de la ciudad, comenzaba a descubrir para qué sirven las piernas. “Porque allá -pensaba- a falta de vehículo propio hay buses, taxis y microbuses, o algún próspero amigo que te da un aventón al trabajo o a la escuela. Un par de zapatos dura un año y se dejan por aburrimiento, no por inutilidad. En la urbe es difícil sorprender al sol saliendo al amanecer de sus escondrijos universales.”

-Aquí es Perquín- reveló un veterano guerrillero.

-Y hemos llegado el propio 8 de diciembre, día de la concepción- dijo otro.

-Y estamos cansados y con mucha hambre- expresó otro más.

Chico Pancho casi no hablaba. Ahogaba sus emociones en el estómago, por lo que, varios años después murió pobre y abandonado de una úlcera en el duodeno. Pero era cierto que habían muchas cosas que le molestaban, como por ejemplo algunas frusilerías normales en una tropa de campesinos rebeldes, la mayoría incultos. Pero él nunca se quejaba, no protestaba, no aplaudía, no celebraba. Quizás por eso, en días anteriores se le había acercado el director de la escuela militar guerrillera, para decirle: “Vos sos un muchacho bien portado. El Colectivo de Conducción de nuestra Escuela Revolucionaria quiere que trabajés en apoyo del equipo de instructores.” “Está bien,” contestó él. Y desde entonces dibujaba organigramas y carteles, durante el día y la noche, mientras la situación militar lo permitía, como material didáctico para las clases teóricas de la técnica de combate.

Llegar a Perquín era, entonces, satisfactorio para Chico Pancho. El sólo hecho de cambiar de lugar anulaba el dolor de las llagas en sus piés y diluía el malestar de sus hombros molidos por el pesor de su fusil FAL, el arnés, la mochila y el saco de yute con cuarenta libras de frijol que iba cargando desde allá, desde Torola, varias horas atrás de camino. A la par del cansancio, sentía satisfacción y orgullo de saberse partícipe en la gran tarea de hacer la revolución, aunque después, con el tiempo, fueron decayendo sus ánimos iniciales al enterarse de que las labores pesadas y el anonimato estaban reservadas para todos, menos para los jefes que siempre eran los mismos.

Por aquellos días, cuando en la atmósfera matutina de Perquín únicamente resonaba el eco del cantar al trote de los pelotones “nos preparamos para vencer; nos preparamos para vencer; nos preparamos para vencer...vencereeéemos!,” nadie imaginaba que aquel montañés puebluzco volvería alguna vez a ser habitado por sus moradores originales.

-Yo pienso que con el tiempo muchas poblaciones de nuestro país van a parecerse a ésta, y que al final sólo quedaremos los dos ejércitos para hartarnos mierda- dijo en cierta ocasión el jefe de instructores a Chico Pancho.

Sin embargo, el milagro ocurrió algún tiempo después, cuando el ejército gubernamental, orientado por los asesores norteamericanos, llevó a algunas familias (supestamente base social suya) para repoblar Perquín, y disputarlo también en el campo político a la guerrilla, puesto que ya se perfilaba como un bastión símbolo del movimiento rebelde. En ese año fue que Chico Pancho resultó seleccionado para desempeñarse como activista político en una zona de expansión, al sur del río Torola, privilegio al que renunció luego que su primer reunión con una directiva comunal resultara un fracaso, según el juicio del circunspecto Albertón, quien a la sazón era su jefe.

-Vos no sos marxista- sentenció Albertón- Vos sos humanista. Y explicó: “El ejemplo que planteaste a los campesinos para graficar la demagogia del gobierno de Duarte, es una mierda.”

-Marxista, humanista o mierdista, es lo que entienden los campesinos salvadoreños- replicó Chico Pancho en un intento por comenzar a defenderse. Encolerizado el miembro del Comité Central por la respuesta del muchacho, abrió hasta donde pudo los ojos de azteca atragantado, les imprimió un brillo azúfreo, y con un tono entre lúgrube y sarcástico soltó la pregunta:-¿Sabés lo que le pasa a los que contestan de esa forma a un miembro del Partido?

Nueve años más tarde, a punto de morir en un predio baldío en San Salvador, entre la chatarra de vehículos y el estiércol de míseros borrachos, vagabundos desheredados y ladrones rateros; entre los postreros sopores de la última agonía provocada por el incontenible desangramiento bucal y anal, al final del recuento emotivo de sus doce años como guerrillero, Chico Pancho hubo de ver otra vez a Albertón, de pie, impecable, frente a él, en aquel sucio lugar donde yacía abandonado.

-El partido es como una bondadosa madre que nunca nos olvida- dijo el miembro del Comité Central mesándose la espesa barba ya con canas.

-El conoce nuestras cualidades y nuestras debilidades-continuó. Chico Pancho escuchaba la voz regia del Comandante como en un amplio salón acústico, como en una visión de Ezequiel el profeta, o como en un desdoblamiento astral reservado exclusivamente para los “iniciados”.

-Ahora que la guerra terminó, todos los que como vos se sacrificaron durante los años más difíciles de la lucha, deben ser reconocidos y premiados.

El ex-guerrillero suspiró aliviado. Por un instante consideró que Albertón iba a “ajusticiarlo”,es decir, a matarlo; a cumplir la sentencia de varios años atrás.

-También a vos te incluímos en las listas de desmovilizados. Tenés derecho a una estufa de tres quemadores, un cántaro, dos machetes y un juego de comedor.

Lo último que Chico Pancho vio en la agonía fue una sonrisa, que luego se convirtió en risa, y posteriormente en carcajada, pero no en la cara de Albertón, sino en muchas caras de muchísimos Albertones...

Septiembre, 1992.


NOTA: Héctor Lara, Yasser o Baneste, es la misma persona.

jueves, 12 de abril de 2012

Y ROQUE DALTON...HASTA EL PROXIMO MAYO

Por Héctor Lara


Tuve la gran oportunidad de conocer a una distinguida mujer norteamericana en cuyo currriculum como abogada, se incluye el haber litigado con éxito en la Corte Internacional de La Haya. Interesada sobre mis puntos de vista en torno al proceso de descomposición que abate al FMLN, nos entrevistamos varias veces, hasta que un día me desconsoló diciéndome lo mismo que dicen los extranjeros que militan con los que asesinaron a Roque Dalton: “Yo no sé por qué aquí en El Salvador ven a Roque Dalton como un Dios, y él sólo era un borracho de mala muerte”. Ella lo dijo en referencia a la mención que hice de una investigación que a título personal estaba realizando por aquellos días en relación a la muerte del poeta. Después ella amplió sus puntos de vista repitiéndome los mismo que como una invocación, dicen todos los dizque militantes de la izquierda: “Este es un caso delicado, porque la derecha lo puede aprovechar para destruir al FMLN”.

Lo cierto es que en mi calidad de ciudadano común y corriente, totalmente desvinculado de los aparatos políticos (que para bien o para mal cada vez abundan más), solamente me interesa que prevalezca la verdad y la justicia. Y para ser honesto, no me preocupa quien gana o quien pierde en el terreno de los intereses partidaristas, si al final lo que verdaderamente beneficiará al país es que se conozca la verdad, pero no sólo de una parte sino de todas las partes. Sería una ingenuidad pensar que no hay quien quiera sacar ganancia de todo, hasta de los muertos, principalmente si éstos (como el caso de Roque Dalton) fueron personajes importantes y sus martirios conmocionaron al país. Dentro del mismo FMLN hay tres organizaciones que quieren sacar ventajas políticas removiendo demagógicamente el asunto, mientras la dirigencia del ERP se empeña en echarle tierra diciendo con caritas de angelitos: “Fue una gran equivocación.” De allí viene que algunos grupos culturales cada mes de mayo hablan de ir a rescatar los restos de Roque Dalton, o de construir un monumento en su honor; mientras por otro lado, poetas y escritores de la misma generación del desdichado, venidos con mucho renombre del auto-exilio, montan conferencias para desvirtuar la obra y la militancia política del mismo.

Por eso, cuando me encontré con Abdulio Mulatillo (cuyo seudónimo en el ERP era, y es, Panchito, pensé que al fin se presentaba la oportunidad de conocer toda la verdad sobre el caso. El veterano militante me contó, entre otras cosas, que él fue uno de los que enterraron a Roque Dalton y a Pancho (otro “ajusticiado”), en los alrededores de Quezaltepeque. También me aseguró que podía reconocer el sitio donde habían enterrado los cadáveres y que estaba en la disposición de hacerlo. Sin embargo, Abdulio mencionó a alguien más lo de las sesiones conmigo, y desde entonces no lo pude volver a contactar. Después supe que la organización lo había reprendido y que había sido enviado a Perquín, donde supuestamanete estaba a cargo de un hospedaje para visitantes extranjeros.

De todos modos su testimonio completo yo lo poseo y estoy seguro que es valiosísimo para avanzar la lucha de nuestro heróico pueblo salvadoreño.



NOTA: Este artículo fue escrito en 1992 como introducción a la Revelación de la Verdad en torno a la Muerte de Nuestro Gran Poeta Roque Dalton.

martes, 10 de abril de 2012

NETBOOK ARM-WM8505 INFORMATION

Basic Information Regarding the Smart Book ARM-WM8505

By Baneste

A friend of mine got a little machine at the end of 2011. There was no information about the manufacturer and almost nothing was found in the Internet that could tell you where it came from or what could be done to update the system. It was frustrating to turn that little thing on and discover that you could do nothing with it, except play Free Cell or Solitaire.

If you succeeded connecting to the the Internet, it would be and endless effort trying to load something that you could read and enjoy. That's why I decided to write this post, because I know there are merchants still selling this machine online, just for the pleasure of making money, without any concern about the people who invest their savings with the expectation of getting something usable, at least in proportion to the value they paid. It took me many hours-days to find out how to make this thing usable, but I succeeded, and I want to share the knowledge I got with anybody who is in need of it.

Machine Specifications

Categorization: Smart Book (Net book).
Model: ARM-WM8505.
Processor: WMT, ARM-WM8505.
System: Microsoft® Windows® CE.
System Version: 6.00 (Build 3122)
Memory: 128.00MB
Hard Drive: Solid State 2GB Drive divided in 2 partitions.
Expansion Slots: SD/MMC Card (16GB Max.)
Display: 7" TFT LCD.
Maximum Resolution: 800 x 480 pixels.
LAN: 802.11/bg Wifi/ Wireless LAN.
Speaker: Internal Stereo Speakers.
Mouse Type: Touch pad.
Keyboard: 80-key English Language Keyboard.
Ports:
           3 USB.
            1 RJ45LAN.
            1 Microphone.
            1 Headphones or External Speakers.
            1 SD/MMC Card.
AC Adapter: AC 100~240V US plug power adapter.
Battery: Internal 7.4V, 18800mAh Lithium-ion.
Dimensions: 8.46 in x 5.71 in x 1.18 inches.
Weight: 33.58 oz (952 g).

Now, let me translate for you some rare terms here.
WMT:              Windows Mobile Tablet.
Windows CE:  Windows Condensed Edition.
SD:                 Secure Digital.
MMC:             Multi Media Card.
MB:                Mega Bytes (1 million bytes).
GB:                 Gigabytes (1 billion bytes).
RJ45:               Registered Jack connector using 8 conductors.
LAN:               Local Area Network.
USB:               Universal Serial Bus.
ARM:              That's the brand of the net book.

Actually, I didn't find anything wrong with the Operative System itself, other than you cannot access the famous (infamous?) BIOS SETUP UTILITY that is available in the regular laptops and desktop PCs. That means: you can't change system behavior, like booting from a flash drive or SD card.

How to Install Opera Mini on Windows CE 6.0 (Netbook ARM-WM8505)

You will need to download the file OperaMini.zip to a different computer. Then yo have to unzip it and copy the extracted Opera Mini folder to a USB Flash Drive. Next, you need to transfer that folder to your netbook. Once it's been installed in your Smartbook, search for the file OperaMini5-WM-arm4 and run it.
Due to the fact that this version of Opera Mini is a mobile application, there are some issues yo have to be aware of:

1. You have to set the Windows CE task bar to auto hide. This has to be done because otherwise you won't be able to see the whole Opera Mini screen. Doing this allows you to see a menu bar at the bottom of your netbook screen with the Menu option. If you click on that be prepare to see not a Text menu, but a Button menu, which includes an arrow symbol to go back, another to go forward, and the exit or turn off symbol that you have to recognize. Clicking on the exit button will bring up a pop up message asking you to confirm your decision to exit the application. And at the bottom menu bar you will see on the left YES and on the right NO. This is my own method, but I could not do it without the valuable information I found on www.sbonkov.blogspot.com, wich you would like check to find additional information that may not be included in this post.

2. There is an issue when accessing wireless Internet connection with this little machine. There is an icon on the desktop that allows you to turn on or off the wireless device. You want to make sure that is on by double-clicking on it. If is on, you will see two Network Connections icons on the right side of the taskbar crossed by a red “x”. Double click at the one on the left. A menu will pop up with three tabs; the last one to the left will show you all the available wireless connections. You have to know the name of the connection you need to use and the key (if required) to access the service. Next time you come close to this signal, it will connect automaticaly.



                                              ARM Netbook Desktop (Taskbar autohide option).



When I said at the beggining of this post that you could do nothing with this little netbook, except playing Free Cell or Solitaire, I was wrong, because is actually very productive: You can write documents using WordPad, wich is not the normal WorPad you find in all other versions of Windows. This is a unique version because it has extended funtuionalities. It has also a basic version o f Power Point and Exel, and one of the best Calculetors in the world.



                                              Pop up Network Connections Menu screen.



                                               The wireless connections list.



SOFTWARE INSTALLED ON THE ARM-WM8505

   TextMaker
   Presentations
   PlanMaker
   WordPad
   Excel
   Messanger
   Windows Media Player
   The Core Media Player
   WinRar
   Internet Explorer
   Recorder
   Skype
   MailBox
   Photo Viewer
   Foxit Reader
   Calculator
   FreeCell
   Solitaire

TIPS FOR GETTING THE MOST OUT OF THE ARM-WM8505

1. When using any of the programs that do not depend on internet connection to function, it is important to turn off the wireless signal, because having it on slows down the applications. Remember that this netbook only has 128 MB of memory.

2. If you find any difficulty using Opera Mini, since you have to combine mouse and keys to browse through pages, you can still use Internet Explorer, but you have to modify the advanced internet options found on the control panel. Let me tell you the ones that have to be uncheck:

Accesibility

Both boxes have to be uncheck.

Browsing

Always send URLs as UTF-8.
Display a notification for every script error.
Disable automatic SIP.

Multimedia

Show video on web pages.
Show animations on web pages.

Security

Warn if changing betwen secure and not secure mode.

3. Finally, I have to say that it is possible to upgrade the system. Service Packs are available at the Microsoft site. But upgrading could be a challenging task for some people, because requires certain technical level. Anyway, the instructions to install the updates come with the download.